12.8 C
Madrid
sábado, noviembre 26, 2022
SociedadTour de Francia: ¿han perdido emoción las carreras ciclistas?

Tour de Francia: ¿han perdido emoción las carreras ciclistas?

  • 4 meses ago
  • 8Minutos
  • 1655Palabras

En 2019, el Tour de Francia cambió sus reglas para que los equipos estuvieran formados por ocho corredores en lugar de nueve. Christian Prudhomme, director del Tour, justificó la decisión alegando cuestiones de seguridad (menos corredores, por tanto, menos riesgo de caídas) y el dinamismo de la carrera (menos corredores, por tanto, menos etapas bloqueadas). El cambio fue propuesto inicialmente en 2017 por la Unión Ciclista Internacional (UCI), y otras grandes carreras como el Giro de Italia y la Vuelta a España también siguieron su ejemplo.

Aunque el cambio fue polémico, los grandes eventos deportivos suelen ajustar sus reglas para mejorar la seguridad, el espectáculo, la equidad o los posibles intereses económicos; la Fórmula 1 es un ejemplo clásico.

Con la 109ª edición del Tour de Francia que se celebra entre el 1 y el 24 de julio, ¿cómo se presenta el futuro de La Grande Boucle?

El interés de los espectadores disminuye, pero también se recupera

Los comentaristas y los espectadores del Tour de Francia están fascinados con su pasado histórico. Muchos afirman que era más épico antes. Más incertidumbre y más espectáculo parecen marcar las epopeyas ciclistas del pasado, donde lo tecnológico no se había apoderado de lo humano. La imagen que inmortalizaba el momento épico podía apreciarse en blanco y negro. El filósofo Roland Barthes llamó al Tour de Francia un “mito moderno” y lo relacionó con la importancia de las creencias colectivas construidas en el pasado.

Las novedades tecnológicas, como los auriculares que transmiten las órdenes de los directores de equipo y los dispositivos que miden la potencia de los ciclistas, son acusadas regularmente de empañar el Tour de Francia. Hace una década ya se discutía sobre el impacto de los sistemas de información en el desarrollo de las carreras, y el debate está lejos de terminar.

Aunque la audiencia del Tour ha ido disminuyendo constantemente en los últimos años, la edición de 2021 tuvo una audiencia global de 42,4 millones, un récord. La creación de medias etapas, las bonificaciones por tiempo, la introducción de diferentes maillots, los sprints intermedios y otras medidas se han tomado para hacer más dinámica la carrera, cuyas dos últimas ediciones fueron ganadas por el corredor esloveno Tadej Pogacar.

¿Significa esto que los cambios han contribuido a que sea más interesante seguir el Tour?

El valor del maillot amarillo

Nuestro análisis toma como punto de partida el tour de 1969, cuando volvieron los equipos de marca.

En los últimos 50 años, la velocidad media de la carrera ha aumentado (en la actualidad es de algo menos de 41 km/h) mientras que la distancia total ha disminuido. El equipamiento también es mejor, los equipos están más estructurados y la preparación de los corredores es aún más seria. La prueba está en que la tasa de abandono en el Tour de Francia ha ido disminuyendo –más que nunca, la presencia de los miembros del equipo es esencial hasta el final–.

El siguiente gráfico muestra el porcentaje de abandono final y la velocidad media final.

También podemos ver que hay una clara disminución de las diferencias medias entre el ganador final y los subcampeones. La siguiente figura muestra, para las últimas cinco décadas, la diferencia entre el ganador y su segundo y entre el ganador y el tercero.

¿Podría ser esto un signo de una carrera cada vez más competitiva? Hay que desconfiar de tal interpretación, ya que las diferencias pueden controlarse minimizando el riesgo, gracias al trabajo de los miembros del equipo que controla la carrera. Entonces, ¿qué criterios objetivos nos permiten pensar que un Tour de Francia es realmente disputado y potencialmente interesante de seguir?

Dejando a un lado los maillots o las victorias de etapa, el interés de la carrera suele estar ligado a la “batalla” por el maillot amarillo (el primero en la clasificación por tiempos). En otras palabras, si el control del maillot amarillo es incierto, debería haber un mayor interés en seguir la carrera.

La incertidumbre inherente al control del maillot amarillo se basa en dos dimensiones: la fuerte variación de los corredores que lo llevan a lo largo de la carrera y las diferencias finales.

La década de 2010, la era de los Tours “controlados”

A partir de los datos recogidos en la página web procyclingstats.com, realizamos una serie de mediciones para cada Tour sobre el número de portadores diferentes del maillot amarillo, el número de días que el ganador final mantuvo el maillot, el número de la etapa que cambió de cuerpo el maillot amarillo y las diferencias finales entre los tres primeros.

El análisis nos permite situar y clasificar los 51 Tours de Francia desde 1969 como se muestra en el siguiente diagrama.

Tour de Francia: ¿han perdido emoción las carreras ciclistas?
Posicionamiento de los Tours de Francia según el tamaño de las brechas (eje y) y la variación de los maillots amarillos (eje x).
author
  • Tours cerrados: El cuadrante superior izquierdo (en rojo) corresponde a los Tours fuertemente dominados (grandes huecos y pocos maillots amarillos diferentes), por lo que podrían considerarse como los menos interesantes de seguir. Encontraremos un buen número de Tours de los años 70 con el dominio del campeón belga Eddy Merckx. El último Tour cerrado fue en 2014 con la victoria del italiano Vincenzo Nibali, cuando varios favoritos abandonaron.

  • Tours abiertos y luego cerrados: el cuadrante superior derecho (en naranja) corresponde a Tours en los que el número de corredores que llevan el maillot amarillo ha variado mucho, pero la diferencia final es significativa. Se trata de un patrón clásico durante la década de 1980.

  • Tours controlados: el cuadrante inferior izquierdo (en azul) muestra Tours en los que las diferencias finales son menores, pero el control del maillot amarillo es mayor. Esta fue la tendencia básica de la década de 2010 con las victorias del equipo británico Sky con Bradley Wiggins, Christopher Froome y Geraint Thomas. Los patrones de carrera del español Miguel Indurain en la década de 1990 están relacionados con esta categoría. Con la fuerza de su equipo y su dominio de la contrarreloj, el ganador no necesita abrir una gran brecha. Se trata de una gestión científica de la carrera en la que las ganancias marginales resultan decisivas y el suspense dura poco.

  • Tours abiertos: el cuadrante inferior derecho corresponde a los Tours de Francia más interesantes –en nuestra opinión– porque la diferencia final es pequeña y hubo una fuerte variación en los titulares del maillot amarillo. Entre ellos se encuentran el de 1983 (la primera victoria de Laurent Fignon, con 20 ganadores de etapa diferentes), el de 1987 (el irlandés Stephen Roche y su carrera codo con codo con su rival español Pedro Delgado), el de 1989 (que terminó con la victoria del estadounidense Greg LeMond por apenas 8 segundos sobre Laurent Fignon) y el de 1990 (también ganado por LeMond). El Tour de Francia de 2019, con la victoria del colombiano Egan Bernal y la pugna del francés Julian Alaphilippe, fue una agradable sorpresa.

Nuestros resultados indican claramente la aparición de carreras en las que las diferencias son pequeñas, pero en las que el ganador final surge muy pronto; estos Tours controlados son dominantes en el pasado reciente (década de 2010).

La tecnología no lo explica todo

Ciertamente, la reducción de las diferencias entre los corredores de cabeza sugiere que los últimos Tours de Francia muestran un mayor control de la carrera: el ganador, sin fallar, mantiene a sus oponentes a corta distancia. La prohibición de la tecnología (auriculares, medidores de potencia, GPS) puede tener sentido, pero la tendencia reciente es similar a la de los años 70, que carecían de tales herramientas informativas.

La tecnología no lo explica todo, y la regulación de la composición de los equipos parece más sensata que la prohibición de la tecnología utilizada en las carreras (como el intento de 2009).

La cuestión de la percepción de la carrera por parte del espectador también parece ser crucial para comprender mejor el problema. Históricamente, el Tour ha sido una carrera magnificada por la prensa escrita y luego por la radio, que contaban lo que el público no podía ver.

Ahora las etapas se cubren en su totalidad, las cámaras son más importantes que los bolígrafos, los GPS colocados en las bicicletas y el tratamiento de datos en tiempo real indican a todo el mundo la posición precisa de los corredores.

El espectador se encuentra cada vez menos en un estado de incertidumbre y esto cambia su percepción de la carrera. Como resultado, puede aparecer un efecto moderador (un concepto estadístico), que indica que las carreras sin una verdadera batalla serán percibidas como mucho más aburridas, mientras que las carreras con mucha acción serán más apreciadas.

Este efecto moderador que amplifica la relación entre el acontecimiento real y la percepción que el espectador tiene de él seguirá creciendo con las tecnologías de las que disponen la audiencia y los medios de comunicación.

Por lo tanto, es aún más crucial que las normas se modifiquen, posiblemente de forma heurística, para fomentar las carreras emocionantes. Será interesante ver cómo termina el Tour de 2022 para saber en qué cuadrante acaba.

The Conversation

Gaël Gueguen ne travaille pas, ne conseille pas, ne possède pas de parts, ne reçoit pas de fonds d’une organisation qui pourrait tirer profit de cet article, et n’a déclaré aucune autre affiliation que son organisme de recherche.

Check out other tags:

Most Popular Articles