22.9 C
Madrid
lunes, agosto 8, 2022
ReligionTirabassi interrogado: negociaciones con Torzi por acciones con derecho a voto

Tirabassi interrogado: negociaciones con Torzi por acciones con derecho a voto

  • 1 mes ago
  • 6Minutos
  • 1371Palabras

Alessandro Di Bussolo – Ciudad del Vaticano
Las complejas negociaciones de la Secretaría de Estado con el financiero Gianluigi Torzi, para recuperar las mil acciones con derecho a voto de la sociedad que controlaba el edificio del número 60 de Sloane Avenue en Londres, ha centrado la tercera parte del interrogatorio del Promotor Adjunto de Justicia Alessandro Diddi a Fabrizio Tirabassi, durante casi siete horas en la Sala de los Museos Vaticanos. Esta ha sido la vigésimo tercera audiencia del juicio por presuntos delitos relacionados con fondos de la Secretaría de Estado, pero el ex funcionario de la oficina administrativa de la Secretaría de Estado, acusado de malversación, cohecho, abuso de funciones, fraude y extorsión, uno de los diez acusados, tendrá que volver a ser interrogado el 14 y posiblemente el 15 de julio.
Por primera vez en el tribunal, el Promotor Diddi, en representación de la parte demandante, no sólo proyectó imágenes de correos electrónicos y chats de whatsapp en la pared de la sala, sino que también reprodujo una larga grabación, acompañada de una transcripción, de la animada reunión entre tres acusados, Tirabassi, el financiero Enrico Craso (un asesor externo de la Secretaría de Estado, que grabó la conversación, sin informar a los otros dos protagonistas), y Gianluigi Torzi. Durante esa reunión, los dos primeros trataban de convencer al tercero de que no aceptara más de 5 millones de libras -la oferta máxima de monseñor Alberto Perlasca, jefe de la oficina administrativa y, por tanto, superior directo de Tirabassi- para ceder esas mil "acciones de oro" a la Secretaría de Estado y, con ellas, el control del antiguo edificio de Harrod’s Warehouse.
La audiencia inició a las 9.45 horas con una declaración espontánea de Tirabassi, que ingresó en la Secretaría de Estado en 1987 a los 22 años como mecanógrafo, y que más tarde se convirtió en experto en economía y contabilidad, para hacer algunas correcciones a las declaraciones realizadas en la audiencia del 31 de mayo, porque "después de cinco horas de interrogatorio estaba tenso y confuso". Quería aclarar, en relación con el Share Purchase Agreement (SPA) -el acuerdo con el que Torzi y su abogado Nicola Squillace arrebataron de hecho el control de la propiedad de Londres al Vaticano-, que no se había dado cuenta de que sólo las 1.000 acciones de la empresa Gutt que Torzi se había reservado tenían derecho a voto, pero no las 30.000 de la Secretaría de Estado.
"Esto es lo que siempre he manifestado en escritos e interrogatorios", aseguró, porque Tozzi y Squillace, "en la reunión de Londres del 20 al 22 de noviembre de 2018, dijeron que esas acciones sólo servían para que Torzi tuviera un derecho de administrador y gestionara la empresa." Nadie, ni él, ni Craso, ni Perlasca, "pensaron que debían protegerse de Torzi, porque parecía estar colaborando con la Secretaría de Estado para salir de una situación delicada", la del fondo Atenea de Raffaele Mincione.
Fue el ingegner Capaldo, experto en el mercado inmobiliario londinense y antiguo colaborador de Torzi, quien nos alertó del problema de la acción de oro, relató Tirabassi en su declaración espontánea, el 16 de diciembre, pero "hasta el día 19 no sospechamos en absoluto que Torzi se negaría a devolver las mil acciones con derecho a voto". Sospechamos con Perlasca que quería utilizarlos como garantía, como medio para conseguir el contrato de gestión inmobiliaria prometido por Perlasca, por lo que postergó su devolución". Una vez comprendidas las intenciones de Torzi, monseñor Perlasca -informó de nuevo Tirabassi- acudió al bufete de abogados londinense Mishcon de Reya para intentar que le devolvieran las acciones.
Antes de la reanudación del interrogatorio del promotor Diddi, el Presidente del Tribunal Giuseppe Pignatone preguntó al ex funcionario de la Secretaría de Estado por qué Crassus y no un abogado fue a Londres para definir el paso del Fondo de Mincione al Fondo de Torzi. Tirabassi explicó que fue la elección de Perlasca, por la confianza que tenía en el financiero del Credit Suisse y "para ahorrarse los honorarios de un abogado". Y entonces Perlasca "confió inicialmente en Torzi".
Tirabassi explicó que Perlasca solía no comunicar todos los detalles de las negociaciones al Sustituto de Secretaria de Estado, Monseñor Peña Parra, "para no darle el peso del asunto". Y admitió que la carta de poder que autorizaba a Perlasca a firmar el controvertido Spa para la división de acciones, fechada el 22 de noviembre, sólo había sido presentada y firmada por el Sustituto el 26 de noviembre. Presionado por las preguntas de Diddi, el ex funcionario de la Secretaría de Estado repasó las sucesivas etapas de las negociaciones con Torzi, quien, en un primer momento, además de nombrarse a sí mismo presidente de Gutt, que controlaba el Palacio de Londres, nombró a Tirabassi como director el 27 de noviembre, pero sin junta de accionistas, sólo con una resolución.
Y así llegamos a la reunión del 19 de diciembre en el hotel Bulgari de Milán, la que registró Craso. "Se pretendía una salida amistosa… con la venta de las mil acciones a un precio máximo de 5 millones, por la intermediación realizada por Torzi para la cesión del Palazzo del fondo de Mincione". ‘Llegó a pedir hasta 15 millones, o al menos 10 millones’, cuenta Tirabassi, ‘dijo que había tenido que hacer muchos gastos, sin justificarlos’. Diddi le presionó preguntando por qué Torzi pedía 50 millones de libras para invertir en un bono y un fondo vinculado a créditos sanitarios morosos, a cambio de la venta de mil acciones, diciendo que Tirabassi "se lo había prometido". Pero el ex funcionario de la Secretaría de Estado lo negó.
El interrogatorio de Diddi se produce el 22 de diciembre y la reunión con el Papa solicitada por Intendente, el abogado de Torzi, con Milanese, para expresar su asombro por el hecho de que la Secretaría de Estado, un mes después de la conclusión de los acuerdos, todavía no haya activado el contrato de gestión. Ante la preocupación de Peña Parra, presente en esta reunión, Tirabassi admitió que no había entendido el valor de las 1.000 acciones con derecho a voto, y que estaba dispuesto a aceptar cualquier decisión en su contra, por haber sido "engañado por Squillace y Torzi". Al final, primero Milanese y luego Dal Fabbro, amigo personal de Tirabassi, participaron en la negociación con Torzi, que aceptó 20 millones de libras, finalmente reducidos a 15, en mayo de 2019, por acuerdos entre los bufetes, para dejar las acciones con derecho a voto.
La audiencia se cerró a las 18 horas, pero el juicio continúa mañana, 8 de julio, con el interrogatorio del acusado Nicola Squillace, y el 14 de julio, con posible continuación el día 15, de nuevo con Tirabassi. El promotor Diddi pidió al APSA que se le permitiera adquirir el contrato de venta de la propiedad de Sloane Avenue en los registros.
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles