35.3 C
Madrid
lunes, agosto 8, 2022
ReligionPlantar árboles para que el corazón del planeta vuelva a latir

Plantar árboles para que el corazón del planeta vuelva a latir

  • 1 mes ago
  • 9Minutos
  • 1954Palabras

Cecilia Seppia – Ciudad del Vaticano
Eran alrededor de las 22 horas del 24 de septiembre de 2018 cuando el bosque de Calci, en los montes de Pisano, comenzó a arder. Un incendio provocado que, con el calor, la humedad y los fuertes vientos, con ráfagas de 30 km/h, devastó más de 1.200 hectáreas de terreno y provocó la evacuación de los ciudadanos que vivían en los municipios vecinos, especialmente en la zona de Montemagno. Rescatadas por los bomberos, más de 700 personas, entre ellas niños, durmieron en gimnasios y refugios, esperando en sus corazones que el fuego no hubiera devorado también sus casas. Muchos ancianos fueron hospitalizados por asfixia, porque cuando las llamas tocaron el cielo, ya estaban durmiendo en sus camas. Se tardó unos cuatro días en extinguir el fuego por completo. Una herida para la población, un daño enorme para la flora y la fauna de esta zona: los pinos centenarios con sus robustos troncos caían como moscas, un "espectáculo" de crueldad que nadie querría presenciar. La Región de Toscana destinó inmediatamente 200 mil euros a las obras de recuperación y a la retirada de los árboles quemados: operaciones fundamentales para reconstruir el entramado hidrogeológico y evitar que el agua se desborde a velocidad destructiva con las primeras lluvias. Casi cuatro años después de aquel acontecimiento, ahora Alberitalia, a través de un crowdfunding con Banca Etica y la Comunità del Bosco, ha puesto en marcha un proyecto de reconstitución del bosque dañado: en lugar de los pinos, en una zona piloto de algo más de una hectárea, se plantarán alcornoques y encinas, especies más resistentes al fuego, con espacios diseñados por técnicos y médicos forestales para proteger el bosque de futuros incendios.
La Fundación Alberitalia ha puesto en marcha muchas iniciativas como estas desde que se constituyó en 2019, durante una reunión en la Academia Georgofili de Florencia, respondiendo a un llamamiento lanzado por Carlo Petrini, fundador de Slow Food, y monseñor Domenico Pompili, obispo de Rieti, en nombre de las Comunidades Laudato si’, que entonces parecía utópico y que, en cambio, tomó forma en los meses siguientes, reuniendo un consenso inesperado: plantar un árbol por cada italiano, para combatir la crisis climática. "Como es fácil adivinar, son muchos los temas que giran en torno a los bosques y a cada uno de los árboles -señala Gabriele Locatelli, miembro del consejo de administración de la Fundación y ex responsable de Bosques Sostenibles de Slow Food Italia-: los árboles cumplen funciones fundamentales como la absorción de CO2 de la atmósfera, la liberación de oxígeno. Pero también son elementos esenciales para la preservación de la naturaleza y el paisaje, guarniciones insustituibles para combatir la inestabilidad geológica, el punto de apoyo de la vida en nuestro Planeta. Lo que gravita alrededor de los árboles también tiene importantes implicaciones sociales, locales y globales. Nuestra misión es hacer comprender a todos lo interconectada que está nuestra vida con la de los árboles, primeros y verdaderos agentes de esa conversión ecológica que pide el Papa en Laudato si”.
Desde la posguerra, Italia ha aumentado su superficie forestal en un 60% y, sin embargo, prosigue Locatelli, "siendo uno de los principales transformadores de madera, nos encontramos con que importamos más del 80% de la madera del extranjero, por lo que es fundamental hacer una información correcta, una ecología ambiental y un trabajo forestal más estricto, en el que el árbol no se vea como una "esencia" única, sino como parte de esta Tierra nuestra. En este sentido, Laudato si’ es una herramienta excepcional, sobre todo para las nuevas generaciones, que no están ni mucho menos desinteresadas por las cuestiones medioambientales. Su activación es realmente sorprendente, muchos quieren participar, muchos sienten que la conversión de la que habla Francisco nace en sus corazones. La encíclica nos interpela cada día, y cada día recibimos peticiones en este sentido: hace poco, por ejemplo, nos llamó la comunidad residencial Maria Immacolata Forlimpopoli, que acoge a madres y niños en situación de desamparo y necesidad, para pedirnos que creáramos un bosque para las abejas que garantizara la producción de miel. El bosque, con árboles en flor, que lleva el nombre de Laudato si’, será un microcosmos en el que los más pequeños convivirán con estos insectos sociales conocidos por su extraordinaria perfección y laboriosidad, y de ellos también podrán aprender a relacionarse".
Alberitalia tiene a su lado voluntarios, profesionales, medios, una sólida red en la que apoyarse, pero además del aspecto operativo, siempre intenta hacer educación ambiental. Recordemos -continúa Locatelli – que mantener vivo un bosque significa siempre mantener viva la comunidad que habita ese territorio. "El árbol está vinculado al aire que respiramos, a los alimentos, al material con el que nos calentamos o construimos nuestros muebles, nuestras casas. El hombre siempre se ha alimentado de los árboles, pero ahora es como si tuviera que devolver el ‘favor’ utilizando la planta de forma inteligente. Además, donde hay un árbol, una villa, un parque, siempre hay comunidad, se crea socialidad. De marzo a octubre nuestros días libres, sobre todo si tenemos niños, los pasamos al aire libre, en lugares verdes. Por eso, nuestra misión no es sólo reconstruir los bosques allí donde el hombre o las calamidades los han dañado, sino también recrear comunidades alrededor de las ciudades, crear bosques urbanos junto al cemento, primero para ayudar a combatir la contaminación y reducir la presencia de CO2 en el aire, luego para absorber el calor, porque un árbol cerca de un contexto urbano tiene la misma función que un aire acondicionado en un piso, pero también para crear lugares de recreo y socialización".
Las ideas de Alberitalia incluyen plantar un árbol por cada niño que viene al mundo, diciéndoles más tarde cuando crezcan: "¡ese árbol fue plantado para ti!". De este modo, se consigue una fidelidad con el entorno y con los principales valores de la vida. Locatelli, que también dirige un vivero regional en Emilia Romaña, está acostumbrado a plantar todo tipo de plantas, pero -dice- plantar un árbol es algo que siempre gratifica y sorprende. Estás dando vida a otra vida, un poco como hacen las madres con los hijos que llevan en su vientre, sabiendo el gran sacrificio que les espera, pero también la inmensa alegría que recibirán a cambio. Encontrar piñones, plantarlos en la tierra y verlos crecer lentamente, tiene algo de maravilloso. Un pino tarda unos cinco años en alcanzar un metro de altura; tarda entre 40 y 50 años en elevarse y luego vive una media de 150-200 años. Se necesita paciencia y cuidado, mientras que en media hora, podemos caer dos de ellos juntos. Cuando pienso en un ejemplo absoluto de devoción por el bien de la naturaleza que no sea, por supuesto, nuestro San Francisco, me vienen a la mente los frailes de Camaldoli. La congregación camaldulense de la Orden de San Benito tiene como escudo dos palomas que beben del mismo cáliz, como símbolo de la unión de las culturas oriental y occidental. Los monjes benedictinos, en particular, siempre han llevado el cuidado del bosque en su ADN. A ellos debemos el primer tratado de silvicultura de 1520. Es la Regla principal en la que se regula claramente la relación con el medio ambiente en general, y con el bosque en particular, hasta el punto de merecer el título de "Código Forestal Camadolés". Además, es el punto de llegada, y, al mismo tiempo, el punto de partida de un viaje que va desde San Romualdo hasta nuestros días. Es un signo vivo de la reciprocidad de la relación hombre-naturaleza y del principio universal e ineludible que debe seguirse en el cuidado del bosque: talas periódicas y aisladas, nuevas plantaciones, ventas, funciones y asignaciones, remuneración de los trabajadores, mantenimiento de las herramientas, recogida de la madera, penas y castigos para los que no respetan las normas, excepciones, derogaciones y el papel social del trabajo. Para ellos, plantar abetos era una especie de acción de gracias, porque del abeto lo tenían todo, incluso, contemplando estos ejemplares, la posibilidad de llegar a Dios y a las alturas del cielo".
60 millones de árboles a plantar, por tanto, pero no de forma insensata, sino asegurando que esto ocurra en el entorno más adecuado para ellos, de la forma más correcta posible para permitir un crecimiento seguro: un gran reto que, a la vista de las descargas en la web de la Fundación del vademécum sobre "cómo plantar un árbol", parece haber sido asumido de la mejor manera posible. Pero entre los proyectos de la Fundación también está el cuidado y la protección de los bosques, la reconstrucción del patrimonio forestal como el de Calci o Vicopiano, o el de Pavoneggio (TN) donde la tormenta Vaia dañó miles de ejemplares. En Adria, se han iniciado las obras de un nuevo parque urbano; en Bacoli (NA), se recuperará una zona urbana abandonada. Además de estos proyectos de importancia nacional, también hay una plantación de interés internacional cerca de Dosolo (Mn) gracias al proyecto LIFE Terra. Por otra parte, en Cesena, recientemente reconocida como Tree City of the World, pronto comenzará un proyecto que involucra a las ciudades y a los jóvenes mediante la creación de bosques urbanos para la producción de alimentos y la educación sobre el consumo responsable: una iniciativa piloto con el Istituto Tecnico Agrario que vinculará la importancia de una alimentación buena, limpia y justa con la protección de los bosques del planeta. Un verdadero proyecto de alfabetización ecológica integral que puede traspasar las paredes de la escuela para convertirse en una intervención de "acupuntura verde" que irradie bienestar a toda la comunidad inculcando una relación equilibrada entre la agricultura y el bosque, porque puede que no lo sepamos, pero la agricultura no siempre es buena para el Planeta, ¡al contrario!
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles