7.2 C
Madrid
miércoles, noviembre 30, 2022

monjes de Bután en un viaje a la India

Por — Webnews desk La Confederación Budista Internacional...
NoticiasLos zorros escoceses comen heces de perro

Los zorros escoceses comen heces de perro

  • 4 meses ago
  • 5Minutos
  • 1019Palabras

Los zoólogos han descubierto que los zorros que viven en las Tierras Altas de Escocia comen regularmente los excrementos de los perros domésticos. Se alimentan más activamente de ellos durante los períodos con un bajo número de campañoles, su principal presa. Al mismo tiempo, solo 300-600 gramos de excrementos de perro son suficientes para proporcionar energía al zorro durante todo el día. Como se señaló en un artículo de la revista Ecology and Evolution, no se ha observado previamente que los zorros se alimenten de heces de perros.

Algunos animales no desdeñan comer los excrementos de otras especies. Por ejemplo, para las larvas de los escarabajos coprófagos (Scarabaeinae), la principal fuente de alimento es el estiércol de los mamíferos. Muchas aves marinas ocasionalmente comen heces de ballenas, pinnípedos y osos polares, y los perros callejeros en India y África se alimentan voluntariamente de excrementos humanos. Además, los científicos descubrieron recientemente que las pikas de labios negros (Ochotona curzoniae) de las tierras altas tibetanas incluyen más excrementos de yak en su dieta durante el invierno. Este alimento rico en energía y de fácil acceso les ayuda a pasar los meses más duros del año sin hibernar ni acumular.

Un equipo de zoólogos dirigido por Xavier Lambin de la Universidad de Aberdeen describió un ejemplo similar. En 2018-2019, los investigadores estudiaron la dieta de los mamíferos depredadores en el Parque Nacional Cairngorms en las Tierras Altas de Escocia. Para ello, recogieron heces de animales y analizaron el ADN de vertebrados que contenían mediante metabarcode. En total, la muestra incluyó más de 2,000 ejemplares de hojarasca de zorros comunes (Vulpes vulpes), tejones (Meles meles), martas (Martes martes), así como armiños (Mustela erminea) y comadrejas (M. nivalis).

En un estudio de 647 especímenes de zorros, los autores encontraron que el 55.2 por ciento de los especímenes contenían el material genético de los campañoles de campo (Microtus agrestis), un roedor muy extendido y abundante que alimenta a muchos depredadores en las Tierras Altas de Escocia. Sin embargo, el 39.1 por ciento de las muestras contenía inesperadamente ADN de perro doméstico. A modo de comparación, en un estudio de 1,060 muestras de excrementos de martas de pino, los investigadores encontraron rastros de ADN de campañol en el 56.51 por ciento de ellos y ADN de perro en el 0.85 por ciento.

La presencia de ADN de perro y campañol en los excrementos de zorro varió de una estación a otra. Entonces, en el invierno de 2018, la probabilidad promedio de detectar ADN canino en las muestras recolectadas fue de 0.24. En la primavera de 2018, el invierno de 2019 y la primavera de 2019, esta probabilidad fue mucho mayor: 0.39; 0.49; y 0.48, respectivamente. (p<0.01). La probabilidad media de detectar ADN de campañol en excrementos de zorro en el invierno de 2018 fue de 0.93. Después de eso, disminuyó significativamente y en la primavera de 2018 fue de 0.68, en el invierno de 2019 – 0.19 y en la primavera de 2019 – 0.36. Además, cuanto más a menudo se encontraba ADN de campañol en los excrementos de zorro, menores eran las posibilidades de detectar ADN de perro en él.

La presencia de ADN canino en casi la mitad de los excrementos de los zorros se explica más fácilmente por el hecho de que los zorros comen los excrementos de los perros que pasean numerosos visitantes del parque nacional. Cabe señalar que anteriormente los zoólogos nunca habían registrado tal comportamiento. Sin embargo, las hipótesis alternativas parecen mucho menos plausibles. Por ejemplo, los zorros claramente no se aprovechan de los perros. En teoría, podrían obtener ADN canino de la carroña, pero en ese caso, una cantidad increíblemente grande de perros moriría en el área de estudio. Parte del ADN del perro probablemente entró en los excrementos de zorro de los perros que orinaron en él o se revolcaron en él mientras caminaban. Sin embargo, esto no explica por qué la probabilidad de encontrar material genético canino en las heces de los zorros varía de una temporada a otra y se correlaciona negativamente con la posibilidad de detectar ADN de campañol en ellas.

El número de ratones de campo, como muchos otros roedores pequeños, varía mucho de un año a otro. Los investigadores plantearon la hipótesis de que durante los períodos en que los campañoles son escasos, como la primavera de 2018, el invierno de 2019 y la primavera de 2019, los zorros pasan a alimentarse de heces de perro. Sin embargo, no estaba claro cuán energéticamente valiosa era esa fuente de alimento. Para probar esto, los autores analizaron las heces de seis perros domésticos en un calorímetro. Resultó que, en promedio, la arena para perros contiene 135 kilocalorías por cada 100 gramos de peso húmedo. Esto es comparable al valor energético de los pequeños roedores, que es de 137 a 170 kilocalorías por cada 100 gramos. Según los científicos, para proporcionar suficiente energía al zorro promedio, 300-600 gramos de heces de perro por día son suficientes.

Los resultados del estudio sugieren que muchos casos de coprofagia entre especies pasan desapercibidos. Es posible que este fenómeno esté mucho más extendido en la naturaleza de lo que comúnmente se cree. Sin embargo, cabe señalar que, a diferencia de los zorros, otros depredadores escoceses no comían excrementos de perro. Por lo tanto, la coprofagia es quizás más probable entre especies con nichos tróficos cercanos.

El comportamiento plástico y la flexibilidad ecológica permiten a los zorros desarrollar fuentes de alimento muy inusuales. Por ejemplo, en Londres comen voluntariamente gatos muertos. Y en el zoológico de Washington, un zorro salvaje irrumpió en un recinto de aves acuáticas y mató a veinticinco flamencos rojos (Phoenicopterus ruber) y un pato.

Foto: Zorro común (Vulpes vulpes) / Wikimedia Commons



Fuente: The European Times

Check out other tags:

Most Popular Articles