5.7 C
Madrid
domingo, diciembre 4, 2022
América LatinaEl Papa invita al clero canadiense a enfrentar los desafíos del mundo secularizado

El Papa invita al clero canadiense a enfrentar los desafíos del mundo secularizado

  • 4 meses ago
  • 8Minutos
  • 1628Palabras

Por Benedict Mayaki, SJ

El Papa Francisco, el jueves por la noche, el quinto día de su Viaje Apostólico a Canadá, presidió las Vísperas con obispos, clérigos, personas consagradas, seminaristas y agentes pastorales en la Basílica de Notre-Dame de Québec.

Durante su homilía en el acto, el Santo Padre destacó la importancia de reunirse en la Catedral de la Iglesia, cuyo primer obispo, San Francisco de Laval, inauguró el Seminario en 1663 y dedicó su ministerio a la formación de los sacerdotes.

Señaló que las lecturas de las vísperas hablan de los ancianos (presbíteros), señalando que San Pedro los instó a cuidar de buena gana el rebaño de Dios, por lo que los pastores de la Iglesia están invitados “a mostrar esa misma generosidad en el cuidado del rebaño, en para manifestar la preocupación de Jesús por todos y su compasión por las heridas de cada uno”.

Vísperas en la Basílica de Notre-Dame de Québec

Pastores, signo de Cristo

El cuidado del rebaño, dijo el Papa, debe hacerse “con devoción y tierno amor” -como insta san Pedro- guiándolo y no dejándolo extraviarse, porque “somos un signo de Cristo”. Los pastores deben hacer esto voluntariamente, no como un deber, como personal religioso profesional o funcionarios sagrados, sino “con celo y con corazón de pastor”.

El Papa ha señalado que también los pastores son “atendidos” por el amor misericordioso de Cristo y sienten la cercanía de Dios. Esto, afirmó, es “la fuente de la alegría del ministerio y sobre todo la alegría de la fe”.

alegría cristiana

“La alegría cristiana se trata de la experiencia de una paz que permanece en nuestros corazones, incluso cuando somos acosados ​​por pruebas y aflicciones”, dijo el Papa, “porque entonces sabemos que no estamos solos, sino acompañados por un Dios que no es indiferente a nuestra suerte.”

Vísperas en la Basílica de Notre-Dame de Québec

Explicó que no se trata de un “gozo barato” como a veces propone el mundo, o de riqueza, comodidad y seguridad, sino “un don gratuito, la certeza de saberse amados, sostenidos y abrazados por Cristo en cada situación en la vida.”

“Entonces, hagámonos una pregunta: ¿Cómo estamos en lo que respecta a la alegría? ¿Expresa nuestra Iglesia la alegría del Evangelio? ¿Hay una fe en nuestras comunidades que pueda atraer por la alegría que comunica?”

Amenazas a la alegría de la fe

Reflexionando sobre la alegría del Evangelio en nuestras comunidades, el Papa señaló la secularización como uno de los factores que “amenazan la alegría de la fe y corren el riesgo de disminuirla y comprometer nuestra vida como cristianos”.

Lamenta que la secularización haya afectado mucho el estilo de vida de los hombres y mujeres contemporáneos, que relegan a Dios a un segundo plano. “Dios parece haber desaparecido del horizonte, y su palabra ya no parece una brújula que guíe nuestra vida, nuestras decisiones fundamentales, nuestras relaciones humanas y sociales”, dijo el Papa.

Vísperas en la Basílica de Notre-Dame de Québec

Teniendo en cuenta la cultura ambiental, el Papa Francisco advierte contra caer “presa del pesimismo o el resentimiento, pasando inmediatamente a juicios negativos o una vana nostalgia”. Él, más bien, elabora dos posibles visiones del mundo: la “visión negativa” y la “visión que discierne”.

Puntos de vista negativos versus perspicaces

La primera visión, la negativa, “a menudo nace de una fe que se siente atacada y piensa en ella como una especie de ‘armadura’ que nos defiende del mundo”, dijo el Papa, y agregó que esta visión se queja de que “el mundo es el mal, el pecado reina” y corre el riesgo de revestirse de un “espíritu de cruzada”.

El Papa advierte contra esto, ya que “no es cristiano” y “no es el camino de Dios”. Señala que Dios detesta la mundanalidad y tiene una visión positiva del mundo, bendice nuestra vida y se encarna en situaciones históricas para “hacer crecer la semilla del Reino en aquellos lugares donde las tinieblas parecen triunfar”.

Estamos llamados “a tener una mirada semejante a la de Dios, que discierne el bien y lo busca persistentemente, lo ve y lo nutre. Esta no es una visión ingenua, sino una visión que discierne la realidad”, insiste el Papa Francisco.

Vísperas en la Basílica de Notre-Dame de Québec

Secularización y secularismo

Para afinar nuestro discernimiento del mundo secularizado, el Santo Padre recomienda inspirarse en Pablo VI, quien veía en la secularización “el esfuerzo, en sí mismo justo y legítimo y en modo alguno incompatible con la fe o la religión” por descubrir las leyes que rigen la realidad y la vida humana. implantado por el Creador. Pablo VI también distinguía entre secularización y laicismo que genera sutiles y diversas “nuevas formas de ateísmo”, entre ellas la sociedad de consumo, el placer erigido como valor supremo, el deseo de poder y dominación, y las discriminaciones de todo tipo.

Como Iglesia y como pastores del Pueblo de Dios y agentes pastorales, por lo tanto, el Papa dice que nos corresponde a nosotros “hacer estas distinciones” y “hacer este discernimiento”, y agrega que si cedemos a la visión negativa, corremos el riesgo de enviar el mensaje equivocado. mensaje – como si la crítica a la secularización enmascarara “la nostalgia de un mundo sacralizado, una sociedad pasada en la que la Iglesia y sus ministros tenían mayor poder y relevancia social”.

“Dios no quiere que seamos esclavos, sino hijos e hijas; no quiere tomar decisiones por nosotros, ni oprimirnos con un poder sacro, ejercido en un mundo regido por leyes religiosas. ¡No! Él nos creó para ser libres y nos pide que seamos personas maduras y responsables en la vida y en la sociedad”.

Vísperas en la Basílica de Notre-Dame de Québec

La secularización: un desafío para nuestra imaginación pastoral

La secularización, continuó el Papa, “exige que reflexionemos sobre los cambios en la sociedad que han influido en la forma en que las personas piensan y organizan sus vidas”, no en la disminución de la relevancia social de la Iglesia.

En consecuencia, “la secularización representa un desafío para nuestra imaginación pastoral”, y “una ocasión para reestructurar la vida espiritual en nuevas formas y para nuevas formas de existir”. Así, una mirada de discernimiento “nos motiva a desarrollar una nueva pasión por la evangelización, a buscar nuevos lenguajes y formas de expresión, a cambiar ciertas prioridades pastorales y a centrarnos en lo esencial”.

Comunicar la alegría de la fe

El Papa Francisco continúa subrayando la importancia de comunicar el Evangelio y la alegría de la fe a los hombres y mujeres de hoy, insistiendo en que es un anuncio de “un testimonio rebosante de amor gratuito” que debe concretarse “en un estilo de vida personal y eclesial”. que pueda reavivar el deseo por el Señor, infundir esperanza e irradiar confianza y credibilidad”.

Señalando tres desafíos que pueden configurar la oración y el servicio pastoral, el Papa dijo que el primero es “dar a conocer a Jesús”, y volver al anuncio inicial, en medio de los desiertos espirituales creados por el laicismo y la indiferencia. Agregó que debemos encontrar nuevos caminos para anunciar el Evangelio a quienes aún no se han encontrado con Cristo y esto exige “una creatividad pastoral capaz de llegar a las personas donde viven, encontrando espacios de escucha, diálogo y encuentro”.

Vísperas en la Basílica de Notre-Dame de Québec

Una ocasión para la conversión

El segundo desafío -el testimonio- dijo el Papa, nos exige ser creíbles, ya que el Evangelio se predica con eficacia “cuando la vida misma habla y revela la libertad que hace libres, la compasión que no pide nada a cambio, la misericordia que habla en silencio”. de Cristo.”

En esta nota, el Papa pensó en la Iglesia en Canadá que ha emprendido un nuevo camino tras ser herida por el mal perpetrado por algunos de sus hijos e hijas. El Santo Padre también se refirió a los escándalos de abusos sexuales a menores y personas vulnerables.

“Junto a ustedes, me gustaría una vez más pedir perdón a todas las víctimas. El dolor y la vergüenza que sentimos deben convertirse en ocasión de conversión: ¡nunca más! … nunca más la comunidad cristiana puede dejarse contagiar por la idea de que una cultura es superior a otras, o que es legítimo emplear formas de coaccionar a otras”.

Para derrotar la cultura de la exclusión, el Papa Francisco aboga por que los obispos y los sacerdotes partan de sí mismos y no se sientan superiores a nuestros hermanos y hermanas. Asimismo, los trabajadores pastorales deben “entender el servicio como poder”.

La fraternidad, el tercer desafío, significa que la Iglesia será “testimonio creíble del Evangelio cuanto más sus miembros encarnen la comunión, creando oportunidades y situaciones que permitan a todos los que se acercan a la fe encontrar una comunidad acogedora, capaz de escuchar, de dialogar y promover relaciones de calidad.”

“La Iglesia está llamada a encarnar este amor sin fronteras, para realizar el sueño que Dios tiene para la humanidad: que todos seamos hermanos y hermanas”.



Fuente: The European Times

Check out other tags:

Most Popular Articles