8.5 C
Madrid
domingo, noviembre 27, 2022
ReligionEl campamento ganadero, el viaje de los pastores Dinka de Sudán del Sur

El campamento ganadero, el viaje de los pastores Dinka de Sudán del Sur

  • 5 meses ago
  • 3Minutos
  • 640Palabras

Francesca Sabatinelli – Yirol
Una vez que tienes vacas tienes propiedades, eres rico, es como tener una cuenta bancaria, pero no la tocas, excepto para las ceremonias o para alimentar a la familia. Para los Dinka, una orgullosa tribu guerrera de Sudán del Sur, las vacas son sagradas, hasta el punto de que ponen su nombre a sus hijos, que crecerán con sus propios terneros a los que cuidar. En todo el país, los Dinkas suman alrededor de un millón y medio de personas, dispersas por el vasto territorio que atraviesan con sus rebaños, lo que a menudo paraliza la circulación de camiones, vehículos todoterreno, motos y bicicletas que recorren las carreteras de tierra que conectan los principales centros, como la que va de Rumbek a Yirol, en el estado de los Lagos.
"Esta es nuestra vida actual, así es como vivimos", explica John Maker, propietario de una vaca y al mismo tiempo logista de Médicos con África Cuamm en Yirol. "En el campamento ganadero viven varias familias, de diferentes tribus, la vida es a veces difícil, a veces fácil", añade, mirando la interminable extensión de animales entre los que los niños descalzos, a menudo desnudos, con el cuerpo rociado de ceniza para alejar a los insectos, hacen cabriolas y juegan a la lucha. "Ahora la situación está tranquila, no hay guerra, estamos en paz. Hace poco tiempo, bastaba con perturbar el ganado de alguien para que estallara la violencia". Los Dinka son el principal grupo étnico de Sudán del Sur, en su mayoría cristianos que nunca se han convertido al Islam que se ha extendido en Sudán. La base de su existencia es el ganado, pero desde hace años el bastón con el que conducen su rebaño ha sido sustituido por el kalashnikov, durante la guerra con el otro grupo étnico principal, los Nuer.
De 2013 a 2020, Sudán del Sur vivió una masacre perpetrada por motivos políticos y económicos, con el petróleo sobre el que flota el país como apuesta y motivo de la violencia, los asesinatos, las torturas y las violaciones, con un balance de cerca de 400.000 muertos y más de 2 millones de desplazados y refugiados, el mayor número de toda África. Hoy, las esperanzas de paz en este uno de los países más pobres del mundo, con más del 60% de la población en riesgo de morir de hambre, están ligadas a un débil acuerdo que, sin embargo, permite a John poder decir que ya está en paz. "Ahora es fácil vivir en el campamento ganadero, se aprecia la vida en el campamento y la vida en la ciudad, donde se va a comprar comida y a hacer negocios, vendiendo leche de las vacas o incluso una cabeza de ganado en la subasta, cuando es necesario para combatir el hambre". Desde hace 16 años, John trabaja con Cuamm, a través de la cual ayuda a los más pobres y débiles de su comunidad. "Cuamm" es importante aquí. Yirol no era así, hay una gran diferencia con respecto a antes, porque donde hay instalaciones sanitarias, allí va la población, y allí crece la ciudad. La llegada de los médicos italianos ha cambiado mucho las cosas y la gente agradece su presencia".
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles