19.9 C
Madrid
lunes, agosto 15, 2022
ReligionSor Brigitte Flourez: Volver a la fuente para transformarnos

Sor Brigitte Flourez: Volver a la fuente para transformarnos

  • 2 meses ago
  • 5Minutos
  • 1211Palabras

Por Giuditta Bonsangue
Nos reunimos el primer día de la sesión plenaria de las UISG 2022 al final del día. Pero el cansancio no aparecía en el rostro de Brigitte, por su mirada enérgica y su risa contagiosa. Sin embargo, no se podía pensar en demasiadas preguntas, sólo había ganas de escucharla.
«Me llamo Brigitte, que es mi nombre de bautismo», y soy monja. En algunos países me llaman Madre Brigitte. Así comienza la entrevista con la hermana Brigitte Flourez, Superiora general de las Hermanas del Niño Jesús.
«Me consagré a Cristo por el deseo de dedicar mi vida a Él y a los demás. Crecí en una familia creyente que me enseñó a rezar y me transmitió fuertes valores sociales. Mis padres se involucraron en la vida rural e iniciaron procesos de transformación en el mundo del campo que aún persisten. Así que fui muy afortunada».
¿Cuándo se dio cuenta de que su vida estaba destinada a la consagración?
«Durante un retiro espiritual fui tocada por el amor de Jesús. Me dije: tengo que hacer algo, pero ¿qué? Busqué a Dios en las cosas que hacía, para entender lo que podía hacer. No estaba claro de inmediato, pero decidí vivir en una comunidad, en un barrio muy pobre y muy popular. Más tarde descubrí a mi fundador (Nicolas Barré)».
¿Por qué conoció tarde al fundador de su congregación?
De hecho, no nacimos como religiosas, sino como un grupo de mujeres laicas dedicadas a la educación de las jóvenes. En aquella época, en 1662, éramos lo que hoy se consideraría una asociación laica. Nos hicimos religiosos mucho más tarde; el padre Barré estaba demasiado alejado de las líneas de la vida religiosa tradicional. No éramos religiosos. Hoy lo importante para nosotros es estar disponibles para lo que estamos llamados a vivir, dentro de las diócesis, bajo la guía del obispo, pero con gran libertad».
 
¿Cuándo pasaron de ser mujeres laicas a convertirse en monjas?
«Tras la Revolución Francesa, la educación de las niñas fue promovida por el Estado, que proporcionó estructuras escolares y colegios. Muchas congregaciones se fundaron para llevar a cabo este plan, y nosotras también. Fuimos innovadoras en el campo de la educación; nuestros colegios tenían fama de estar entre los mejores. En 1850 algunos inmigrantes españoles al ver lo que hacíamos en nuestras escuelas nos invitaron a hacer lo mismo en España. Allí no había escuelas para niñas en las que se les educara de forma tan personalizada; venían a nosotras para aprender el método educativo que era muy sencillo y al mismo tiempo muy atento a las necesidades de las alumnas. En España, las niñas se formaban en los monasterios. Como sólo éramos una asociación de laicos, los obispos españoles, para confiarnos las escuelas, nos pidieron el reconocimiento de la Santa Sede. Por lo tanto, para obtener este reconocimiento oficial de nuestro Instituto, entramos obligatoriamente en la definición canónica de “congregación religiosa”».
¿Cambiaron mucho las cosas cuando se convirtieron en una Congregación?
«Sí, en algunos aspectos, pero afortunadamente hemos mantenido nuestro celo misionero. De hecho, fuimos la primera congregación que envió a una mujer a Japón, en la segunda mitad del siglo XIX, la hermana Mathilde Raclot. Mujer extraordinaria, audaz y al mismo tiempo apegada a su Instituto, logró cumplir su misión en Asia, en el momento de la transformación de las Constituciones de nuestro Instituto, cuando se necesitaban las autorizaciones de los superiores para todo, ¡lo que era imposible en un lugar tan remoto!
Vivimos los años en que éramos excelentes para la educación, excelentes para la sociedad de la época, para las mujeres de Francia, Japón, Malasia. En Singapur seguimos teniendo 15.000 alumnos y estamos entre los mejores institutos del país».
¿Qué sucedió después?
«Puedo decir que hicimos muchas cosas buenas, porque había un deseo de responder a las necesidades de la época. ¿Pero era eso todo lo que quería nuestro fundador? Hoy, durante el Pleno, hemos oído hablar de la vulnerabilidad y he pensado en él. Dios es tan grande, pero se hizo tan pequeño para estar cerca de los pequeños, naciendo como niño. Por eso el primer propósito y la primera forma de este Instituto es ser pobre, como lo fue Cristo. Recibir a un niño pobre es recibir a Cristo, porque Él dijo “Todo lo que hagáis por los pequeños lo hacéis por mí”. El corazón de nuestro carisma es acoger al niño pobre y abandonado, darle su dignidad a través de la educación y su felicidad a través de la fe. ¿No es esto hermoso? A veces, para hacer el bien y responder a las necesidades de los tiempos, corremos el riesgo de olvidar a los pobres; por eso es muy importante nutrirse de la savia de los orígenes. Esto es difícil de redescubrir. Y todavía hoy tenemos esta dificultad».
¿Cómo se puede volver al origen para entender el camino a seguir?
«Hoy hemos hablado de una transformación que hay que experimentar. Esta es definitivamente la fuente. Cuando entré en el Instituto, leí algunos textos de nuestro fundador, ¡disruptivos! No eran compatibles con las normas canónicas que se nos habían impuesto. En aquella época, las mujeres no debían formar parte de la vida pública, porque estaban destinadas a la esfera privada.
En mi formación, el primer objetivo del Instituto era trabajar por la propia santidad mediante la práctica de los votos religiosos, según el marco canónico de la época. Para nuestro Fundador, Dios nos santifica al servir con amor a los niños pobres y abandonados para que se hagan santos. Era una forma de convertirnos y transformarnos. Pero era difícil. Perdone que lo diga así, pero me apasiona.
Es un camino que retomamos, recuperando el espíritu de los orígenes, para seguir transformándonos».
 
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles