14.9 C
Madrid
jueves, septiembre 29, 2022
ReligionSe hizo público el Mensaje del Papa para la VI Jornada Mundial de los Pobres

Se hizo público el Mensaje del Papa para la VI Jornada Mundial de los Pobres

  • 4 meses ago
  • 6Minutos
  • 1272Palabras

Adriana Masotti – Ciudad del Vaticano
"La mirada de quienes toman este texto en sus manos se fija necesariamente en los tristes acontecimientos que se están viviendo en estos meses y que aún mantendrán a poblaciones enteras bajo el chantaje del miedo y la guerra en las próximas semanas". Monseñor Rino Fisichella va al corazón del Mensaje del Papa Francisco para la próxima Jornada Mundial de los Pobres. De hecho, la guerra es la principal causa de la pobreza en el mundo y hoy podemos comprobarlo de primera mano también a través del conflicto que ha estallado en Europa. El Papa, subraya Fisichella, percibe el creciente cansancio que experimentan los pueblos que al principio acogieron generosamente a los refugiados y recaudaron fondos para ayudarlos. Existe el riesgo de volver a la indiferencia.
Monseñor Fisichella subraya tres caminos indicados por el Papa para vivir una solidaridad responsable. La primera es rechazar cualquier forma de "laxitud que lleve a comportamientos incoherentes", y dice que éste "es un tema que vuelve a menudo en el Magisterio del Papa porque es una condición cultural fruto de un laicismo exasperado que encierra a las personas en una muralla china sin sentido de la responsabilidad social, con la ilusión de vivir una existencia feliz pero que en realidad es efímera y sin fundamento". El segundo camino es asumir la solidaridad como forma de compromiso social y cristiano, y cita las palabras de Francisco: "La solidaridad, de hecho, es precisamente esto: compartir lo poco que tenemos con los que no tienen nada, para que nadie sufra. Cuanto más crece el sentido de comunidad y comunión como forma de vida, más se desarrolla la solidaridad…" Muchos países en las últimas décadas, comenta el arzobispo, han progresado gracias a las políticas familiares y a los proyectos sociales, por lo que ha llegado el momento de compartir este "patrimonio de seguridad y estabilidad", para que nadie tenga que encontrarse en la indigencia y la miseria. En el centro de este espíritu de compartir está el uso adecuado del dinero y el valor que se le da.
El tercer pasaje es la propuesta contenida en el título de esta VI Jornada Mundial de los Pobres. Está tomada de la Segunda Carta de Pablo a los cristianos de Corinto: "Jesucristo se hizo pobre por vosotros". Explica que el contexto de la Carta del Apóstol es el de la recaudación de fondos para apoyar a los pobres de la comunidad de Jerusalén. Ayer como hoy, es importante dar continuidad a la generosidad. Para ello, dice monseñor Fisichella, "el testimonio de los cristianos debe estar sostenido por el ejemplo que dio el propio Jesús": "la verdadera riqueza no consiste en acumular ‘tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido consumen y donde los ladrones entran y roban’, sino en el amor mutuo que nos hace soportar las cargas de los demás para que nadie quede abandonado o excluido" .
Si hay una pobreza que embellece, hay otra que libera y da alegría, y es la pobreza elegida por amor a los demás. Monseñor Fisichella dice que es una elección que parece paradójica hoy en día, y que sin embargo muchos experimentan la insatisfacción de una vida gastada sólo para sí mismos. Y que esta elección es posible, lo muestra el Papa Francisco con el ejemplo de San Carlos de Foucauld, "un hombre que, naciendo rico, renunció a todo para seguir a Jesús y hacerse con Él pobre y hermano de todos". Precisamente en esta línea se desarrollará "el compromiso de las Iglesias locales para la celebración de la VI Jornada Mundial de los Pobres", dice el arzobispo, con una serie de iniciativas que comenzarán la semana anterior al domingo 13 de noviembre, para llegar a las distintas formas de pobreza. Monseñor Fisichella explica que el año pasado, en la diócesis de Roma, se llegó a 5.000 familias con botiquines de venta libre y se distribuyeron toneladas de alimentos gracias a la generosidad de algunas empresas farmacéuticas y supermercados. Luego se pagaron las facturas de agua, electricidad, gas, seguros y alquiler a 500 familias afectadas por el desempleo. Esperamos, concluye Fisichella, que todo esto continúe "porque muchas personas han aceptado la invitación a la generosidad", tal y como hizo el apóstol Pablo ante las penurias y la pobreza de sus hermanos.
Precisamente sobre el compromiso concreto previsto en Roma con motivo del Día, versan las preguntas de los periodistas presentes en la conferencia. Un colega preguntó si la experiencia de la guarnición médica en la Plaza de San Pedro, muy solicitada por los indigentes que viven cerca, se repetiría este año. Estamos estudiando cómo hacerlo de nuevo, responde Monseñor Fisichella. Al fin y al cabo, dice, cada periodo tiene sus emergencias, y al igual que hubo la pandemia en los dos años anteriores, hoy hay preocupación, también por la guerra en curso, por ciertos productos alimenticios, por lo que es necesario centrarse de vez en cuando en las necesidades más acuciantes de las familias romanas. 
El almuerzo para los pobres, con la presencia del Papa Francisco, que se suspendió en los dos últimos años para evitar las concentraciones, también se está estudiando de nuevo y se espera que se realice este año. Fisichella destaca que muchas diócesis de todo el mundo han asumido la idea del almuerzo solidario, realizándolo de diferentes formas, y cita el ejemplo de Berlín, donde el arzobispo en 2021 abrió la catedral, actualmente en restauración, precisamente en la Jornada Mundial de los Pobres para ofrecer el almuerzo a los necesitados.
Una de las cuestiones se refiere a la acción de la Iglesia en la lucha contra la pobreza. Existe ante todo la solidaridad, que la Iglesia vive también colaborando con todas las organizaciones y asociaciones civiles que se implican en los momentos de emergencia, respondió el arzobispo, subrayando que existe también, sin embargo, una dimensión profética que es propia de la Iglesia por mandato de Jesús. Es la capacidad de denunciar las causas de la pobreza. No sólo hay pobreza material, señala, sino también existencial, como la falta de afecto, la soledad, el miedo, las formas de angustia. Estas pobrezas son el resultado de una mentalidad secularizada que no reconoce la dignidad de la persona y genera injusticia. Para ello, concluye, es necesario trabajar también a nivel cultural. La voz de la Iglesia a este respecto es a menudo marginada, pero no debemos dejar de centrarnos en la dignidad de todas y cada una de las personas. 
 
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles