11.5 C
Madrid
domingo, septiembre 25, 2022
ReligionOksana, una joven madre ucraniana, rezará el Rosario con el Papa

Oksana, una joven madre ucraniana, rezará el Rosario con el Papa

  • 4 meses ago
  • 6Minutos
  • 1350Palabras

Antonella Palermo – Ciudad del Vaticano
Nos pusimos en contacto con ella por teléfono mientras dos de sus cuatro hijos asistían a la "Escuela de la Paz", organizada por la Comunidad de Sant’Egidio, en la iglesia de los ucranianos Santa Sofía, su comunidad. "Ahora tengo un momento libre, podemos hablar". Durante los últimos tres meses sus días, ya plenos educando a sus hijos (el mayor de 10 años, el menor de 2), han "explotado" en una dedicación total a ayudar a la gente de su país natal. Nunca hubiera imaginado que se encontraría junto a su familia rezando una decena del Rosario con el Papa en esa Basílica de Santa María la Mayor tan significativa para ella. Oksana Boyko recuerda su historia.
Este Rosario rezado a finales de mayo es un signo de esperanza para el mundo, que sufre el conflicto de Ucrania y está profundamente herido por la violencia de los numerosos escenarios de guerra que siguen activos. Apoyando al Papa en la oración, después de que habrá depositado una corona de flores a los pies de la estatua de la Virgen querida por Benedicto XV, estará un grupo de personas relacionadas con víctimas de la guerra, un grupo de capellanes militares con sus respectivos cuerpos y una familia ucraniana, la de Oksana. Esta mujer de 40 años llegó a Roma desde Brody, una ciudad a un centenar de kilómetros de Lviv, en 2008 para estudiar en la Universidad Pontificia Angelicum, después de haberse licenciado en economía en su país y haber trabajado durante unos años en una entidad estatal. Sus estudios aquí le han dado un nuevo sentido a la vida. En Ucrania, tiene una hermana que logró escapar de Kiev con cuatro hijos inmediatamente después del comienzo de la guerra. Sus padres decidieron quedarse en casa. "Cuando Don Marco, el párroco de Santa Sofía, me pidió que participara con el Papa", cuenta, "al principio tuve un poco de miedo, pensé en los dos niños más pequeños, un poco díscolos e inquietos… Pero entiendo la importancia de este evento. La guerra debería desaparecer de la tierra y nunca puede considerarse justa. Espero que esta oración podrá ayudarnos a salir de esta guerra atroz, para que el mismo concepto de guerra desaparezca".
Los niños tienen nombres bíblicos, a veces le preguntan, para jugar: ¿quién eres tú para Jesús? Oír los nombres de María, Tadeo y Ana les hace percibir a la misma Virgen como una figura muy familiar. "Siempre intento explicar que Dios y María no son extraños", dice Oksana, "y que María es una mujer que dijo sí a la propuesta de Dios y se convirtió en madre de todos nosotros. Nací en una familia creyente y desde mi infancia, el mes de mayo era el mes mariano por excelencia. Todavía recuerdo las canciones que cantábamos con mi abuela, que era muy devota. Solíamos ir al santuario de Zarvanytsia y conozco muchos otros. Un gran sueño para mí sería visitar Lourdes. Cuando asistía al Angelicum, todas las mañanas, a las 12, iba a misa en la basílica de Santa María la Mayor. Estar con María es algo muy natural para mí".
La comunidad de Santa Sofía es un punto de referencia para la familia de Oksana, al igual que se está convirtiendo en un punto de referencia para miles de personas que han huido de Ucrania y que también son traídas aquí por varios italianos. Se ha convertido en una especie de centro de solidaridad durante los últimos tres meses, desde que comenzó la guerra. "Experimentamos la ayuda continua de mucha gente. Cada uno hace lo que puede. Durante noventa días he estado aquí clasificando las ayudas. Luego empezaron a llegar los primeros refugiados. Lamento usar esta palabra ‘refugiados’, no puedo creerlo", dice Oksana y explica que son miles, cada uno con una experiencia diferente, aunque el denominador común del éxodo es el conflicto. Hay quienes han llegado con sus hijos, otras familias numerosas que también han llegado con el papá. Otros llegan sin sus hijos porque, ya crecidos, se quedaron para defender su ciudad. "Yo misma tuve que entender qué podía hacer por ellos, además de darles información y comida. Fue necesario darles un apoyo profundo, tranquilizarles. Les decía: ‘llámenos, incluso a altas horas de la noche, si nos necesita’. Santa Sofía se convirtió en un trozo de tierra ucraniana en suelo romano, también un trozo de mundo".
"Al principio pasaba por la parroquia para encontrar la mirada de Jesús y María en los iconos y pedirles que me ayudaran a no equivocarme", confiesa Oksana. "Muchos quieren ayudar, pero incluso con esta intención pueden cometer errores". Explica que esto puede ocurrir, por ejemplo, cuando se da información errónea y se crean expectativas equivocadas. El aspecto más delicado que hay que tratar es el del enfoque: se necesita ternura con los refugiados, con los que han tenido que dejarlo todo por culpa de las bombas. Entonces hay que tratar de entender sobre la marcha lo que se necesita. "Algunos querían contar toda su historia, pero no teníamos tiempo para escuchar. Así que nos organizamos con nuestra psicóloga ucraniana, que siempre está llena de citas". En marzo, había 500 voluntarios que venían cada día a ayudar, "siempre diferentes, de todos los colores de piel". La gente venía aquí y preguntaba: ¿qué puedo hacer? Y nosotros ni siquiera lográbamos manejar esta situación. Hoy quiero dar las gracias a todos. Nuestros hijos solían venir aquí después de la escuela. Los refugiados tenían miedo, desconfiaban. Lo que más me sorprendió fue que los refugiados, una semana después de su llegada, ya se convertían en voluntarios. Sembrar el bien que al cabo de las semanas se convertía en otro bien. Un multiplicador. "Lo que vi", observa Oksana, "es que en cada persona hay una voluntad natural de hacer el bien".
Una obra coral, en definitiva. Después de todo", dice Oksana, "el párroco y su vice son pocos, se necesita mucha gente. Reconoce que se ha visto absorbida por este compromiso, un servicio que se ha comido el tiempo de oración diario, ese mismo Rosario que su familia acostumbraba a rezar varias veces por semana desde el principio. Pero el servicio a los que llaman a la puerta es la encarnación de esa súplica orante. "Cuando estaba embarazada de cada uno de mis hijos, compré un rosario que rezaba durante el embarazo. Ahora saben que cada uno tiene su propio rosario", cuenta. Y recuerda que, a pesar de la guerra y del riesgo de ser bombardeados, los ucranianos siguen acudiendo a los santuarios, señal de una fe muy fuerte. "La oración simple hace milagros".

 
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles