23.4 C
Madrid
martes, julio 5, 2022
ReligionMincione: "No quería vender el Palacio de Londres, para mí fue una derrota"

Mincione: "No quería vender el Palacio de Londres, para mí fue una derrota"

  • 4 semanas ago
  • 7Minutos
  • 1519Palabras

Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano
Unas dieciocho carpetas azules llenas de pliegos, facturas, documentos, correos electrónicos y mensajes impresos se llevaron hoy a la sala polifuncional de los Museos Vaticanos, minutos antes del inicio de la vigésima audiencia del juicio por presuntos delitos con fondos de la Secretaría de Estado. El financiero Raffaele Mincione los consultó de vez en cuando durante las aproximadamente siete horas en las que fue interrogado por tres miembros de la Oficina del Promotor de Justicia, respondiendo, la mayoría de las veces, basándose en sus propios recuerdos o en la experiencia que ha desarrollado en más de treinta y cinco años – como especificó al principio de la audiencia – en el mundo de la finanza estructurada.
Y es precisamente a ese mundo, con sus inversiones de riesgo, las fee, los depósitos, los asset y los nav, al que Mincione se refirió con una jerga técnica, a veces difícil de entender, para responder a las preguntas de la fiscalía, sugiriendo que habría que trabajar en esos ámbitos para entender cómo ciertas prácticas y negociaciones que pueden parecer especulativas son, en cambio, parte de la normalidad.
Mincione fue enviado a juicio por especulación, fraude, abuso de funciones, apropiación indebida y auto blanqueo. Entre las diversas acusaciones, todas ellas relacionadas con la compraventa del edificio del palacio de 60 Sloane Avenue, de la que el broker habría sido el principal destinatario del dinero tomado de la Secretaría de Estado, más de 350 millones de euros. "Supuestas pérdidas", según Mincione, que serían "todas imputables a la Secretaría de Estado, que renunció a realizar las autorizaciones sobre el inmueble sin venderlo ni iniciar las obras".
Para los Promotores de la Justicia, en cambio, las disponibilidades de la Santa Sede (alrededor del 46%) habrían sido desviadas a sociedades referibles a Mincione o en las que éste tenía intereses personales, y que se habría apropiado de ellas indebidamente.
Acusaciones rechazadas por Mincione en el largo interrogatorio, conducido por Roberto Zannotti, Gianluca Perone y, por la tarde, por Alessandro Diddi. Antes de someterse a las preguntas, el acusado quiso denunciar la "picota mediática" que lo ha "despellejado como delincuente".
Él, un profesional de larga trayectoria, como se definió a sí mismo, con funciones de responsabilidad en bancos centrales y colosos también en el sector petrolero (citó a Gazprom y Petrobras), con experiencia en Londres, Nueva York, Tokio y Moscú, que también había tratado con el Vaticano a finales de los años 90, llevando a cabo un negocio que "había hecho ganar antes de la entrada del euro". "Es la primera vez que me encuentro en una situación así", dijo. "Nunca me han multado en mis 35 años de carrera, nunca he recibido ningún reproche de los bancos centrales que regulan nuestro trabajo".
Ahora, dijo, "más allá de la narración mediática, extraída de las actas, donde se me retrata de forma terrible, estoy aquí para defenderme de las habladurías, porque hasta ahora sigo sin entender los hechos contestados". Palabras a las que el presidente del Tribunal, Giuseppe Pignatone, replicó: "Las habladurías y los medios de comunicación, el Tribunal no los ha leído en el pasado ni los considerará en el futuro. Hemos actuado según la conciencia".
Los hechos estuvieron entonces en el centro de las sucesivas siete horas de audiencia. Y también las cifras. Comenzando por los millones del palacio de Londres, comprado en el 2012 por 137 millones de libras esterlinas, que se convirtieron en 260 millones después de varias tasaciones. Mincione reivindicó repetidamente la validez de este "hermoso proyecto". "Un proyecto", subrayó, porque "la confusión en esta historia es hablar de un palacio cuando es un proyecto".
La idea era, de hecho, comprar el antiguo almacén de Harrod’s, cambiar su uso a oficinas y renovarlo como vivienda, para luego revenderlo. "Es un edificio precioso, paso por delante de él cada mañana cuando llevo a mi hija al colegio. No quería vender el edificio, esperaba conservarlo y desarrollarlo”. 

La hipótesis de la compraventa surgió tras el rechazo del acuerdo con un pozo de petróleo en Angola. Fue el propio Mincione quien impidió que la Santa Sede siguiera adelante con la inversión, porque no ofrecía suficientes garantías y había muchos aspectos reputacionales en juego. Mincione se vio involucrado en el asunto porque fue indicado como asesor experto por el histórico banco de referencia de la Secretaría de Estado, el Credit Suisse, cuyo ex area manager, Enrico Crasso, había sido asesor financiero del Dicasterio desde los años 90. Mincione llevó a cabo la diligencia debida durante un año y medio para detectar varios problemas críticos en el acuerdo petrolero. Sus honorarios eran de 500.000 dólares "en caso de aprobación o no".
Del fracaso de esa operación, para la que se creó el fondo Athena, surgió la propuesta al Credit Suisse y al Banco Suizo Italiano de invertir en 60SA, la sociedad propietaria del inmueble londinense, traspasando las acciones a otro fondo, el Gof (Global Opportunity Fund).
"En un momento de la diligencia debida, parecía que la inversión en Angola debía ser de 100 millones de libras, en lugar de los 200 millones de libras previstos inicialmente". En un momento dado, explicó Mincione, se propuso a Crasso devolver el dinero invertido, pero "la Secretaría de Estado, contenta con la forma en que se había gestionado la operación de Angola, nos dijo ‘el dinero está ahí, ténganlo e inviértanlo’".
Por otra parte, era un momento en la que los tipos de interés estaban prácticamente en cero y costaba mantener el efectivo en el banco. Invertir era la elección correcta, dijo Mincione en el aula, aclarando que como gestores independientes "no necesitábamos ninguna autorización para gestionar los fondos confiados. Sólo teníamos que gestionarlos según un prospecto que el inversor acepta". 
Sin embargo, pronto la Secretaría de Estado decidió abandonar el fondo. Para Mincione, ese fue uno de los principales errores: "Mi fondo – explicó – no invierte en operaciones ordinarias, nunca es algo rápido, los fondos invertidos están bloqueados por un periodo fijo de cinco años más dos… Si la Secretaría de Estado hubiera esperado al periodo de lock up, incluso habría tenido una plusvalía de unos 20 millones".
Entre otras cosas, continuó explicando el demandado, se han puesto en marcha instrumentos "adecuados" para la Santa Sede, considerada un "inversor profesional" como "Estado soberano", con fuertes implicaciones para su reputación. Es decir, se había creado un "fondo balanceado" (el Gof) diverso de las actividades habituales de los fondos de Mincione, que someten a quienes los suscriben a un "riesgo". La Secretaría de Estado decidió igualmente desinvertir: "Estaba perplejo porque no habría ninguna pérdida".
Fue en esta fase, como ya reconstruyeron Tirabassi y Crasso en sus interrogatorios, cuando entró en las negociaciones el broker Gianluigi Torzi, quien debía convencer a Mincione de encontrar un compromiso para sacar a la Santa Sede del fondo de Athena.
Como es sabido, en diciembre de 2018 se organizó una reunión en Londres, en las propias oficinas del broker, para redactar el contrato que debía decretar la operación. Torzi "estaba fully founded por la Santa Sede", dijo Mincione, explicando que el broker le confió una vez "que se sentía utilizado por Crasso”, que lo había enviado por delante para convencerlo de que vendiera su cuota. “Si me lo hubieran pedido, lo habría vendido". Todo el asunto "fue una derrota para mí", concluyó Mincione, "fue despedido por un cliente al que admiraba mucho". El interrogatorio proseguirá mañana.

Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles