23.4 C
Madrid
martes, julio 5, 2022
ReligionEl mundo de las dos ruedas y los Papas: un "paseo pedaleando" entre historia y fe

El mundo de las dos ruedas y los Papas: un "paseo pedaleando" entre historia y fe

  • 1 mes ago
  • 6Minutos
  • 1385Palabras

Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano
"El equilibrio de la Iglesia se asemeja al equilibrio de una bicicleta: está inmóvil y va bien cuando está en movimiento; si la dejas inmóvil, se cae". Estas palabras pronunciadas por el Papa Francisco durante su meditación matutina en la capilla de la Domus Sancta Marhae, el 24 de abril de 2018, dibujan una metáfora que también se puede acercar a la Tierra. Nuestra casa común, de hecho, logra el equilibrio indispensable para la vida mediante rotaciones sobre su propio eje y alrededor del Sol. El movimiento es uno de los elementos esenciales de la bicicleta, un medio de transporte sostenible sencillo, barato y respetuoso con el medio ambiente que contribuye a un aire más limpio y a una menor congestión del tráfico. Y también para hacer más accesibles la educación, la sanidad y otros servicios sociales a las poblaciones más vulnerables. Para llamar la atención sobre las ventajas de utilizar este medio de transporte, que puede aportar considerables beneficios para la salud gracias a la actividad física, el 3 de junio se celebra el Día Mundial de la Bicicleta, establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas para destacar la contribución de la bicicleta y del ciclismo al desarrollo sostenible. Una contribución que puede ser aún más valiosa en estos tiempos de pandemia, en los que muchas ciudades están llamadas a replantearse sus sistemas de transporte.
Además del movimiento, otros rasgos distintivos del ciclismo están relacionados con los valores del deporte. La vida de la Iglesia se entrelaza cada día con los pedales, las ruedas, el manillar. Las imágenes de sacerdotes en bicicleta o de misioneros cabalgando por polvorientas carreteras suburbanas son aún hoy escenas comunes y contemporáneas en muchas regiones del mundo.
Algunos aspectos peculiares del ciclismo, como la subida a la montaña y el sentido del trabajo en equipo, hacen de este deporte una metáfora fructífera también para las comunidades eclesiales: la experiencia de la Iglesia y la vida comunitaria son, de hecho, un viaje, un "pedaleo" por los caminos del mundo que interpela a todo el pueblo de Dios. Al reunirse con la Federación Italiana de Ciclismo el 9 de marzo de 2019, el Papa recordó que la relación entre la Iglesia y el deporte "tiene una larga historia y, con el tiempo, se ha consolidado cada vez más". El deporte puede ser "de gran ayuda para el crecimiento humano de toda persona porque la estimula a dar lo mejor de sí misma".
La primera carrera histórica por etapas para ciclistas de dos ruedas fue el Tour de Francia, que comenzó en 1903. Seis años después, en 1909, se organizó el primer Giro de Italia. Esta fue la época del ciclismo que también fue bendecida primero por Pío X y luego por Benedicto XV. Durante los dramáticos años de la Segunda Guerra Mundial, brilla la humanidad de un hombre de fe, de un ciclista. Es Gino Bartali, que arriesga su propia vida para salvar la de tantos judíos perseguidos por los nazis. Corrió el riesgo de acabar en los campos de concentración: utilizando su bicicleta, escondió documentos falsos pero valiosos para salvar a casi mil personas. El 26 de junio de 1946, este extraordinario atleta -declarado "Justo entre las Naciones" por Yad Vashem, el monumento israelí a las víctimas del holocausto- fue recibido por Pío XII.
Unos meses más tarde, en su discurso a los miembros de la Acción Católica, el 7 de septiembre de 1947, el Pontífice no dejó de hacer una referencia a este gran deportista, terciario carmelita. "La dura carrera, de la que habla San Pablo, está en marcha; es la hora del esfuerzo intenso. Incluso unos pocos momentos", dijo Pío XII en aquella ocasión, "pueden decidir la victoria". Fíjate en tu Gino Bartali, miembro de Acción Católica; se ha ganado repetidamente el codiciado "jersey". Corre tú también en este campeonato ideal, para que ganes una palma mucho más noble: "Sic turrite ut comprehendatis".  El 3 de junio de 1963, la noticia de la muerte de Juan XXIII llegó a la caravana del Giro de Italia. La carrera del día siguiente se celebró en un ambiente lúgubre y sin entrega de premios. El líder de la clasificación, Franco Balmamion, participa con un brazalete negro en señal de luto.
El 30 de mayo de 1964, Pablo VI, al encontrarse con los ciclistas del Giro de Italia en el día de su paso por la ciudad de Roma, pronunció estas palabras: "Nos complace estar presentes en este paso romano vuestro por otros dos motivos importantes; y es el de tener así una nueva ocasión de manifestar Nuestra simpatía por todos los deportistas y Nuestra estima por el deporte". La Iglesia -añadió el Papa Montini- ve en el deporte una gimnasia de los miembros y una gimnasia del espíritu".
En 1972, aquel Giro fue saludado por el entonces Patriarca de Venecia, el cardenal Albino Luciani: "Nada de lo que es humano es ajeno a la Iglesia. Estoy aquí", dijo el cardenal, que en 1978 ascendería al trono de Pedro, "por amor al Giro, pero también por amor a Venecia En 1974, la quincuagésima séptima edición del Giro de Italia partió de la Ciudad del Vaticano. "Os damos la enhorabuena a vosotros y a los organizadores del concurso popular", afirmaba Pablo VI el 16 de mayo de 1974, "por haber querido subrayar así vuestro deseo de dar sentido al Año Santo".
En el gran Jubileo del año 2000, el Giro de Italia comienza en Roma y la primera etapa termina en la Plaza de San Pedro. San Juan Pablo II, dirigiéndose a los ciclistas el 12 de mayo de 2000, expresa un deseo: "que el deporte brille con esas características de claridad, coherencia, honestidad y participación que lo convierten en uno de los vehículos significativos de los altos valores de la humanidad". En 2011, con motivo de la concesión de la ciudadanía honorífica de Naz-Sciaves, Benedicto XVI recuerda un momento de su infancia relacionado con el ciclismo. En el año 1940, cuando tenía 13 años, los tres hermanos hicimos un viaje en bicicleta y fuimos al norte del Tirol".
Una bicicleta de carreras es el telón de fondo de un encuentro que tuvo lugar el 16 de junio de 2021. Ese día, el Papa Francisco se encontró, al final de la audiencia general, con el ciclista colombiano y ganador del Giro de Italia de ese año, Egan Arley Bernal Gómez. 
Refiriéndose a su conversación con el Pontífice, el deportista dice: "Fue una experiencia única. Crecí en una familia católica. Fue la experiencia más importante para mí, más importante que el Tour de Francia y el Giro de Italia". En esa ocasión, el deportista regaló al Papa su bicicleta y la camiseta rosa. Es el primer ciclista colombiano que ha logrado un doble éxito en las dos carreras por etapas más prestigiosas: el Tour de Francia y el Giro de Italia. 
 
 
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles