23.7 C
Madrid
viernes, julio 1, 2022
SociedadDe las relaciones superficiales a las íntimas: así son los lazos que definen nuestro tejido social

De las relaciones superficiales a las íntimas: así son los lazos que definen nuestro tejido social

  • 4 semanas ago
  • 5Minutos
  • 943Palabras
De las relaciones superficiales a las íntimas: así son los lazos que definen nuestro tejido social

Shutterstock / gui jun peng

A lo largo de nuestra vida y, como seres sociales que somos, formamos distintos lazos con nuestros iguales. Desde los superficiales e instrumentales, de cortesía, hasta los más íntimos de comunicación, confianza y afecto profundo. De este modo vamos cimentando una red de relaciones que constituyen nuestro tejido social.

Cuatro niveles de acercamiento

En función del grado de intimidad y afecto se contemplan cuatro categorías progresivas:

  1. Las relaciones superficiales son instrumentales e impersonales. Por ejemplo, las relaciones comerciales o entre usuario y proveedor de un servicio.

  2. Las sociales o cívicas suponen un paso más en la interacción, pero generalmente siguen regidas por reglas sociales. Ocurre en las interacciones con vecinos, conocidos o en el ámbito laboral no cercano.

  3. Las personales entrañan mayor cercanía. Se mantienen con compañeras, allegados y parientes, personas con las que nos llevamos bien y nos comunicamos cosas personales.

  4. Las relaciones íntimas se establecen en el plano afectivo más profundo, tanto físico como emocional, con personas de nuestra máxima confianza, como son familiares, amigos o pareja, con los que compartimos los aspectos más privados.

La calidad de una relación

En función del afecto predominante se encuentran las relaciones positivas y agradables, que están cimentadas en emociones placenteras de alegría, amor, seguridad, placer…

Las relaciones negativas y desagradables están basadas en emociones negativas de tristeza, miedo, desesperanza o violencia.

Reciprocidad o dominio

Considerando el grado de simetría y equidad aparecen por una parte las relaciones igualitarias, equitativas y simétricas en las que las personas están en situación equilibrada de igualdad, con la misma capacidad de poder y decisión. Son recíprocas, porque hay un intercambio bidireccional que asegura la equidad y el balance de los participantes. Los vínculos fraternales, los de compañerismo, los de amistad o los de pareja pueden ser ejemplos.

En el otro polo están las relaciones desiguales, autoritarias, de poder, en las que una persona tiene el control sobre otra, que ha de someterse y acatar. Llegando incluso a una relación asimétrica de dominio–sumisión, de superioridad versus inferioridad, de subordinación o dependencia. Es lo que acontece en casos de relaciones abusivas y tóxicas, malos tratos y violencia interpersonal.

Relaciones sólidas versus líquidas

Según el filósofo y sociólogo polaco Zygmunt Bauman, las relaciones interpersonales actuales son líquidas, frágiles y etéreas. Se caracterizan por la falta de consistencia y calidez y por la tendencia a ser cada vez más superficiales, fugaces y con menos obligaciones y responsabilidades.

Y son contrapuestas a lo que entendemos como relaciones sólidas, estables y firmes, que exigen compromiso, dedicación, equidad y reciprocidad.
Ocurre que esa falta de profundidad y autenticidad produce importantes efectos psicológicos y emocionales, como desarraigo afectivo, soledad, insatisfacción, incertidumbre, vulnerabilidad y fragilidad personal.

La rapidez de las relaciones virtuales

El ciberespacio es hoy un importante e imprescindible contexto para la interacción. Introduce novedades y no solo afecta a la cantidad sino también a la calidad y modo en que iniciamos, formamos, mantenemos y terminamos las relaciones.

En el ciberespacio se construyen más rápidamente vínculos de amistad, eróticos y amorosos, porque se intima más pronto. Se tiene mayor frecuencia de interacción, con más disponibilidad, en cualquier momento del día y de la noche. Y se percibe uno en compañía con menos coste y esfuerzo que en el trato presencial.

file 20220518 24 d8swh3.jpeg?ixlib=rb 1.1 De las relaciones superficiales a las íntimas: así son los lazos que definen nuestro tejido social
Relaciones Interpersonales.

Nuestras redes de relaciones

En la vida cotidiana tenemos un complejo entramado de nexos sociales. El concepto red de relaciones alude al conjunto de interacciones y vínculos de una persona. Puede entenderse como una red de redes como la familiar, la vecinal, la de amistad, la laboral, la amorosa, la espiritual, la de ocio, la educativa, la solidaria y la virtual, entre otras.

Si pensamos sobre las interacciones que se han tenido en la última semana, se puede comprobar la multiplicidad y diversidad de conexiones que se tienen. Nos relacionamos con muchas personas, en momentos variados, en diferentes contextos y situaciones, tenemos variados tipos de relación y desplegamos distintos roles.

Reflexionar sobre nuestros mundos relacionales, prestar atención a qué relaciones tenemos, las características de cada una, el afecto predominante, etc., es un ejercicio necesario que nos permite averiguar:

  • ¿Son agradables, satisfactorias, estimulantes, enriquecedoras?

  • ¿Están cimentadas en el bienestar mutuo o son desequilibradas?

  • ¿Son sólidas, equitativas, cálidas?

  • ¿Estamos satisfechos con nuestras relaciones? Si no lo estamos, ¿en qué aspectos creemos que necesitas mejorar?

Es preciso tener presente que, para que el entramado interpersonal sea saludable, las interacciones han de ser igualitarias, respetuosas, positivas, sólidas, honestas y recíprocas.

Aunque el trato y la convivencia son complejos y, en ocasiones, conllevan dificultades y conflictos que es preciso afrontar.

Nuestro plan personal

El marco de estas reflexiones puede ser un buen momento de hacer un plan personal para:

  • Ampliar, mejorar, fortalecer o profundizar alguna de sus relaciones.

  • Modificar, tomar distancia o romper relaciones que no resulten beneficiosas.

No olvidemos que la calidad de las relaciones interpersonales que mantenemos con las personas con las que convivimos determina tanto nuestro bienestar y satisfacción como su ausencia.

The Conversation

Inés Monjas Casares no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

Check out other tags:

Most Popular Articles