14.9 C
Madrid
jueves, septiembre 29, 2022
ReligionCraso: un error entrar en el asunto de Londres que no me concierne

Craso: un error entrar en el asunto de Londres que no me concierne

  • 4 meses ago
  • 6Minutos
  • 1432Palabras

Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano
Se habló de fondos multimillonarios, de inmuebles de alto valor, de bonos, de inversiones, de bancos, de empresas extranjeras, a lo largo de la decimoctava audiencia en la sala polivalente de los Museos Vaticanos para el juicio por presuntos manejos ilícitos de fondos de la Santa Sede. De las 9.40 a las 17.15 horas, fue interrogado Enrico Craso, asesor financiero de la Secretaría de Estado desde 1993. "Aunque nunca he tenido un encargo específico", aclaró, reivindicando los beneficios de su gestión de los fondos de la Santa Sede durante 26 años: "Mire los beneficios, no he perdido dinero. Tienes las cifras del balance y puedes ver los ingresos que he producido".
Condenado a juicio por fraude, corrupción, extorsión, malversación, abuso de funciones, blanqueo de capitales, autoblanqueo, falsificación en escritura pública y en escritura privada (la mayoría de los delitos en relación con el corredor Gianluigi Torzi), Craso rechazó todos los cargos, sugiriendo incluso que había acabado en medio de unos hechos que no le concernían ni eran de su competencia. "Nunca he tenido un mandato para retirar un céntimo de la Secretaría de Estado", dijo, precisando que su papel era el de "gestor" de compras de fondos y acciones – "y no de especulación"- cuando la Secretaría de Estado decidía invertir por cuenta del Credit Suisse, el banco de referencia del dicasterio del que fue durante mucho tiempo director de área. "Desde 1993 hasta 2014 nunca hice ningún tipo de financiación, ¡nunca! Lo único que hice fue llevar corbata por respeto a las instituciones". Craso repitió varias veces que había sido "vilipendiado y ofendido": "Algunas personas que hablaron con el Papa hicieron todo lo posible para hacerme quedar mal".
Con un lenguaje técnico, Crassus respondió a todas las preguntas del Promotor Adjunto de Justicia, Alessandro Diddi, pero sobre todo a las más numerosas de las partes civiles. Se le preguntó sobre una carta que recibió el 11 de noviembre de 2019 del diputado, monseñor Edgar Peña Parra, en la que le pedía "liquidar en la medida de sus posibilidades y con diligencia" los bienes de la Secretaría de Estado que administraba y "no proceder a otras inversiones" a través del Fondo Centurión que poseía. "Una carta de este tipo crea un daño inconmensurable a la Santa Sede", respondió Craso, solicitando una audiencia con el diputado, que se obtuvo el 16 de noviembre: "Peña Parra aceptó no limitar la gestión". La carta "ya no tuvo efecto"; en cualquier caso, "desde el 16 de noviembre", dijo, "no he pisado el Vaticano".
Sin embargo, después de la misiva del diputado, se realizaron inversiones, por ejemplo, en un edificio de Via Gregorio VII, a pocos pasos de San Pedro, por valor de 1,3 millones de euros. Sólo fue una inversión "deliberada", pero realizada años antes, explicó el acusado, enumerando una serie de acciones como la compra por parte de la Santa Sede de un edificio "sensacional" en el extranjero que Peña Parra le impidió revender por 33 millones de euros: "Con eso, la Secretaría de Estado está ganando mucho dinero".
Un amplio espacio en el interrogatorio -además del fallido acuerdo por el pozo petrolero en Angola, que Crasso dijo haber bloqueado señalando sus escasas garantías- lo ocupó el asunto de la compra del palacio de Londres, del que siguió varios momentos de las negociaciones hasta que monseñor Peña Parra le pidió que "se apartara". "Craso no tuvo ningún papel en la compra de la propiedad de Londres", reza la declaración de 15 páginas presentada por la defensa.
El propio Crassus explicó en el juicio que no era de su competencia "decir si la inversión en Londres era o no una inversión de riesgo". No sabía nada de la hipoteca de 75 millones de euros. Acabé en el asunto de Londres por casualidad".  Su función se limitaba a comprobar la actividad de una cuenta de 9 millones de libras a la que iban a parar los contratos de los inquilinos del edificio. En virtud de este encargo se desplazó el 20 de noviembre de 2018 a Londres con el antiguo funcionario de la oficina administrativa de la Secretaría de Estado, Fabrizio Tirabassi (acusado). "¡Error grave de mi vida, tenía que haberme mantenido al margen!", dijo, recordando aquellos tres días de reuniones en los que se definieron los contratos con el gestor Raffaele Mincione (imputado) y se estableció un recargo sobre el coste del inmueble de 40 millones de libras a pagar a la firma Herbert Smith Freehils, que -continúa la memoria- "es la entidad que ha obtenido mayores beneficios económicos de la operación". La transferencia se hizo "por cable" desde una cuenta de la Secretaría de Estado, el 29 de noviembre de 2018, el "último día disponible".
Lo que más le interesaba a Craso era reiterar que nunca había tenido ningún contacto cercano con Torzi. La acusación del Promotor de Justicia es que, en cambio, el financiero, junto con Tirabassi y el abogado Nicola Squillace (imputado), había urdido la creación de las mil acciones con derecho a voto para mantener el control del edificio en Londres y así chantajear a la Secretaría de Estado, dejando a Torzi la facultad de pedir préstamos, hipotecas o vender el edificio a un precio aún más bajo. "¡Me veo implicado en esta acusación por un señor que conocí hace 20 días!", exclamó Craso, levantando la voz como hizo durante todo el interrogatorio, en el que también exclamó: "¡Maldito día!".
Craso asegura que se encontró con Torzi el 14 de noviembre de 2018 en un bar de Via Margutta, una céntrica calle de Roma, donde Tirabassi le había invitado "a tomar un café" junto al abogado Manuele Intendente y el corredor. El tema de la Avenida Sloane salió "de sopetón", mientras hablaban de otra cosa. Sin embargo, en una reunión en el hotel Bvlgari de Milán, organizada en diciembre de 2018 para hacer "un intento de conciliación" con Torzi, Tirabassi le dijo al corredor: "Enrico es una persona que me conoce desde hace mucho tiempo, ha trabajado conmigo y con usted." Esto se puede escuchar en la grabación que el propio Craso hizo en secreto durante la reunión. La transcripción está en el expediente. "Nunca he oído esta frase, quizás sea un error de transcripción. Repito: conocí a Torzi en noviembre de 2018", aseguró Crasso. Y sobre la grabación explicó: "Siento haber grabado la conversación sin que el otro lo supiera, pero me dijeron que tuviera cuidado porque Torzi cada vez que hablaba conmigo me grababa.
Dirigiéndose a Diddi, el financiero añadió finalmente: "Cuando acudí a ti, te dije ‘haz lo que quieras conmigo, pero por favor no me pongas con Torzi’. Somos personas totalmente diferentes desde el punto de vista profesional. Cómo es posible que esté de acuerdo con alguien que no conozco, ¡incluso fui crítico con su gestión! Rechazo rotundamente las especulaciones realizadas". Craso será interrogado de nuevo el 22 de junio.

 
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles