23.4 C
Madrid
martes, julio 5, 2022
ReligionUn servicio que viviré en diálogo, con alegría y humildad

Un servicio que viviré en diálogo, con alegría y humildad

  • 1 mes ago
  • 4Minutos
  • 993Palabras

Gabriella Ceraso – Vatican News
Un reflector que ilumina las periferias del mundo donde la Iglesia católica es minoritaria y se apoya sólo en el Evangelio vivido y en el servicio humilde y dialogante. Esto es lo que ve monseñor Giorgio Marengo, nacido en 1974, prefecto apostólico de Ulán Bator en Mongolia desde hace dos años, ante la elección del Santo Padre de incluirlo en el próximo consistorio que lo convertirá en cardenal. "Sorpresa, gratitud y compromiso" a la luz de la enseñanza que siempre ha recibido como misionero de la Consolata, fueron las primeras palabras pronunciadas tras la noticia dada por el Papa tras el rezo del Regina Coeli en la solemnidad de la Ascensión.
 
Tras estudiar Filosofía y doctorarse en Misionología en Roma, Giorgio Marengo emitió su profesión perpetua el 24 de junio del año 2000 como misionero de la Consolata, y fue ordenado sacerdote en el 2001. Desde ese año su mirada se dirigió a Asia con varios destinos en el ministerio pastoral en Mongolia, en Arvaiheer, como primer misionero de la I.M.C. en Mongolia; como consejero regional de Asia, superior para Mongolia y párroco de María Madre de la Misericordia en Arvaiheer.

Luego, hace dos años, el Papa Francisco lo nombró prefecto apostólico de Ulán Bator en Mongolia, y ahora lo ha elegido para ser cardenal, en concomitancia con su estancia en Roma para acompañar a una delegación de autoridades budistas de Mongolia, treinta años después del inicio de las relaciones diplomáticas con la Santa Sede y de la presencia de los católicos en ese país asiático.
Precisamente con ellos comparte la alegría de un nombramiento que "aquí – dice – tiene más resonancia que en mi pequeña comunidad" de Mongolia, “a la que llevaré la noticia con gran alegría”. Con nosotros compartió la primera emoción de este día: 
¿Cómo recibió la noticia de su inclusión en el próximo Consistorio para la creación de 21 nuevos cardenales, fue una sorpresa?
Es una gran sorpresa para mí. Recibí la noticia al final de la celebración de la Eucaristía dominical de nuestras hermanas misioneras de la Consolata en su casa general, y fue un momento fraternal e inesperado.
“Mi primer pensamiento fue el hecho de que el Santo Padre se preocupe tanto por una Iglesia en absoluta minoría, como la de Mongolia. De ahí un gran sentimiento de gratitud por la atención del sucesor de Pedro hacia la Iglesia que se encuentra en circunstancias de marginalidad y pequeñez. Obviamente, asombro y gratitud por lo que esto puede significar para la Iglesia en este país”
El Santo Padre pidió ante todo a los próximos nuevos cardenales apoyo en su ministerio como obispo de Roma para el bien de todo el pueblo fiel de Dios. ¿Qué crees que puede hacer usted?
 
No sé qué puedo ofrecer, salvo mi dedicación, mi continuidad por los caminos del Evangelio, como me enseñó mi escuela misionera, como servidor de la Iglesia en constante sintonía con el Santo Padre.
 
Creo que es un servicio muy exigente, pero al mismo tiempo me gustaría ponerlo en manos de la Madre de Dios para que lo guíe. Creo que si cada uno de nosotros cumple con su deber allí donde el Señor pide que esté, esto puede servir a la Iglesia para ser siempre transparente al Evangelio y dar a conocer al Señor Jesús allí donde se encuentra.
Un cardenal humilde y el servicio, pero usted también será uno de los más jóvenes…
Es una sorpresa que me hace sentir aún más pequeño, al saber que me estoy incorporando a un colegio con personas mucho más experimentadas que yo, con gran sabiduría y conocimientos. Así que siento que estoy aprendiendo de todos aquellos que tienen más experiencia.
“Para mí, vivir esta nueva vocación significará seguir en la línea de la pequeñez, la humildad y el diálogo. Estoy aquí en Roma estos días, justo con un líder del budismo mongol, y también es significativo que nos hayamos alegrado juntos por esta noticia, y esto dice cómo la Iglesia en Mongolia es una realidad integral, que busca caminar con todas las personas de buena voluntad y está comprometida con el diálogo. Así que creo que esto continuará y puede intensificarse en beneficio de lo que la Iglesia ya está haciendo”
Entonces, ¿el anuncio de su próxima púrpura también la llevará con la sencillez de siempre a Mongolia?
Ciertamente, también porque para nuestra pequeña comunidad y para el mundo en el que estamos insertos, este tipo de recorrido no tiene el mismo significado que podría tener en otras partes del mundo donde se conocen más las dinámicas de la Iglesia. Por lo tanto, será un mensaje de alegría para vivirla con todos nuestros fieles y nuestros amigos no cristianos, con la mayor sencillez.
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles