9.8 C
Madrid
viernes, diciembre 2, 2022

monjes de Bután en un viaje a la India

Por — Webnews desk La Confederación Budista Internacional...
ReligionUcrania. La comunidad que se convierte en bálsamo para el dolor

Ucrania. La comunidad que se convierte en bálsamo para el dolor

  • 7 meses ago
  • 5Minutos
  • 1140Palabras

Svitlana Dukhovych – Ciudad del Vaticano

El encantador paisaje de los Cárpatos, los aromas de la primavera, el sonido cristalino del río, el alegre canto de los pájaros. Aquí, en Zariccia, un pueblo de la región de Ivano-Frankivsk, en el oeste de Ucrania, la mente se niega a pensar en la guerra y la destrucción, causa del sufrimiento en el este y el sur del país. En Zariccia, sólo la presencia de los 44 refugiados que han sido acogidos en la casa de ejercicios espirituales de la Congregación Misionera de San Andrés habla de la guerra. "En los primeros días, todos parecían un poco temerosos, recelosos, cada uno intentaba establecer sus propios límites sí mismos y los demás", dice el padre Ihor Kliuba, sacerdote greco-católico de la archieparquía de Ivano-Frankivsk, a quien los miembros de la Congregación pidieron que se hiciera cargo de los nuevos habitantes de la casa que lleva el nombre de los santos Cirilo y Metodio. El padre Ihor vive ahora aquí, junto con su esposa y su pequeño hijo de seis meses.

"Antes de venir aquí, mi esposa y yo también estábamos un poco preocupados porque no conocíamos a estas personas ni su estado de ánimo, temíamos que no nos aceptaran, pensábamos en posibles conflictos", recuerda el joven sacerdote, que se ordenó hace unas semanas. Al cabo de un rato, los temores, tanto de los refugiados como del padre Ihor y su esposa, se disiparon en la armonía de la naturaleza circundante, sanadora del cuerpo, pero también en las conversaciones cotidianas, en los esfuerzos de todos por hacer la vida diaria más cómoda y hermosa, y en la oración común, sanadora del alma.
"Podemos decir que esta es una casa ecuménica", dice el padre Ihor. "Los refugiados pertenecen a diferentes confesiones cristianas: entre ellos están los protestantes, los ortodoxos. Mi familia y yo somos los únicos católicos". Este hecho sólo planteó una pregunta al joven sacerdote: "¿Cómo organizar una oración diaria en la que todos pudieran participar?" "Después de pensarlo un rato", cuenta, "le dije que todas las tardes, a las 20 horas, tendríamos una oración común y quien quisiera podría participar. Para el padre Ihor, la presencia de todos fue una sorpresa. Todas las noches la comunidad reza, a veces el sacerdote propone una breve catequesis, y después también se discuten los asuntos prácticos de la casa, las decisiones que hay que tomar para el día siguiente. "Si no hubiera capilla en esta casa, si no hubiera oración comunitaria", dice el padre Ihor, "creo que el ambiente general sería muy diferente: probablemente habría conflictos y peleas. Este encuentro de oración nos une, nos convierte en comunidad, y aquí vivimos las palabras del Evangelio: ‘Que todos sean uno’".
Además de la ayuda de la Congregación Misionera de San Andrés, el apoyo a estos refugiados procede de la contribución de la archieparquía de Ivano-Frankivsk y de benefactores locales y extranjeros (Italia, Alemania, Polonia). La mayoría de los refugiados son mujeres con sus hijos. "Aquí hay muchos adolescentes que ayudan a cuidar a los más pequeños", dice el sacerdote, añadiendo que todos se esfuerzan por contribuir a la vida en común: algunos cocinan, otros trabajan en el jardín de la casa, alguien limpia y otro ofrece su tiempo a los niños, enseñándoles a dibujar. Hay algo, o más bien "alguien" invisible que enseña a estas personas una cosa importante: en situaciones de caos y destrucción, debemos dejar de lado todo lo que nos impide ser una comunidad. Cada uno puede asumir un papel sencillo pero esencial: los niños deben vivir su infancia, jugando, los adolescentes, que ya comprenden mejor la situación, aprenden a ocuparse de los demás, sintiéndose implicados, y los adultos, llamados a dar sentido a lo que ocurre, a responsabilizarse de los demás.
"Nunca he tenido la experiencia de dirigir una comunidad", dice el P. Ihor Kliuba, que ronda los 30 años, "pero creo que para hacer algo así no hace falta mucho: sólo hay que estar con la gente y tratar de entenderla. Muchas de las personas que viven en esta casa tienen conocimientos y experiencia en diferentes áreas, y las decisiones que afectan a la vida diaria las tomamos siempre juntos. Por ejemplo, decidimos convertir una de las habitaciones en una sala de juegos para los niños, para que puedan estar juntos cuando haga mal tiempo. Hablamos y discutimos de todo y quizá por eso tampoco hay conflictos. Queremos que todos se sientan como en casa".
 
Al principio, para los habitantes de la casa de los Santos Cirilo y Metodio, vivir bajo el mismo techo con un sacerdote era inusual: les parecía extraño que comiera con ellos, trabajara con ellos y tomara café con ellos. La mayor necesidad de estos refugiados -dice el padre Ihor- es una especie de hagioterapia, apoyo espiritual, escucha, oración. "No vinieron aquí por voluntad propia, para ver las montañas, sino que huyeron de los bombardeos, de los disparos, de la muerte. En la carretera habían visto los vehículos destruidos, algunos vieron los coches con los cuerpos de las personas dentro, heridos por los soldados rusos mientras huían. Para ello, necesitan la curación espiritual que llega a través de la escucha, de la oración. Para quienes lo necesiten, también proponemos la posibilidad de consultar a un psicólogo o psicoterapeuta". Con una pizca de nostalgia, el padre Ihor habla del futuro: un día, cuando vuelvan a sus casas, dice que los echará mucho de menos, "echaré de menos su presencia, su sabiduría y sus consejos".
 
 
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles