28.5 C
Madrid
viernes, julio 1, 2022
ReligionTirabassi interrogado: las inversiones y el fallido acuerdo petroleros

Tirabassi interrogado: las inversiones y el fallido acuerdo petroleros

  • 1 mes ago
  • 6Minutos
  • 1492Palabras

Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano
Protocolos, minutas, procedimientos, informes. Y luego los fondos, las bases de datos, los presupuestos, las inversiones, las tasas, los porcentajes. Fue muy técnica y detallada sobre el trabajo administrativo y las inversiones de la Secretaría de Estado la decimoséptima audiencia del 20 de mayo del juicio del Vaticano sobre presuntos ilícitos con fondos de la Santa Sede. La audiencia se dedicó íntegramente a la primera parte del interrogatorio de Fabrizio Tirabassi, ex funcionario de la Oficina Administrativa del Dicasterio, ahora acusado de cinco cargos (peculado, corrupción, abuso de funciones, fraude, extorsión).
La audiencia, de 10.05 a 14.30 horas, se desarrolló en un tiempo más breve que en días anteriores. No hubo momentos de tensión como en las sesiones anteriores y todo el interrogatorio fue dirigido por el Promotor Adjunto de Justicia, Alessandro Diddi. Tirabassi, nada más sentarse en el banquillo de los acusados, dijo al tribunal presidido por Giuseppe Pignatone: "Es justo que me someta a sus preguntas".  

Habiendo entrado en la Secretaría de Estado a los 22 años, en 1987, como dactilógrafo, y habiéndose convertido con el tiempo en un experto en economía y contabilidad, Tirabassi describió en profundidad el funcionamiento de la Oficina Administrativa, tanto bajo el mandato de monseñor Gianfranco Piovano como, desde 2009, de monseñor Alberto Perlasca, testigo en el actual proceso, que es demandante civil contra el cardenal Becciu. De Perlasca, Tirabassi habló de una personalidad con un "carácter conflictivo" pero con una "fuerte profesionalidad y extrema dedicación al trabajo".
Monseñor "participaba activa y regularmente en las reuniones con los responsables financieros de la Secretaría de Estado, tenía un control muy presente. Se hacía explicar las oportunidades, se esforzaba por comprender los hechos". Y "no compartía que hubiera inversiones puramente financieras". En 2013-14, el prelado, de hecho, empezó a considerar inversiones de otra naturaleza, como las inmobiliarias: "Tenía la idea de que el ladrillo era conservador". Una idea, por ejemplo, era comprar y no alquilar los edificios de las Nunciaturas Apostólicas, para reestructurarlos y utilizarlos. Los ingresos de una eventual venta habrían sido sin duda mayores, como en el caso de la Nunciatura en Japón, que, según Tirabassi, tenía un valor de 500 millones de dólares.

De cada idea o propuesta, Perlasca informaba al sustituto: "Se confrontaba en audiencias de mesa diarias, de lunes a sábado. Volvía y daba indicaciones, tenía la certeza de que fuesen del sustituto", afirmó Tirabassi. Él, como minutante, dijo que nunca tuvo contacto directo con el sustituto.
Tirabassi también habló de la existencia de una Oficina Óbolo en la Secretaría de Estado, para gestionar el fondo al que van a parar las ofrendas de los fieles. Ofrendas no sólo para los pobres, sino también para gestionar las necesidades de la Santa Sede. Este fondo es "el último" de los recursos a los que se puede recurrir; el penúltimo es la donación de beneficios del Ior, de 50 millones de euros, reducida en los últimos años a 30 millones. "Sin esas sumas no podrían pagar los salarios".

El promotor también pidió a Tirabassi que diera cuenta de los numerosos profesionales que han trabajado como expertos en la Secretaría de Estado a lo largo de los años: sus nombres y apellidos, qué funciones desempeñaban, si eran remuneradas o no, y por quién fueron nombrados. También se mencionan los bancos que han tenido "relaciones" con el Dicasterio. El "histórico" era el Credit Suisse, del que fue gerente durante años Enrico Craso (acusado), asesor financiero de la Secretaría de Estado desde los años 90. Fue precisamente Credit Suisse quien introdujo la figura de Raffaele Mincione, un broker internacional, también imputado, que fue presentado por Crasso como gestor de referencia y uno de los principales clientes del banco.
Mincione fue recomendado por Credit Suisse como experto para evaluar la operación de un yacimiento petrolífero en Angola. Había sido el cardenal Becciu -él mismo lo admitió- entre 2012 y 2013 quien había pedido a Perlasca que evaluara la propuesta del empresario angoleño Antonio Mosquito, propietario de Falcon Oil. Este último poseía el 5% de los derechos del pozo 5, para el que Eni había proporcionado las tecnologías de extracción. "Eni era el líder en el lugar", dijo Tirabassi. La mayoría de las acciones estaban en manos de Sonengal. Mosquito, un conocido de Becciu de sus tiempos de nunciatura en el país africano como "benefactor", pedía a la Santa Sede que invirtiera en ese 5% "a cambio de beneficios procedentes de la extracción". El empresario también acudió a la Secretaría de Estado, relató Tirabassi, para presentar su propuesta a Becciu y habló de ella con el entonces Secretario de Estado, el cardenal Tarcisio Bertone, que se mostró "favorable a la iniciativa" y se dirigió a "los consultores de Eni para que evaluaran las modalidades operativas de la posible inversión".
Becciu encargó a Perlasca el análisis de la operación. Perlasca llamó a Crasso para pedirle una opinión. Crasso preguntó en el servicio de Credit Suisse Londres que se ocupaba de este tipo de operaciones. Así fue como Mincione se involucró y recibió un "mandato exploratorio gratuito", primero verbal y luego escrito. El broker pidió un anticipo de 500.000 dólares, porque, según él, se necesitaban para cubrir los gastos. "Era necesario un análisis más profundo y se creó un fondo para explorar el potencial negocio". Se pidió a Mosquito que respaldara el adelanto en un 50%. A continuación, se llevó a cabo una diligencia debida de un año y medio.

El acuerdo, como se sabe, no salió adelante porque la inversión, "aunque buena", no ofrecía las garantías suficientes y necesarias. Así se leía en una declaración final de Mincione. Además, se evaluaron las "implicaciones potenciales" de carácter geopolítico y de reputación. Ubs Bank se negó a exponerse por el "sector geopolítico" y no proporcionó la financiación. Y además, "invertir en petróleo podía parecer ciertamente arriesgado desde el punto de vista medioambiental", explicó Tirabassi, "no coherente" además con los objetivos éticos expuestos por el Papa en la Laudato si’, que se estaba preparando en esos años. "¿Hizo falta un año y medio para llegar a estas conclusiones?", preguntó Diddi. Tirabassi respondió diciendo que le sorprendía en aquel momento que Perlasca siguiera adelante y buscara otra institución de crédito para el proyecto, a pesar de que esto parecía ir en contra de las indicaciones del Papa contra la explotación de los recursos naturales y las finanzas especulativas. "Como minutista me maravillé, pero no me correspondía impugnar. Vivimos en las trincheras".
El bloqueo de las negociaciones fue por el entonces recién nombrado Secretario de Estado, Pietro Parolin. Becciu aseguró en el interrogatorio de hace dos días que había cerrado el asunto allí, sin insistir nunca, a pesar de tener una relación de amistad con Mosquito.
En vista del potencial negocio, Mincione propuso la creación de un fondo regulado en Luxemburgo denominado "Athena Commodities Fund". En su lugar, se creó el conocido fondo Athena Capital. Fue el que llevó a la adquisición del Palacio de Londres, ahora en el centro del proceso judicial.
Las próximas audiencias serán los días 30 y 31 de mayo y 1 de junio.
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles