21.5 C
Madrid
viernes, octubre 7, 2022
ReligionSemeraro: Mario Ciceri y Armida Barelli, flores que difunden el perfume de Cristo

Semeraro: Mario Ciceri y Armida Barelli, flores que difunden el perfume de Cristo

  • 5 meses ago
  • 3Minutos
  • 589Palabras

Benedetta Capelli – Ciudad del Vaticano
Un "Cura de Ars" de la comunidad de Sulbiate, en la provincia de Monza y Brianza; "una joya" cincelada por Dios. Estas son las definiciones utilizadas por el Cardenal Marcello Semeraro, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, en la misa de beatificación de Don Mario Ciceri y Armida Barelli. Dos expresiones de santidad crecidas a la luz de Cristo, en una vida modelada sobre las huellas de Jesús.
Don Mario Ciceri trabajó diariamente -explica el Cardenal- para limar algunas asperezas de su carácter, mostrando en sí mismo una eficaz combinación de vida espiritual y pastoral, hasta el punto de que todos reconocían en él a un sacerdote que cumplía su vocación con celo y fidelidad. Nació el 8 de septiembre de 1900 en Veduggio, en la provincia de Milán, cuarto de seis hijos. De niño, su sueño era ser sacerdote, y de hecho se convirtió en sacerdote en 1924. Tímido, discreto pero atento a las necesidades de su pueblo, especialmente durante la Segunda Guerra Mundial, se caracterizó por una frase que solía repetir: "El bien hace poco ruido y el ruido hace poco bien". Murió en 1945 tras un accidente de bicicleta. "Fue un ‘ejemplo para los sacerdotes’, afirma Semeraro, que lo describe como ‘sandalia de la Iglesia’ porque era ‘útil para ayudar, útil para obedecer’.
Una mujer que dejó "un legado que enriquece verdaderamente las filas de la vida católica y marcó el camino de la educación moderna de las jóvenes". Así es como el Cardenal Semeraro, citando a Montini, define a Armida Barelli. Fue protagonista de un apostolado que "abarcó varios frentes, desde la Obra de la Regalidad hasta la Universidad Católica del Sagrado Corazón". También fue grande su contribución a la valorización de la mujer, "promotora de un catolicismo inclusivo, acogedor y universal", capaz de impulsar a las mujeres -subraya el purpurado- para "comprender cuáles son los principios sociales de la Iglesia, para ejercer nuestro deber de ciudadanas" porque, decía Armida, "las mujeres somos una fuerza en Italia".
"En estas historias de santidad: humildes y escondidas como la del beato Mario Ciceri, o públicas y conocidas como la de la beata Armida Barelli", afirma el Cardenal Semeraro, "se manifiesta siempre la fuerza del Espíritu, que el Resucitado posee sin medida". Una fuerza que encuentra lugar en la Iglesia y donde crece para convertirse en fruto.
Esto es la santidad: seguir la estela del perfume de Cristo. Para el beato Mario Ciceri fue la vocación al ministerio sagrado; para Armida Barelli fue la vocación al apostolado laico.
Flores perfumadas de Cristo en el jardín de la Iglesia. "A los muchos perfumes que ya fragantes en esta Iglesia, hoy -concluye el Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos- añadimos el de los dos Beatos, cuya santidad es ahora reconocida oficialmente para que desde aquí se extienda a toda la Iglesia y al mundo entero".
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles