23.4 C
Madrid
martes, julio 5, 2022
ReligionLos hijos del Padre de Bus, catequistas que miran a las familias y a los mass media

Los hijos del Padre de Bus, catequistas que miran a las familias y a los mass media

  • 2 meses ago
  • 8Minutos
  • 1848Palabras

Alessandro Di Bussolo – Ciudad del Vaticano
Los Padres Doctrinarios, hijos del fundador César de Bus (1544-1607), beatificado en 1975 por San Pablo VI, son un fermento para los catequistas de todo el mundo, aunque hoy sean poco más de un centenar. El domingo 15 de mayo, verán proclamado santo a su padre César, francés nacido el séptimo de trece hijos en Cavaillon, cerca de Avignon, que murió casi ciego y abandonado por sus primeros compañeros, el día de Pascua de 1607, en la casa St. Jean le Vieux, en Avignon. Pero hoy el corazón palpitante de la Congregación de los Padres de la Doctrina Cristiana está en Italia, en Roma, donde descansa el cuerpo del beato, en la iglesia de Santa María in Monticelli, incorporada a la casa general.
También está en Roma el padre Ottorino Vanzaghi, consejero general de la Congregación, procedente de Turín, que también ha estado en misión en la India, en la diócesis de Ranchi, en Jharkhand. Lo vamos a ver a la parroquia que dirige, en la Via Casia, dedicada a San Andrés Apóstol. Nos dice que hoy él y sus hermanos, tanto en Italia como en Francia, Burundi, Brasil y precisamente la India, están llamados a ser ejemplo y estímulo, en sus parroquias, para la catequesis diocesana, atentos a la "pequeña, mediana y gran doctrina", como pedía el padre César. El Papa Montini, al beatificarlo, recordó que el padre de Bus promovió "una catequesis accesible, comprensible y adherente a la vida", acompañando "al joven y al adulto en su lenta búsqueda de Dios".
Hoy en día, para dar vida a su carisma, explica el padre Vanzaghi, es importante actuar con un método catequético accesible y cercano a la gente. Trabajando en dos frentes: la catequesis familiar, "implicando a los padres en la educación de sus hijos a la fe, porque ellos son los primeros catequistas" y los medios de comunicación, porque hoy "son indispensables en la evangelización".
¿Qué significa para su congregación la canonización de su fundador este domingo?
Para nosotros es un gran don del Señor, porque llevamos más de 400 años esperándolo. El padre César fundó los Doctrinarios en 1592, y generaciones de padres Doctrinarios han anhelado este gran regalo. No en vano, el padre César fue considerado un santo desde el principio, incluso en vida. Todos le consideraban un precursor en su propuesta de la Palabra de Dios y de la catequesis. Y así, por fin, después de mucho sufrimiento, espera y oración, tras su beatificación en 1975, se celebrará su canonización, anunciada hace dos años.
¿Cuál fue el milagro que llevó a la canonización?
Se trata de la curación de la meningitis de una chica de nuestra parroquia de Salerno-Fratte, que no acudía mucho a la parroquia, pero su familia y amigos estaban muy unidos a nuestra comunidad parroquial. Así que organizaron vigilias de oración y reuniones para pedir al Señor este milagro, porque esta joven tenía esta enfermedad repentina y fulminante; los médicos dijeron a la familia que no podían hacer nada más. Así que fue realmente un gran regalo que acercó a tantas personas al Señor, y también a su familia. Para nosotros fue un regalo que no prueba la bondad de Dios, de la que no tenemos dudas, pero sí el hecho de que es bueno contar con la intercesión de alguien que se ha encontrado seriamente con el Señor y ha tratado de poner en práctica su Palabra, como el padre César.
¿Cómo realizar hoy "una catequesis encarnada, accesible, comprensible y adherente a la vida", como la del Beato de Bus, descrita en la homilía de su beatificación por San Pablo VI en 1975?
Creo que hoy es aún más difícil que entonces. En aquella época estábamos en un período de lucha entre las diferentes confesiones cristianas. Estábamos inmediatamente después del Concilio de Trento, y por lo tanto en la renovación de la catequesis, de las metodologías catequéticas, de una nueva formación de los sacerdotes y de los laicos, que eran bastante ignorantes en el tema de la doctrina de la fe. Hoy nos encontramos en una época en la que, por razones completamente diferentes, como la secularización, la multietnicidad, la pluralidad de propuestas, la gente se aleja de la Iglesia. Debemos redescubrir una metodología realmente accesible y cercana a la gente. Debemos entonces trabajar en dos frentes: el primero es la catequesis familiar. La obra principal del padre César se titula precisamente "Instrucciones familiares" y en nuestras parroquias intentamos experimentar formas de catequesis familiar implicando a los padres en la educación de sus hijos en la fe, porque ellos son los primeros catequistas. El segundo frente, en el que debemos trabajar un poco más, es el de los medios de comunicación: hoy no podemos prescindir de los medios de comunicación para evangelizar.  
Un servicio que para ustedes, padres doctrinarios, a lo largo de los siglos, se ha convertido también en una misión "ad gentes", especialmente en los siglos XX y XXI, primero en Brasil, luego en la India, y finalmente en Burundi…
Sí, gracias al cielo el Señor, a través de algunos de nuestros padres, nos dio esta inspiración y llamada para ir a llevar el carisma doctrinal por todo el mundo. En el siglo pasado, fuimos a Brasil, con todas las dificultades de la época, porque nuestros padres partían de Italia en barco y hacían viajes de días y días, a veces incluso meses, para llegar a Brasil. Cuando llegaban se quedaban durante años y años. Y realmente sembraron una semilla de carisma doctrinario, especialmente en el sur de Brasil, en la zona de São Paulo y aún más al sur hubo una presencia maravillosa, que ahora está un poco en dificultad. Sin embargo, es de esperar que se reinicie con más fuerza. Luego fuimos en el año 2000 a abrir en la India: también allí fue un reto realmente interesante. Y diez años después, en 2010, abrimos en Burundi, llegando a esa África que hoy es un territorio muy importante para la nueva evangelización.

Usted ha estado personalmente en la India. Háblenos de su difícil pero fascinante experiencia misionera en el noreste de la India…
Realmente tuve el gran regalo, por parte de mis superiores, de que me encomendaran, junto con el Padre General de la época, el Padre Luciano Mascarín, de partir e iniciar la experiencia en India. En una tierra completamente alejada de la nuestra, en el noreste de la India, en una zona entre Nepal y Bangladesh. Una zona muy pobre, donde viven las llamadas poblaciones Adivasi, a las que podríamos llamar los indios de la India, las primeras poblaciones de la India original. Esas poblaciones que bajaban a Calcuta. Dominique Lapierre habla mucho de ellos en "La ciudad de la alegría". La Madre Teresa trabajó mucho con estas poblaciones. Y luego el padre jesuita Stam, que recientemente sufrió el martirio por trabajar con los pueblos adivasis. Elegimos trabajar allí porque el arzobispo de Ranchi nos llamó en ese momento. Al principio fue bastante difícil, porque teníamos que conocer un poco la situación y poco a poco intentar entrar en la Iglesia local y también tener contacto con las autoridades locales. De hecho, a menudo, especialmente el gobierno actual, que es fundamentalista hindú, hace todo muy difícil con los católicos. Así que pusimos en marcha una Sociedad de Desarrollo Social, una pequeña actividad que podía ayudar, en términos de educación y salud. Y a partir de ahí, primero compramos un terreno y luego empezamos a construir. Ahora tenemos una gran escuela en la que intentamos hacer desde la alfabetización más sencilla, un preescolar, hasta una escuela primaria y secundaria para todos, independientemente de la clase social. Ayudar a los más pobres, especialmente a los que vienen de la selva, y sin importar la religión. Un trabajo muy bonito en el que también intentamos poner nuestro carisma en acción.
Luego regresó a Italia. ¿Cómo es la presencia de los doctrinarios en nuestro país y en Francia hoy en día?
En Francia, donde nacimos, y en Italia, donde hoy existe la realidad más central, vinculada a la Casa General de Roma y a la iglesia donde están los restos mortales de nuestro fundador. En el apogeo de la congregación, sobre todo en Italia, teníamos muchas escuelas y colegios, ahora prácticamente sólo tenemos parroquias y actividades vinculadas a la labor pastoral de la diócesis. Nuestra actividad en Italia recae ahora sobre todo en la ayuda al camino catequético de las diócesis, que nos piden cada vez más que estemos un poco más cualificados incluso en la formación de los catequistas, en la puesta en marcha de experiencias catequéticas. Sin querer enseñar nada a nadie, porque no tenemos ni los números ni las posibilidades de hacer grandes experiencias, pero a nuestra manera tratamos de estar especialmente atentos a esta pequeña, mediana y gran doctrina, como nos pedía el padre César. Una doctrina realmente cercana a la gente y que consigue comunicar los tesoros de la fe de la manera más bella y evocadora para el mundo de hoy.

 
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles