23.7 C
Madrid
viernes, julio 1, 2022
ReligionLas Madres del Monaquismo egipcio: Sarra, Teodora y Sinclética

Las Madres del Monaquismo egipcio: Sarra, Teodora y Sinclética

  • 1 mes ago
  • 5Minutos
  • 1013Palabras

«¿Cómo se nos debe salvar?»

Esta era la pregunta con la que se pedía a las Madres y Padres Espirituales en el desierto del antiguo Egipto que indicaran «lo que es necesario hacer» en la concreción de la «vida práctica» para alcanzar la Salvación. Qué camino seguir, qué ejercicios ascéticos realizar, qué virtudes alcanzar, cómo superar los ataques del demonio y sus tentaciones: en definitiva, cómo vivir, aquí y ahora, para obtener la Vida eterna.
Las palabras de exhortación y enseñanza que estos Abbá y Amma del monaquismo egipcio de la antigüedad tardía pronunciaron para ayudar a sus discípulos -religiosos y laicos- han sido recogidas y puestas por escrito en las distintas series de los Apotegmas de los Padres, las más importantes de las cuales son la serie Alfabética, recogida por autores y ordenada alfabéticamente por sus nombres; y la llamada serie Sistemática, dentro de la cual los apotegmas están en cambio expuestos por temas, como por ejemplo la humildad, la obediencia, la caridad, el no juzgar.
La serie alfabética cuenta con 133 Padres y 3 Madres: la Amma Sarra, Teodora y Sinclética. Aunque son muy pocos en comparación con el número de padres, no fueron menos importantes. Sus dichos son un testimonio notable de la fama de la que gozaron, de su magisterio y del papel que desempeñaron.
Pero, ¿quiénes eran estas Madres, que habían hecho del seguimiento del Resucitado el único propósito de sus vidas?
Eran mujeres que, desde su juventud, en su propia casa y en la soledad de una tumba, como Sinclética, o en viviendas solitarias, como Sarra, o en el cenobio, como Teodora, habían consagrado su existencia al monaquismo, para emprender un serio y duro camino ascético que, bajo la guía del Espíritu, las había llevado a las más altas cotas de la virtud. Este camino espiritual les había dado también el carisma de la dirección espiritual, es decir, la capacidad de saber guiar a quienes venían a pedirles palabras para conducirlos a la Salvación, a través del discernimiento de la Palabra iluminada.
Siempre dispuestos a exhortar, animar, consolar, acompañar con severidad y ternura, envolviendo a sus hijos e hijas con sus oraciones, para que habiendo vencido todas las trampas del demonio sean vivificados y transformados por el Espíritu.
Su maternidad espiritual no estaba dirigida sólo a las mujeres, vírgenes o casadas, sino también a los monjes, a Abbá, a los presbíteros e incluso los obispos, así como para los creyentes laicos. La dirección espiritual, de hecho, no estaba ligada a factores de género, sino al camino realizado en el Espíritu, a ese ser ‘mujeres de Dios’, y pneumatóforas (portadoras del Espíritu), que las hacía capaces de «amarrar tranquilamente el casco del barco en el puerto de la salvación, sujetándose a la fe en Dios como a un ancla segura» (Vida de Sinclética 19). Estas Amma eran, por tanto, un punto de referencia para toda la comunidad monástica y eclesial.
De Sarra, Teodora y Sinclética se conservan varios apotegmas que trazan un camino espiritual sencillo pero seguro.
Sarra, por ejemplo, hace especial hincapié en relacionarse con los hermanos de manera verdadera y constructiva, mediante la libertad y la pureza de espíritu, sin estar condicionado por el deseo de ser bien recibido y juzgado:
«Si le pido a Dios que todos los hombres estén plenamente satisfechos conmigo, me encontraré haciendo penitencia en la puerta de cada uno. Más bien rezaré para que mi corazón sea puro con todos» (Sarra 5).
Teodora insiste, en cambio, en soportar el sufrimiento y todas las dificultades para «ganar y redimir el tiempo» de la vida (Teodora 1). Los sufrimientos y las tentaciones, en efecto, pueden hacernos crecer y progresar, conduciéndonos a la vida eterna:
«Como con los árboles: si no pasan por los inviernos y las lluvias, no pueden dar frutos. Así también para nosotros, el presente siglo es el invierno. Sólo a través de muchos sufrimientos y tentaciones podemos llegar a ser herederos del reino de los cielos» (Teodora 2).
Sinclética profundiza después el tema de la llamada universal, porque es el fruto del compromiso personal y de la fe en Dios que actúa en nosotros. Dirigiéndose a los que se han consagrado a Dios, les advierte diciendo:
Parece que vamos a la parte tranquila del mar, mientras que los del mundo entre los peligros. Nosotros nos movemos de día, guiados por el sol de la justicia, y aquellos, en cambio, de noche, llevados por la ignorancia. Pero a menudo sucede que los del mundo, encontrándose en una noche de tormenta, gritando y vigilando, consiguen salvar la barca mientras nosotros por negligencia nos ahogamos en el mar «en calma por haber soltado el timón de la justicia» (Sinclética 26)
Personajes, estos Amma, que durante demasiado tiempo han permanecido insuficientemente conocidos y apreciados por la investigación, tanto académica como teológica, y que hoy necesitan ser redescubiertos para la valoración del papel de la mujer en la historia de la Iglesia.
Maria Luciana Tartaglia o.s.b.
Pontificio Ateneo S. Anselmo
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles