31.9 C
Madrid
lunes, julio 4, 2022
ReligionGallagher: "Se necesita un compromiso renovado por un diálogo de paz"

Gallagher: "Se necesita un compromiso renovado por un diálogo de paz"

  • 1 mes ago
  • 7Minutos
  • 1430Palabras

Stefano Leszczynski – Enviado a Kiev  
"El pueblo ucraniano es realmente un pueblo herido y al mismo tiempo muy valiente, muy determinado: no podemos pasar por alto el gran sufrimiento de este gran pueblo… Es necesario renovar nuestro compromiso para resolver el conflicto a través del diálogo diplomático y político." El arzobispo Paul Richard Gallagher, al final de su misión en Ucrania, hace un balance del viaje con Vatican News.

Me gustaría empezar con unas palabras de agradecimiento, especialmente a Dios, que nos ha permitido llevar a cabo esta misión. Todo ha ido muy bien. Luego, por supuesto, unas palabras de agradecimiento a todos los que han facilitado este viaje: a las autoridades eclesiásticas y civiles de Polonia, que nos acompañaron desde Cracovia hasta la frontera con Ucrania; a la Iglesia aquí en Ucrania -la Iglesia greco-católica, la Iglesia latina- y también a las autoridades que nos ayudaron de tantas maneras. Por supuesto, un agradecimiento especial al Nuncio Apostólico, Monseñor Visvaldas Kulbokas, y a sus colaboradores en Kiev que nos acogieron y ayudaron de muchas maneras. Así pudimos viajar con seguridad, ver la situación y conocer a la gente. Estoy muy contento de que la misión haya tenido éxito a este nivel. Creo que se nos permitió hacer presente la atención, la preocupación del Santo Padre, de la Santa Sede en general, y poder tocar la realidad, ver a las autoridades, que también están presionadas por la guerra, y luego a la Iglesia con todas sus preocupaciones. Vimos y también escuchamos de las autoridades un gran reconocimiento por todo el trabajo que la Iglesia ha hecho aquí en Ucrania durante esta emergencia: la labor humanitaria y el apoyo espiritual ofrecido a la gente. Y esto es muy, muy importante. Sé que el Santo Padre se alegrará mucho de recibir noticias en este sentido.

Sí. Para los que generalmente vivimos cómodamente en nuestros países, imaginar estos meses de conflicto, los sufrimientos, la gente que tuvo que huir en pocos minutos dejándolo todo atrás, las personas que viven la angustia de no saber la suerte de sus seres queridos… Incluso a nivel psicológico vimos en el monasterio benedictino aquí en Leópolis, familias claramente traumatizadas, niños que sufren, que tienen aún mucho miedo. Así que hemos tocado el sufrimiento de este pueblo. Y esto creo que es lo mismo para Oriente que para Occidente: es algo inédito, que nadie esperaba. El shock es muy grande en este pueblo. Y también la mirada hacia el futuro, la inseguridad, las dudas, el intentar ser valientes, de tener la fuerza para continuar y luego la responsabilidad que cada uno siente de animar a los demás y de no mostrar -quizás- incluso los propios sentimientos, a veces. Este es realmente un pueblo herido, un pueblo al mismo tiempo muy valiente, muy determinado: no podemos pasar por alto el gran sufrimiento de este gran pueblo ucraniano en este momento.

Creo que esto es esencial, porque en un momento como éste, en cualquier país, aunque esté unido -y existe esta unidad, la hemos sentido-, también existe el peligro de empezar a tener rivalidades, resentimientos entre unos y otros. Por eso es indispensable que todos permanezcan firmemente decididos a trabajar por la unidad del país, del cuerpo político del país, por la unidad de los cristianos, la unidad de la Iglesia católica, la unidad con otras religiones, para poder aprovechar los recursos espirituales, la gracia que Dios concede en estos momentos, y no disipar estas cosas en dificultades, en peleas. Esto es indispensable. Esta es también una oportunidad cuando surgen algunos malentendidos o dificultades históricas, pero se pueden superar en este momento.

Lo primero que noté: el hecho de venir aquí con mis colaboradores durante unos días fue muy apreciado. Hemos mantenido nuestra promesa al Ministro de Asuntos Exteriores de venir. Después, todos expresaron su agradecimiento por las palabras del Papa en las audiencias, en el Ángelus, en las entrevistas. Sentían que el Papa "tiene el pulso" de este pueblo en sus sufrimientos. Así que creo que sintieron que la Santa Sede, el propio Santo Padre, podía seguir desempeñando un papel muy importante en este conflicto y en su resolución. Hay espacios. El Presidente Zelensky dijo que ante una guerra que continúa, debe ser en última instancia la diplomacia la que resuelva las cosas; las partes del conflicto deben acudir a la mesa para negociar. Ya han hecho un intento -que merece reconocimiento-, pero este esfuerzo debe renovarse, para resolver el conflicto mediante el diálogo diplomático y político.

Estas personas han pasado y están pasando por días terribles, como los que usted relata. Me impresionó mucho la valentía del sacerdote ortodoxo que conocimos en Bucha, que contó aquellos días terribles, en los que había cadáveres por todas partes y pidió que los enterraran. Sí, se puede ver que después de todo, tal vez en algunos lugares las cosas están un poco mejor en estos días, pero las heridas permanecen e incluso nosotros en nuestro pequeño modo, venimos, tratamos de hablar con ellos, de mostrar una empatía hacia sus sufrimientos, un gesto de apoyo, un gesto de aliento. Sin embargo, en mi opinión, esto no es algo que los humanos podamos hacer solos. En verdad, cuando estamos necesitados, sentimos absolutamente la necesidad del encuentro con Cristo que cura nuestras heridas. En cierto sentido, Ucrania debe caminar un poco como María Magdalena en el jardín para encontrar a Cristo resucitado. Sólo esto puede secar las lágrimas de este pueblo. Estoy convencido de que cuando se ve a estas personas hay una gran solidaridad humana, pero también hay una gran fe. Estoy convencido de que el pueblo, a través de la profundización de su fe, independientemente de sus tradiciones -católica, ortodoxa, protestante, judía y de otras religiones- puede llegar a la resurrección, también en este tiempo de Pascua.

Es natural que haya cierta dificultad para enviar ayuda de cualquier tipo; lo hemos visto en muchos lugares del mundo. Es difícil mantener el interés, la simpatía, la solidaridad durante mucho tiempo; esto ocurre en todas partes. Lo que creo que hay que hacer ahora es buscar -ya existe, pero hay que intensificarlo- contactos con las autoridades, con la sociedad civil, con las Iglesias, para tratar de entender lo que realmente necesitan. Una cosa que me llamó mucho la atención cuando hablé con el Ministro de Asuntos Exteriores, el Secretario de la Presidencia y el Primer Ministro, es que todos decían constantemente: "Vamos a estar en contacto. Hablemos seguido". El mundo, Europa, han sido muy generosos con Ucrania; hemos escuchado muchos testimonios de gratitud hacia Polonia, la Iglesia católica en Polonia, junto con un sentimiento de soledad ante los grandes retos del momento. Por ello, creo que la comunidad internacional, a todos los niveles, debe unirse a Ucrania en este momento.

Me parece muy claro que, lamentablemente, es demasiado pronto para hablar primero de paz y luego de reconciliación. Muchos nos han dicho que entienden el tema, entienden que son valores profundamente humanos y cristianos, pero desgraciadamente la gente ha sufrido mucho en estos meses. Es demasiado pronto. Ucrania debe defenderse y para ello debe recibir ayuda, incluso militar. Siempre hemos insistido en que debe haber una cierta proporcionalidad, porque volver a iniciar una carrera armamentística, en Europa, en el mundo, no es conveniente. Como he dicho antes, Ucrania debe ser incluida en todas las iniciativas para la paz en este país.

Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles