23.4 C
Madrid
martes, julio 5, 2022
ReligionFamilia Laudato si' en Honduras: 'Nos sentimos parte de una Iglesia integral'

Familia Laudato si' en Honduras: 'Nos sentimos parte de una Iglesia integral'

  • 1 mes ago
  • 7Minutos
  • 1509Palabras

Guadalupe García Corigliano
“En la familia se cultivan los primeros hábitos de amor y cuidado de la vida, como por ejemplo el uso correcto de las cosas, el orden y la limpieza, el respeto al ecosistema local y la protección de todos los seres creados. La familia es el lugar de la formación integral, donde se desenvuelven los distintos aspectos, íntimamente relacionados entre sí, de la maduración personal” (LS 213).

Linda Sheran, su marido y sus tres hijas viven en Tegucigalpa, Honduras. Ellos no buscaron  convertirse en la "Familia Laudato si’", el ejemplo modelo de cómo llevar la Laudato si’ a la vida y vivir en verdadera comunión, como familia, con la creación de Dios. Pero lo lograron.

Ni ella ni su marido desde hace 16 años, José Luis, crecieron en un hogar católico devoto compuesto por fieles comprometidos con el cuidado de la casa común.

Sin embargo, en los últimos años, a medida que nuestra casa común se ha ido deteriorando (LS 21), el mensaje transformador del Papa Francisco en Laudato si’ ha encontrado a la familia, y la familia ha aceptado con alegría esta invitación, junto con el desafío de convertirse en “la familia Laudato si’”.

“Es un don de Dios nuestra fe”, dijo Linda Sheran.

Al fin y al cabo, la propia casa es el lugar perfecto para que todos practiquen la cultura de la vida. La familia “es el ámbito donde la vida, don de Dios, puede ser acogida y protegida de manera adecuada contra los múltiples ataques a que está expuesta, y puede desarrollarse según las exigencias de un auténtico crecimiento humano. Contra la llamada cultura de la muerte, la familia constituye la sede de la cultura de la vida» (LS 213).

"Como dice el Papa, ‘todos estamos conectados’, y también nosotros como familia. Con la ayuda de Dios, estamos comprometidos con Laudato si’", dijo Linda.
La conexión con Laudato si’ es profunda en la familia Canales Sheran, y todo comenzó con Linda. A través de su parroquia local, el santuario Menor Nuestra Señora de Suyapa, se involucró en la Semana de la Laudato si’ 2021 y, junto con su hija Edna María (ahora de 15 años), participó en varios eventos en línea, especialmente sintiéndose conectada al movimiento global durante el Festival Laudato si’ para la creación, que fue transmitido en vivo desde Roma.

Más tarde, durante el Tiempo de la Creación, la celebración ecuménica anual que une a todos los cristianos para rezar y actuar por nuestra casa común, José Luis se unió a la familia en el cuidado de la creación de Dios, junto a su hija del medio, Ana Carolina.

Uno a uno, todos los miembros de la familia se involucraron en el cuidado de la creación de Dios. Linda, José, Edna María y Ana Carolina (que ahora tiene 14 años) se convirtieron en Animadores de Laudato si’ al tomar el curso gratuito de desarrollo de liderazgo a través del Movimiento Laudato si’.

Ximena, que ahora tiene 7 años, también se involucró en el esfuerzo familiar sirviendo como su pequeña ayudante en todos sus proyectos finales del curso.

Para su proyecto final, Edna María organizó un intercambio de plantas en su parroquia local en el que los fieles compartieron sus experiencias sobre el cultivo de plantas y el cuidado de la creación de Dios. "Fue estupendo ver a la gente interesada en el cuidado de la casa común y en el movimiento", dijo Linda.
Todos los Animadores Laudato si’ dirigen a su comunidad para que actúe en favor de la creación de Dios como último paso del curso gratuito. "Siempre me han gustado los temas relacionados con el cuidado del planeta", dijo Edna María.

Para Linda, la experiencia fue especialmente enriquecedora al ver a su hija mayor liderar una acción significativa por nuestra casa común. "Las plantas de la casa son nuestro primer contacto con la naturaleza y de lo que nos sentimos responsables. Por eso, en el intercambio de plantas, la gente se involucra y nos cuenta cómo las cuida. De este modo, les damos una pequeña muestra de lo que es el movimiento", dijo.

Formar parte del movimiento mundial de cuidado de la creación de Dios ha ayudado a toda la familia a conectar de forma más profunda con la Iglesia mundial. "Con el movimiento, hemos descubierto otra dimensión de la Iglesia. Nos sentimos parte de una Iglesia integral que nos llama a una formación que no descuida ningún aspecto", dijo Linda.

Para José Luis también ha surgido una profunda afinidad con la Laudato si’. Llevaba mucho tiempo encargándose de la recogida de residuos orgánicos para el compost en su casa, pero, armado con el conocimiento de la Laudato si’ del Papa Francisco, José Luis empezó a ver su trabajo bajo una nueva luz.
"Lo vio desde la dimensión de la fe y el cuidado de la casa común", dijo Linda.

Laudato si’ y la conexión de la familia con nuestra casa común también les motivó a defender la creación de Dios. Para su proyecto final en el curso de Animadores de Laudato si’, Ana Carolina recogió 106 firmas para la Petición Planeta Sano, Gente Sana.

Sus formaciones han terminado, pero el trabajo de la familia continúa, ya que el clamor de la tierra y el grito de los pobres son cada día más fuertes en todo el mundo.

Ana Carolina está estudiando Laudato si’, dirige un club de ecolectores y participa en todos los eventos en línea que puede para entender mejor el documento fundamental del Papa Francisco. Espera formar pronto su propio Círculo Laudato si’, que son pequeños grupos que se reúnen regularmente para profundizar en su relación con Dios y con toda la creación.

Edna Maria empuja constantemente a la familia a hacer más y a ser mejores administradores de la creación que Dios nos ha confiado. "Es la voz de la conciencia de la familia", dijo Linda. "Ella es la que nos habla de la huella de carbono, de reducir el consumo de plástico, de cambiar las pequeñas cosas de la vida cotidiana".

Ximena sigue ayudando a todos en la familia. Para Linda y José Luis, a medida que sus hijos desarrollan una pasión por el cuidado de todos los miembros de la creación de Dios y por mejorar nuestra casa común, la madre y el padre se maravillan de lo que el Espíritu Santo está haciendo a través de su familia.

El consejo de Linda a los padres: "No limiten a sushijos. Tienen grandes capacidades. Dios les ha dado sus dones, y es nuestro trabajo ayudarles a desarrollar esos dones". Para nosotros, el movimiento ha sido una oportunidad para que todos descubran y conozcan las cosas buenas que tienen, y las pongan al servicio de los demás", dijo.

"Es gratificante y motivador ver cómo mejoran sus hábitos e incorporan otros nuevos en beneficio de nuestra casa común. Me emociona su compromiso con el estudio de la encíclica Laudato si’, liderando el club de ecolectores y, sobre todo, me reconforta su solidaridad con los pobres de las comunidades olvidadas. No puedo negar el impacto que tiene en la gente ver a las chicas actuar para cuidar la creación. Esto me inspira a seguir apoyándolas. Me llena de esperanza, como dice el Santo Padre en la encíclica Laudato si’ (LS 71) "¡Basta un hombre bueno para que haya esperanza!"

Esta historia fue producida a través de una asociación con el Movimiento Laudato Si’, que sirve a la familia católica en todo el mundo para convertir la encíclica del Papa Francisco Laudato si’ en acción para la justicia climática y ecológica.

Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles