25.7 C
Madrid
sábado, junio 25, 2022
ReligionEn Tanzania y Uganda, los planes para la EACOP causan lágrimas en la Creación

En Tanzania y Uganda, los planes para la EACOP causan lágrimas en la Creación

  • 1 mes ago
  • 7Minutos
  • 1562Palabras

Por Jonathon Braden
El canto de la creación de Dios se escucha regularmente en las profundidades de la Reserva de Caza de Biharamulo, en Tanzania. Los rugidos de los leones, los bramidos de los elefantes y los rugidos de los búfalos resuenan en los 1.300 kilómetros cuadrados de la reserva. También deambulan miembros más pequeños de la creación de Dios, como los osos hormigueros, los sitatungas y el mono colobo rojo, del que sólo quedan cinco hogares en el mundo.
Sin embargo, la paz y la tranquilidad que han acompañado a estos miembros de la creación de Dios durante siglos, así como a innumerables otros en toda Tanzania y Uganda, se ven recientemente amenazados por un ambicioso oleoducto que podría causar un daño sin precedentes a nuestra casa común y que ha llevado al Papa Francisco y a la Iglesia Católica a hacer una denuncia profética de la misma.
El Oleoducto de África Oriental (EACOP por sus siglas en inglés) es una propuesta de oleoducto de 1.443 kilómetros que, de completarse, sería el oleoducto de crudo calentado más largo del mundo. El oleoducto comienza en Hoima (Uganda) y termina en el puerto de Tanga (Tanzania). En medio, atraviesa parques nacionales, bosques, reservas y tierras de cultivo. El oleoducto, aún en construcción, ya ha desplazado a miles de agricultores y ha puesto en peligro sus medios de vida. Tiene el potencial de causar un daño similar a millones de ugandeses y tanzanos.
El oleoducto se está construyendo en un momento en el que los científicos están aumentando los decibelios de la alarma sobre la crisis climática, y después de que la Agencia Internacional de la Energía haya pedido que no se realicen nuevos proyectos con combustibles fósiles si el mundo quiere alcanzar las emisiones netas cero en 2050. Se espera que el oleoducto EACOP genere hasta 34 millones de toneladas de emisiones de carbono al año.
"La Iglesia católica se une a los pueblos de Uganda y Tanzania para denunciar el proyecto EACOP y pedir a los dos gobiernos que estudien la posibilidad de invertir en proyectos que estén en línea con la preservación y el cuidado de nuestra casa común, los pobres y la economía", dijo el padre Joshtrom Kureethadam, coordinador del sector de Ecología y Creación del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral.
"A las instituciones multinacionales que todavía apoyan y promueven el uso del carbón, el petróleo y el gas en los países emergentes de África y de todo el mundo, ya es hora de que destinen esos fondos al sector de las energías renovables. Las energías renovables tienen el potencial de impulsar grandes economías, crear puestos de trabajo sostenibles y reducir las enormes facturas de electricidad que conlleva la excesiva dependencia de los combustibles fósiles”.
Los activistas, entre ellos Vanessa Nakate de Uganda, han liderado la lucha urgente contra el oleoducto destructivo. Nakate, la primera huelguista de Viernes por el Futuro (Fridays For Future) en Uganda, y otros tres activistas ugandeses terminaron recientemente su gira StopEACOP, que incluyó un tiempo en el Vaticano y una reunión especial con el Papa Francisco.
"La reunión con el Papa es importante porque los activistas, los defensores del medio ambiente y los científicos llevan años hablando con los líderes mundiales sobre los peligros a los que se enfrentan las personas y el planeta y pidiéndoles que actúen, pero no hemos visto ninguna acción significativa. Seguimos viendo que se sigue invirtiendo en combustibles fósiles", dijo Nakate. "Es importante tener diálogos directos con el Papa y otros líderes para compartir nuestras historias… y tener una conversación de corazón a corazón".
Añadió que la construcción del oleoducto EACOP haría "imposible" mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 1,5 grados centígrados este siglo. El oleoducto también dejaría "a las comunidades en un punto de no recuperación de la crisis climática". Esta conversación posiblemente hará cambiar de opinión a los contaminadores cuando escuchen a sus compañeros unirse a la lucha por el clima".
Nakate y los otros tres activistas ugandeses – Diana Nabiruma, del Instituto Africano para la Gobernanza de la Energía; Hilda Flavia Nakabuye, fundadora del movimiento ugandés de Viernes por el Futuro (Fridays for Future); y Maxwell Atuhura, del Instituto de Investigación Tasha Africa Limited de Uganda –"quieren que se ponga fin a la financiación de cualquier nuevo proyecto de combustibles fósiles", incluido el EACOP, y que se incremente la inversión en energías limpias y sostenibles.
Nakate añadió que el mundo necesita "una transición justa para todos sin dejar atrás a las comunidades vulnerables y menos privilegiadas". La promesa de financiación climática para las comunidades vulnerables debe ser entregada, y el dinero para las pérdidas y daños también debe ser mencionado y proporcionado a las comunidades".
Nakabuye dijo que es crucial que los activistas trabajen para concienciar a todo el mundo sobre los problemas de sus regiones. "Queremos que la gente de Europa y de todo el mundo conozca el oleoducto de África Oriental. Queremos que las instituciones financieras y otras grandes empresas que apoyan a [la compañía energética] Total retiren su apoyo. Queremos que se detenga este proyecto, así como cualquier otro nuevo proyecto petrolífero en África y en todo el mundo", dijo.
La enseñanza de la Iglesia católica reconoce que la crisis climática es un grave problema moral que amenaza a todos los seres vivos de nuestra casa común, dijo el padre Kureethadam. La emergencia climática y la crisis ecológica perjudican la capacidad de la humanidad para proteger la vida, la salud, la dignidad y la seguridad humanas. La doble crisis también afecta gravemente a nuestra capacidad de promover el bien común y cuidar la creación de Dios.
Los combustibles fósiles son la causa principal de la crisis climática, y su uso excesivo va en contra de la visión de la ecología integral que el Papa Francisco expuso en la encíclica Laudato si’. Su Santidad dijo a un grupo de líderes de las principales compañías de petróleo y gas natural en 2018: "¡La civilización requiere energía, pero el uso de la energía no debe destruir la civilización!".
El Papa Francisco definió aún más esta visión en octubre de 2020, compartiendo cómo todos pueden trabajar para llevar Laudato si’ a la vida: "Una forma de fomentar este cambio es conducir a las empresas hacia la urgente necesidad de comprometerse con el cuidado integral de nuestra casa común, excluyendo de las inversiones a aquellas empresas que no cumplan con los parámetros de la ecología integral, mientras se premia a las que trabajan concretamente, durante esta fase de transición, para poner, en el centro de sus actividades, la sostenibilidad, la justicia social y la promoción del bien común”.
Nakate y sus compañeros activistas están trabajando para poner el bien común en el centro de todo en Uganda y Tanzania, incluso en medio de los ataques documentados contra los defensores del medio ambiente y las organizaciones de la sociedad civil. Toda la Iglesia puede apoyar su trabajo mediante la oración y la acción comprometidas.
Dijo el Padre Joshtrom: "Todos nuestros esfuerzos, unidos, tienen el potencial de promover el Diálogo Laudato Si’ a cada persona, y esto, rezamos, lleva a un cambio de corazón para que el mundo detenga la expansión de los combustibles fósiles, el colapso de la biodiversidad y la crisis climática”.
Esta historia fue producida a través de una asociación con el Movimiento Laudato Si’, que sirve a la familia católica en todo el mundo para convertir la encíclica Laudato si’ del Papa Francisco en acción para la justicia climática y ecológica.
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles