28.5 C
Madrid
viernes, julio 1, 2022
ReligionAl capítulo se va a escuchar con sencillez, gratitud y abandono

Al capítulo se va a escuchar con sencillez, gratitud y abandono

  • 2 meses ago
  • 4Minutos
  • 768Palabras

Vatican News
Al recibir esta mañana en la Sala del Consistorio a los treinta y cinco participantes en el Capítulo General de la Orden de la Bienaventurada Virgen María de la Merced, el Santo Padre agradeció las palabras que le dirigió el Maestro General en nombre de los presentes y manifestó su alegría por este encuentro, con motivo de la celebración de su capítulo general. Además, Francisco les dijo que el tema de la asamblea, “en plena consonancia con el origen mariano de su vocación, es el versículo del Evangelio de san Juan: ‘¡Hagan lo que Él les diga!’”. Y añadió que “una elección significativa supone plantearse el proyecto que se disponen a poner en marcha desde la óptica del servicio”.
“Y es que los religiosos no podemos olvidar nunca, que no hay seguimiento sin servicio y sin cruz”
Después de destacar que “la primera solicitud que la Virgen les hace hoy, como miembros del capítulo general, es ponerse a la escucha”, el Papa afirmó que “la situación actual podría compararse con la que se presenta en el evangelio de las bodas de Caná” con la falta del vino. Un concepto que el Obispo de Roma relacionó con “las muchas realidades que podemos ver hoy en el mundo, en la Iglesia”, y en la Orden que “nos hablan de esa carencia, nos hablan de la falta de esperanza, de la falta de motivación, de la falta de soluciones”.
De ahí que, ante esto el Santo Padre les recordara que “la Virgen los interpela”, razón por la cual deben ponerse a la escucha estando atentos a las tentaciones. Puesto que, como les dijo el Papa, “María les pide que sea Jesús quien interpele su corazón de una forma nueva, de una forma original, de una forma inesperada”.
Francisco hizo una analogía entre las vicisitudes de los siervos de Caná y el capítulo y el itinerario que han recorrido hasta este momento con preguntas, planteamientos, convicciones e interrogantes a los que Jesús, sin embargo, “no responde”, sino que “propone algo que seguramente a ningún siervo se le hubiese pasado por la cabeza: llenar las tinajas de la purificación, y además llenarlas de agua”.
El Pontífice explicó que “Jesús no les dice lo que ellos esperan, sino precisamente algo que jamás habrían imaginado oír”. Por eso añadió que “al capítulo no se va a acertar, se va a escuchar con sencillez, con gratitud, con abandono”. En primer lugar, “escuchar a Dios” – prosiguió – y  “volver al primer amor, a la fuente, a recobrar la actitud inocente y esperanzada de nuestros primeros años de vida consagrada”.
“Nos piden también que tengamos los ojos limpios de quien ve la necesidad, y no el fruto que espera obtener por el esfuerzo realizado”
‘Al poner de manifiesto que la vocación y la alegría de la Iglesia es “evangelizar”, a pesar de las contradicciones y problemas y sin que la red se rompa, el Santo Padre los invitó a abrir el corazón para acoger las sorpresas de Jesús, sabiendo estar con María junto a Cristo al pie de la cruz, “en la carne sufriente del pobre y del cautivo que Él hizo suya y propia”. “Hoy también existen los cautivos,” añadió el Papa antes de despedirse, “pero la esclavitud es una realidad que se va como conformando cada vez más. Cada vez más y con más variedad”.
“Hoy quizás sin equivocarnos podemos decir que hay más esclavos que en los tiempos en que ustedes fueron fundados, ciertamente. Y eso tiene que ser un desafío, ciertamente, a la respuesta de ustedes. Las nuevas esclavitudes, esas que se disimulan, esas que no se saben, esas escondidas, pero son tantas. Aún en las megalópolis como Roma, Londres, París, de todo, hay esclavitudes que siguen adelante. Búsquenlas y pregúntenle al Señor ¿qué hago?”
Agenda del Papa
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles