17.2 C
Madrid
martes, septiembre 27, 2022
ReligionVía Crucis: la mirada de Jesús en las personas que están cerca nuestro en el dolor

Vía Crucis: la mirada de Jesús en las personas que están cerca nuestro en el dolor

  • 6 meses ago
  • 5Minutos
  • 1150Palabras

Fabio Colagrande y Amedeo Lomonaco – Ciudad del Vaticano
El Viernes Santo, las familias son las protagonistas del Vía Crucis presidido por el Papa en el Coliseo. Con motivo del año dedicado a la familia, con el que la Iglesia celebra el quinto aniversario de la publicación de la exhortación apostólica Amoris laetitia, Francisco confió la elaboración de los textos de las meditaciones y oraciones a algunas familias. La meditación sobre la décima estación proviene de la experiencia de una madre, viuda hace ocho años, y de sus dos hijos. Simona Spinelli, de 44 años, perdió repentinamente a su marido, Dario, en 2014, cuando sus hijos, Margherita y Giovanni, tenían 6 y 4 años. Simona los crió con gran entereza y cuidado, al tiempo que cumplía con exigentes funciones laborales. En el texto de su meditación, la historia de este duelo desemboca en un testimonio concreto del amor de Cristo que no te abandona ni siquiera en los momentos más oscuros.
"Somos una madre y dos hijos. Desde hace más de siete años somos una silla con tres patas en lugar de cuatro: hermosa y valiosa, aunque un poco inestable. Bajo la cruz, toda familia, incluso la más desigual, la más doliente, la más extraña, la más coja, encuentra su sentido más profundo; también la nuestra. Hemos experimentado, no sin lágrimas y dolor, que Jesús en ese abrazo de vigas clavadas nos mira y nunca nos deja solos. (Del texto de la meditación de la décima estación)".
"En la vida cotidiana, a veces incluso una palabra amable y la mirada de alguien que comprende tu malestar son la mirada de Jesús". Así lo subraya Simona Spinelli en la entrevista a Radio Vaticano – Vatican News, añadiendo que "la cruz representa el máximo de cercanía en el dolor".
Me gustaría pedirle que comentara este texto que escucharemos el Viernes Santo en la décima estación. Usted escribió que "bajo la cruz toda familia, incluso la más desequilibrada, la más dolorosa, la más extraña, la más atrofiada, encuentra su sentido más profundo". ¿Qué significa esto en términos concretos?

Significa que la cruz, después de todo, es también el árbol de la vida. Es una madera clavada en la tierra y se levanta por la decisión de Dios de sacrificar a su Hijo. Ahí está María, la madre de Jesús, de pie bajo la cruz. Como madre, sólo puedo imaginar lo que uno puede sentir en un momento así. Me da escalofríos: ese sufrimiento sólo se puede sentir, ver, con los ojos del corazón. Pero todas las familias pueden encontrarse en esta situación. Es difícil explicarlo con palabras: es un poco como escuchar íntimamente la voz del Espíritu que nos habla al corazón. Esta profunda humanidad de Jesús en la cruz incluye a todas las familias. La carencia es algo que todos experimentamos, pero cada familia es feliz a su manera y cada una es también infeliz a su manera. Por eso es importante comprender -más allá de cada historia individual- el profundo sentido de una humanidad transversal que las une a todas. Y creo que toda historia familiar de sufrimiento puede verse en la cruz.
Usted también escribió: "Hemos experimentado, no sin lágrimas y dolor, que Jesús en ese abrazo de vigas clavadas nos mira y nunca nos deja solos". ¿Qué tan difícil es, según vuestra experiencia, como la de otras familias en duelo, descubrir e interceptar la mirada de Cristo en los momentos más dolorosos?

Por un lado, es difícil, pero por otro, siempre es sorprendente la cantidad de ocasiones de gracia que nos suceden: la mirada de Jesús es en realidad la mirada de todas las personas que han estado muy cerca de nosotros. Hay una soledad existencial: al final todo hombre está solo. Pero en la vida cotidiana, a veces incluso una palabra amable y la mirada de alguien que comprende tu malestar son la mirada de Jesús. Siempre digo que he conocido a Jesús porque he conocido a una persona, a personas que han sido Jesús en mi vida. La cruz representa el máximo de cercanía en el dolor. Aunque esto sea lo más difícil de vivir. El Papa dice esto: cada vez que nos encontremos con una persona debemos hacer un esfuerzo por pensar en lo que puede haber detrás de ella. Esto puede ayudarnos a ser compasivos y también nos anima a compartir la alegría. También he descubierto esto: puedes sentir un gran dolor, pero incluso en el dolor puedes experimentar momentos de alegría. Los sentimientos no son excluyentes: la riqueza de nuestros corazones y el mensaje de la cruz nos dicen que ya hay un indicio de resurrección en esta vida. Aunque a veces, al menos para mí, es más fácil sentirse cerca de Jesús en la cruz que de Jesús resucitado.
¿Cómo recibieron sus hijos esta iniciativa, han colaborado?

Un poco sorprendidos y un poco asustados. Cooperaron porque trabajamos juntos en ser una familia de "tres patas". Han colaborado para ser y convertirse en lo que somos. Y esto también con ayuda externa. Nunca lo logras solo. Nadie se salva solo, el Papa tiene razón….
Sus abuelos paternos también le dan una gran mano…
Sí, nuestros abuelos paternos nos ayudan mucho. Mi padre también nos ayudó, hasta que lo perdí también. Dos terapeutas fueron realmente valiosos. A veces, incluso reconocer que no se puede ir adelante solos es un primer paso para aceptar la ayuda de otros, incluso en la Iglesia.
En su texto menciona lo importante que es que la Iglesia extienda su mano, incluso con todas sus fragilidades…
Absolutamente, para nosotros fue fundamental.
 
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles