28.5 C
Madrid
viernes, julio 1, 2022
ReligionUcrania. Seminario de Kiev saqueado por rusos y locales hambrientos

Ucrania. Seminario de Kiev saqueado por rusos y locales hambrientos

  • 3 meses ago
  • 4Minutos
  • 867Palabras

Salvatore Cernuzio – Ciudad del Vaticano
"Fueron los militares rusos, los vecinos a los que distribuimos la ayuda nos lo dijeron. Pero también fue la población local. Están desesperados, tienen hambre, aquí todo está cerrado, por eso tuvieron la idea de venir a llevarse nuestra comida. Al menos pudieron alimentarse. No hay rastro de rencor en la voz del padre Ruslan Mykhalkiv, rector del seminario teológico católico de Vorzel, en la región de Kiev, que fue semidestruido en dos atentados ("tal vez misiles, tal vez bombas", dice) y saqueado de todo, desde el cáliz-reliquia de Juan Pablo II hasta los viejos zapatos del rector.
La noticia del saqueo circuló gracias a una publicación en Facebook del obispo de la diócesis católica latina de Kiev, monseñor Vitalii Kryvytsky, que también publicó algunas fotos. Una de ellas muestra una estatua de una Virgen decapitada. Parecía casi un gesto profanador, pero en realidad es un efecto más de la devastación que recorre Ucrania desde el 24 de febrero.
Al día siguiente del ataque ruso, el rector se llevó a los seminaristas y también a los residentes del orfanato cercano, dos monjas y cinco niños. "Llevábamos días preparados para que algo sucediera, como efectivamente ocurrió". La zona fue ocupada por el ejército. El grupo se refugió en un lugar a pocos kilómetros, en la carretera de Kiev a Bucha, tristemente conocida por lo que el Papa calificó de "masacre" de civiles. Sólo el padre espiritual, el padre Igor, que también es el párroco de la zona, permaneció en el seminario. El sacerdote permaneció hasta hace unos días, incluso después de un ataque que rompió las ventanas y destruyó una pequeña casa de huéspedes situada al lado. "Eran misiles o bombas, no grandes. Se lanzaron en el cuarto día desde que comenzó la guerra. Lo sé porque el padre espiritual nos envió las fotos".
Poco después de que el padre Igor abandonara también el seminario, otro ataque con "armas pesadas" afectó a las instalaciones, creando el caos dentro y fuera. El ejército ruso había bloqueado la entrada al territorio", dice el padre Ruslan, "sólo pudimos volver el jueves pasado y enseguida descubrimos que la puerta principal había sido abierta. Nos habían avisado voluntarios y trabajadores de Cáritas que habían ido a Bucha y, de regreso, pasaron por el seminario. Intentaron cerrar todo, pero no entraron". A pesar de que la estructura carecía de agua, electricidad y gas, el rector y otros sacerdotes aceptaron volver para arreglar las cosas. "Cuando volvimos, encontramos todo abierto de nuevo, y en el interior, nos dimos cuenta de que no eran sólo los bombardeos los que habían tenido lugar".
Se llevaron todo del seminario: ollas, routers, lavadoras, ordenadores, aires acondicionados, pequeñas herramientas. "Robaron muchos objetos litúrgicos y el cáliz de plata que Juan Pablo II había utilizado en una misa durante su visita apostólica a Ucrania en 2001. Para nosotros era una especie de reliquia, la usábamos en las grandes fiestas. El obispo mencionó que se llevaron hasta los zapatos con los que solía correr, aunque eso es realmente lo último en lo que piensa. También a los seminaristas les robaron los zapatos y la ropa.
La despensa se vació: "Teníamos algo para vivir, patatas, pasta, productos enlatados y conservas. No quedaba nada", dice el rector. "Y gracias a Dios", repite. ¿En qué sentido?  "Sabemos que fueron los rusos los que saquearon el seminario porque la gente a la que llevamos comida nos lo dijo. Nos contaron que utilizaron una técnica especial para abrir el portón y aplastar las puertas. Pero creo que también nos robaron las personas que viven aquí. Algunos desesperados solían hacerlo antes, robando pequeños utensilios de cocina. Ahora se han llevado toda la comida. Está bien… Había comida aquí y la gente tenía hambre. Todo está cerrado, ¿de dónde podrían sacar las cosas? Tuvieron esta idea, que puede no ser exactamente acorde con la conciencia, pero hay que entender el contexto de la guerra, de la ocupación. Sabían que podían alimentarse. Es justo…".
O más bien, aclara el rector, "esto es correcto, lo demás no".

Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles