26.3 C
Madrid
martes, octubre 4, 2022
ReligionMalta, una nueva evangelización para reavivar la fe

Malta, una nueva evangelización para reavivar la fe

  • 6 meses ago
  • 6Minutos
  • 1398Palabras

Antonella Palermo – Ciudad del Vaticano
El Papa Francisco ha llegado – tras el viaje previsto en mayo de 2020, saltado por la pandemia – a una isla rica en historia y naturaleza, en el corazón estratégico del Mediterráneo, encrucijada de los migrantes en la ruta Libia-Italia. Lo que se espera aquí es un renacimiento de la formación cristiana, sobre todo entre los jóvenes, una acogida basada en el respeto a todas las nacionalidades, la protección de la creación ofendida por la construcción excesiva y la superación de la carrera espasmódica por el dinero que corre el riesgo de oscurecer los valores auténticamente evangélicos.
En el país más meridional de la Unión Europea, con poco más de trescientos kilómetros cuadrados, los orígenes del cristianismo se remontan, según la tradición, a San Pablo, que se alojó aquí en el año 60 d.C. tras un naufragio provocado por una terrible tormenta. El Apóstol de los Gentiles permaneció en Malta durante tres meses, predicando, bautizando y curando a los enfermos. A lo largo de los siglos se ha desarrollado un catolicismo – hoy en día los católicos representan cerca del 85% de la población – que se caracteriza también por el elevadísimo número de fiestas patronales en las distintas localidades, una presencia muy significativa en el ámbito de la educación -hay más de 70 escuelas católicas- y numerosas instituciones eclesiásticas de promoción social repartidas por todo el territorio.
El Padre Richard Stanley Grech ofm, antiguo Provincial de los Frailes Menores en Malta, habló de la vivacidad de la Iglesia local. Subrayó el compromiso en el ámbito litúrgico, pero insistió en la necesidad de "involucrar a la población de mediana edad que ya no frecuenta asiduamente la religión católica". "Tenemos que redescubrir una nueva evangelización", dice, recordando lo que dijo Juan Pablo II al respecto durante su visita a la isla hace más de 30 años.
El padre Grech aborda lo que él llama una constatación difundida sobre una "falta de valores, una falta de espiritualidad": habla de un "materialismo que lo está dominando todo", de una carrera desenfrenada por las compras. "Siento decirlo, pero hay pobreza de valores, a pesar de que los malteses son gente buena y caritativa. Por desgracia, la fibra humana y cristiana está muy atrasada. Es como un fuego que está a punto de apagarse – dice, – y quizá un soplo de aire [como la presencia del Papa, ed] pueda regenerar la antorcha que San Pablo encendió aquí en Malta". Grech se refiere al viento del "consumismo que se está imponiendo respecto a los valores de la Iglesia de los orígenes". Reconoce que nos falta un poco de formación evangélica: "Creo que necesitamos experimentar más a Cristo a nivel personal, más allá de las procesiones – sigue diciendo – porque es desde aquí desde donde podemos contribuir a mejorar las relaciones entre las personas, a reequilibrar las prioridades" de los individuos y las comunidades.
El padre Richard presenta un tejido social, el maltés, en el que las cuestiones de justicia y paz, y de cuidado de la creación, han pasado un poco en segundo plano. "Es doloroso ver que se sigue construyendo a costa de la naturaleza, que se quiere ganar dinero y muy rápido", denuncia. Si falta esa relación profunda e íntima con Jesús -dice-, todo se pone al revés. Y esto tiene fuertes repercusiones en las acciones de las personas [los escándalos vinculados a los llamados "Panama Papers", el sistema de evasión fiscal mundial revelado en 2016, también han investido a Malta, ed.] explica Grech. Por ejemplo, la herida tras el asesinato de la periodista Dafne Caruana Galizia, que puso al descubierto la plaga de la corrupción en el país, sigue ardiendo. "La gente puede ser buena, pero se toman decisiones equivocadas – observa – lo que se discute aquí es la corrupción institucionalizada, su impunidad". Así que la gente ‘buena’ se desmoraliza de esta manera".
El hecho de que el hedonismo y la preocupación por la acumulación de dinero estén muy marcados en la sociedad maltesa es algo que también repite el jesuita maltés Oliver Borg, que ha regresado a su isla después de haber pasado mucho tiempo en misiones, especialmente en Oriente Medio y Egipto.
"Espero que la amenaza de una guerra prolongada haga reflexionar a la gente sobre el sentido de la vida. Parece que lo único que puede valer es el dinero. Necesitamos una nueva catequesis – afirma – la vida no es sólo éxito, hay mucho más: sobre todo, la atención al otro y, como repite el Papa, al otro marginado". Borg también se complace de la generosidad típica de los malteses, pero también señala que "la gente es más acogedora con los que traen dinero". Según el jesuita, relanzar pastoralmente el valor de la familia y la promoción de la vida es fundamental, especialmente entre los jóvenes.

La isla lleva tiempo experimentando una importante presión migratoria. La apertura y el respeto a la dignidad de los refugiados son el rasgo distintivo del Viaje Apostólico de Francisco, que tiene como lema “Nos mostraron una hospitalidad poco común” (Hechos 28,2)". Aquí el Papa visita el Centro que lleva el nombre de San Juan XXIII, el Laboratorio de la Paz, en el interior del centro de inmigración maltés conocido como Hal Far, fundado por el padre franciscano Dionisio Mintoff en 1971, y que ahora es gestionado por una organización de voluntarios, entre los que se encuentra un estudiante de Kenia. Tiene capacidad para unos cincuenta inmigrantes, la mayoría de los cuales proceden de Somalia, Eritrea y Sudán. El padre Oliver confía en que ésta sea una oportunidad más para acabar con lo que él y el padre Richard no temen llamar una verdadera "discriminación" en el trato a los refugiados. "Esto es algo que está muy extendido en otros lugares de Europa", afirma.
Evidentemente, Borg se refería a la crisis ucraniana y al "contraste entre la acogida de los europeos y la de los habitantes de Oriente Medio y los africanos, que nos asustan porque tienen costumbres, culturas y religiones diferentes". Tenemos miedo – precisa – de que esta gente nos quite nuestras comodidades". Y explica que la labor de los franciscanos es excelente, aunque no deja de calificar de "deplorables" las condiciones de los campos de refugiados del país. Espera que la visita del Papa sirva para desencadenar esfuerzos para mejorar las conciencias en este ámbito, protegiendo la dignidad de todo ser humano, sea cual sea su nacionalidad. Después de todo, la posición geográfica de Malta, como señala el padre Stanley Grech, es un privilegio, pero también una responsabilidad. La vocación de la isla es precisamente ser un puente entre el norte y el sur, el este y el oeste. "Debemos aprovechar esta situación: la Iglesia de Malta y los malteses pueden contribuir en gran medida a la estabilidad en el Mediterráneo".
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles