14.4 C
Madrid
viernes, octubre 7, 2022
ReligionHuertos museales: el despertar de las eco-conciencias

Huertos museales: el despertar de las eco-conciencias

  • 6 meses ago
  • 10Minutos
  • 2179Palabras

Cecilia Seppia – Ciudad del Vaticano
Durante los primeros y durísimos meses de la pandemia, confinados en la modalidad de Didáctica a Distancia, los niños de la zona de Caserta esperaban ansiosos frente al ordenador la clase de Horticultura, con el deseo de descubrir, junto a sus profesores, los secretos y las antiguas técnicas de la agricultura. Para ayudarles en su educación medioambiental, cada uno de ellos ha recibido también una "caja mágica", llamada "huerto Box", que contiene todo lo necesario para crear y cuidar un huerto: pinzas, azadas, lentes que convierten sus teléfonos móviles en microscopios, imanes, bolsas con tres tipos de tierra, que se diferencian en su permeabilidad y, por tanto, en los productos que se pueden cultivar, semillas, abonos, compostadores y fichas didácticas para seguir los experimentos. Hoy, después de mucho tiempo, vuelven a ensuciarse las manos de la mejor manera posible: junto a sus compañeros, al aire libre, en los huertos museales, los primeros en Italia creados gracias a una iniciativa realmente única.
Horticultura es el proyecto de Terra Felix y Legambiente Geofilos, que junto con otros socios aprovecharon una oportunidad ofrecida por la fundación "Con i Bambini" para combatir la pobreza educativa de los niños. Hasta ahora ha creado huertos museales en zonas ocupadas por el patrimonio cultural: el Palacio Real de Caserta, el Parque Arqueológico de Pompeya, el Museo Arqueológico del Agro Atellano, el Museo de la Antigua Capua y el Anfiteatro de Campania. Un proyecto para niños, sin embargo, nacido de una idea de los ancianos de la región. 
Desde hace algunos años, de hecho, en el Casale di Teverolaccio, un edificio del siglo XVII en Succivo, hay huertos sociales atendidos por personas mayores de 60 años que se encuentran en una condición de fragilidadl: esos abuelos que, como los define el Papa, son "riqueza y raíces", que demasiadas veces se consideran inútiles, improductivos y, por tanto, se dejan al margen de la sociedad. 
Cuando los escolares de la zona de Caserta vinieron a visitar el Casale -dice Ivan Esposito, responsable de comunicación de Horticultura- y conocieron a estos canosos jardineros, se quedaron asombrados con su trabajo, haciendo preguntas sobre cómo cultivar la tierra, cómo sembrar las semillas, cómo preparar la tierra, recibiendo lecciones prácticas pero también descubriendo historias con sabor antiguo, que sonaban como cuentos maravillosos a sus oídos. Fueron precisamente las personas mayores las que nos inspiraron para ampliar esta experiencia, que hoy combina arte y medio ambiente, belleza y sabiduría, cuidado y protección no sólo del patrimonio cultural, en torno al cual ya existe una cierta solicitud, sino de un bien, el medio ambiente, todavía demasiado herido y despreciado.
Los niños de las cuatro escuelas primarias implicadas (IC Calcara en Marcianise, IC Mazzocchi en Capua Vetere, DD Orta di Atella y CD Pompei en Nápoles), unos 400 divididos en clases, vuelven con sus profesores a cultivar el huerto: desde la siembra, pasando por el mantenimiento, la limpieza y la cosecha, en un proceso que sigue la estacionalidad de las verduras, las frutas o las hortalizas, que se llevan a casa con gran satisfacción y alegría en cuanto maduran. 
Cuando la tierra tiene que descansar o los productos se están incubando -añade Esposito- trabajamos en cambio en la educación ambiental, en la alimentación sana; hacemos una serie de experimentos de física o botánica para que los niños entiendan, por ejemplo, qué es la fotosíntesis o el compostaje y para que sean lo más conscientes posible de lo que comen o de cómo funciona la naturaleza a su alrededor. 
El intercambio intergeneracional en este proyecto se considera, como debe ser siempre, un paradigma de valor inestimable. 
Un huerto -explica Esposito- necesita un mantenimiento y un cuidado constantes, por lo que la mayor parte del trabajo la realizan nuestros "abuelos jardineros". Si no fuera por ellos, no habría un huerto utilizable en el que los niños pudieran realizar sus actividades durante las tres o cuatro veces al mes en que están físicamente presentes. Les enseñan todo a los niños. Son pensionistas, lejos de ser inactivos, al contrario, motivados y generosos, con el tipo de generosidad que genera la innovación social. 
Por su parte, los pequeños los introducen con la misma paciencia y cariño en el mundo de la informática, en el uso de las apps para cuidar un huerto o para comer sano, y este intercambio, este encuentro, que viaja a varios niveles, "es como la levadura que fermenta el pan".
"Mens sana in corpore sano" reza un pasaje de la Sátira de Juvenal: una frase latina transmitida a lo largo de los siglos que dice mucho sobre cómo el primer elemento de bienestar y equilibrio ecológico es el propio hombre en su totalidad, al que Dios, a través de la naturaleza y el medio ambiente, le ha dado todo lo necesario para sentirse bien, alimentando cuerpo y mente. 
Nuestro proyecto -continúa Esposito- se hace eco de muchos puntos importantes expuestos por el Papa Francisco en Laudato si’. Por ejemplo, el capítulo 6 de la encíclica está dedicado a la educación ecológica, a la necesidad de mantener esa armonía que parte del crecimiento interior. Y esta es la perspectiva desde la que trabajamos con los niños para transmitirles el sentido de la responsabilidad hacia la Casa Común, el placer de la cooperación con los demás y la idea de mantener el bienestar psicofísico. 
Horticultura también trabaja en temas de alimentación saludable, y sabemos que muchos trastornos alimentarios tienen raíces psicológicas y relacionales. El consumismo, entre otras cosas, conduce a un enfoque equivocado de la alimentación y acaba llevando a los jóvenes a cubrir su soledad, su falta de autoaceptación y su sufrimiento con la comida. De nuevo en el capítulo 6 de la Laudato si’, el Pontífice se detiene en el valor y la importancia de la belleza, que en nuestro proyecto se encarna en el arte, en el patrimonio arqueológico y cultural, parte integrante de nuestro entorno, que se potencia aún más a través de los huertos:
 "Muchos jóvenes vienen al huerto y luego visitan los lugares museales y quedan embelesados", añade.
Pero en esta zona, ahora tristemente conocida como la "Terra dei Fuochi" (Tierra de los Fuegos), existe otro grave problema: el de las ecomafias, o la propagación de todas aquellas actividades ilegales llevadas a cabo por organizaciones criminales de tipo mafioso que causan daños al medio ambiente, no sólo en términos de contaminación o mediante el tráfico y la eliminación ilegal de residuos, sino también la construcción ilegal a gran escala, los incendios forestales y la ilegalidad en el mercado agroalimentario: un conjunto de delitos ambientales que hace ganar millones a las ecomafias, pero que obviamente empobrece al territorio y a los ciudadanos. 
De alguna manera, el "buen abono" de Horticultura también llega aquí. A partir de los años 90, en las provincias de Nápoles y Caserta -continúa Esposito- el tráfico de residuos de todo tipo y su eliminación ilegal han provocado el enterramiento en estos lugares, sobre todo en el campo, de muchas sustancias nocivas para el medio ambiente y para el ser humano, causando daños materiales y problemas de salud generalizados, que afectan incluso a los niños. Las ecomafias son el emblema mismo de la mentalidad consumista, porque reducen y tratan a la naturaleza y a las personas como cosas, bienes que poseen. Por ello, la recuperación de la belleza, el cultivo adecuado, la alimentación ecológica, atenta a la biodiversidad, y más aún la educación ambiental que forme y despierte conciencias ecológicas, en esta zona nuestra tan rica y a la vez llena de bolsas de degradación, nos han parecido vectores necesarios a través de los cuales promover el cambio".
Con el fin de reurbanizar estos lugares y alejarlos del poder de la mafia, devolviéndolos a la comunidad, el proyecto ya ha conseguido un excelente resultado en el Parque Real que rodea el Palacio Real de Caserta, concretamente en el barrio de I Liparoti, construido en 1769 para acoger a los marineros de Lípari. A finales de año, la antigua aldea se transformará en un punto de acogida experimental y se utilizará por primera vez para realizar talleres y actividades educativas: "Ayudar a los niños a redescubrir la agricultura y el vínculo con la tierra significa también ayudar a toda la comunidad a redescubrirse a sí misma y su vocación más auténtica -dice Esposito- y desde aquí podemos pensar juntos en modelos de desarrollo mejores que los que se han seguido hasta ahora, basados sobre todo en el consumo de tierras y la especulación inmobiliaria, que durante años han sido la principal fuente de beneficios para el crimen organizado". 
Lo que estamos haciendo es, por tanto, un cambio de rumbo, una conversión ecológica, que empieza por los más pequeños pero quiere extenderse a todos. La zona de I Liparoti, de unos 1.500 metros cuadrados, estaba cubierta de residuos y materiales diversos que habían sido devorados por la vegetación, y había chabolas y construcciones no autorizadas hechas de chapa y todo tipo de objetos reciclados. Cercas, cobertizos para herramientas, gallineros. Tras limpiar toda la zona de maleza, matorrales y zarzas, se encontraron también escombros de construcción, metal, plástico y amianto. Horticultura fue una oportunidad para dedicar inmediatamente la zona desbrozada y restaurada a algo bello y útil.
El proyecto Horticultura recorre las calles y plazas de las zonas implicadas con el Huertobús, una furgoneta eléctrica de bajo impacto ambiental, coloreada con hortalizas y frutas, que revela sus tesoros en cada parada y ofrece un espacio para juegos interactivos con niños de 6 a 10 años, desarrollando los temas típicos de Horticultura: alimentación sana, agricultura y tradiciones alimentarias, trabajando sobre todo en la lucha contra la pobreza educativa. 
Muchos niños -puntualiza Esposito- están hoy convencidos de que las cosas que comemos nacen en las estanterías de los supermercados, y por tanto el ser humano queda relegado a la dimensión de comprador, de cliente, y eso hace que los adultos no hayamos sido capaces hasta ahora de transmitirles el verdadero vínculo con la naturaleza, con el medio ambiente. Esto significa que los adultos aún no hemos sido capaces de transmitirles la verdadera conexión con la naturaleza y el medio ambiente. Especialmente aquí, donde la delincuencia organizada ha invertido en ofender al medio ambiente, fomentando una cultura y una economía de la muerte, queremos ofrecer un contrapeso mediante la belleza y la reurbanización. 
El "bozal" de Huertobus ya está despertando muchas adhesiones y simpatías, y son muchos los niños de otros colegios que acuden a los yacimientos arqueológicos para visitar los huertos museales. También son muchos los profesores que piden replicar la experiencia del huerto en sus propios colegios, dada su versatilidad pedagógica: al fin y al cabo, el huerto no es más que una gran aula al aire libre en la que se puede enseñar ciencia en directo, donde se puede conocer y conectar con la tierra y también acercarse al arte y a la historia.
 
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles