23.4 C
Madrid
martes, julio 5, 2022
SociedadFrancia: Un país fracturado y una segunda vuelta incierta

Francia: Un país fracturado y una segunda vuelta incierta

  • 3 meses ago
  • 7Minutos
  • 1377Palabras

Como se esperaba, la votación del 10 de abril no purgó la situación provocada por la irrupción de Emmanuel Macron en 2017 en la frágil estructura del sistema de partidos. Al contrario. Lejos de estabilizar un nuevo orden político, la primera vuelta desvela un incierto paisaje lunar del que parecen quedar excluidos los antiguos partidos del Gobierno, tanto a la derecha como a la izquierda: hace cinco años, con Benoît Hamon con un 6,36 %, era el Partido Socialista el que se dirigía a la salida; ahora les toca hundirse a Los Republicanos, divididos entre Emmanuel Macron y Éric Zemmour, y que se encuentran por debajo del 5 %, mientras que el Partido Socialista, superado por Jean Lassalle y Fabien Roussel, consigue la puntuación más baja de su historia, con menos del 2 %.

Se trata de un terrible descenso a los infiernos en una Francia de dos velocidades en la que, paradójicamente, los partidos que siguen siendo los dueños del juego a nivel local están siendo decapitados a nivel nacional.

Triángulo mortal

En vez de reformar las instituciones políticas revitalizando el equilibrio de poderes y favoreciendo las condiciones para una plena representación democrática, se ha dejado que la implacable mecánica de la elección presidencial haga su trabajo de guillotina seca, en un ambiente donde la ira y el miedo compiten con la resignación.

Entre el fuego cruzado, basado en el voto útil o el voto refugio, y el voto de protesta, la antigua bipolarización derecha/izquierda ha pasado de moda.

Ha llegado el momento de que los votantes se agrupen en torno a tres polos: un polo de extrema derecha, con el 32,29 % de los votos, 1,6 millones más que en 2017; un polo de izquierda radical, autoproclamado por Mélenchon como unidad popular, con el 22 %; y un polo central en torno al presidente en funciones, que recibió el 27,84 % de los votos.

Alrededor de este último, aislado en medio de las arenas movedizas, un hábitat disperso para los jirones de los partidos no alineados con los polos: Roussel, Jadot, Pécresse o Hidalgo sólo suman el 13,45 % (4 727 073 votos). Sólo Valérie Pécresse, al bajar a 1 679 470, perdió 5 533 525 de los votos recogidos por François Fillon.

Los republicanos, atrapados entre la extrema derecha y Emmanuel Macron, se han visto por tanto especialmente afectados por el naufragio: han sido desviados por estos dos polos. Una desventura similar les ocurrió a los ecologistas y a los socialistas, víctimas colaterales de las sirenas del voto útil cantadas por Jean-Luc Mélenchon.

Espectaculares derrotas

En este juego de vasos comunicantes, algunas derrotas son especialmente espectaculares: de los doce candidatos, sólo tres superan el 20 %, mientras que nueve están por debajo del 10 % y ocho, del 5 %. ¡Y casi 15 puntos separan al cuarto del tercero! Extraña desconexión de un campo político en plena recomposición, cuya coherencia con el paisaje político local es difícil de captar. Recordemos que en 2017 los cuatro primeros candidatos estaban dentro de un pañuelo.

Jean-Luc Mélenchon puede presumir de un resultado más alto de lo que sugerían los sondeos, aunque probablemente menos importante de lo que esperaba: con un 21,95 %, aumentó en 655 000 votos respecto a 2017 (+5,97 %). La aportación de un voto útil de ecologistas y socialistas no es suficiente para compensar el hándicap que supone la presencia de su antiguo aliado comunista, que esta vez ha ido en solitario: no ha conseguido superar por 421 000 votos a Marine Le Pen.

Emmanuel Macron, en cambio, logró salir airoso, aventajando a su principal rival en casi cuatro puntos. Con el 27,84 % de los votos, mejora su resultado de 2017 en más de 1 130 000 votos (+13%). En cuanto a Marine Le Pen, con un 23,15 % ha conseguido, gracias a una inteligente utilización del voto útil, superar el hándicap de una candidatura Zemmour y avanzar en más de 450 000 votos respecto a la elección anterior (+5,96 %).

Transferencias de votos

El camino hacia la segunda ronda está lleno de incertidumbres y escollos. Porque el juego que está a punto de jugarse es doblemente complejo. Está, por supuesto, la designación del ocupante del sillón presidencial. Pero más allá de eso, está la cuestión de la eficacia de las instituciones y su capacidad para responder a las expectativas de un país profundamente dividido y fracturado.

El resultado de la primera ronda deja una falsa claridad sobre el resultado de la segunda. Esta cristalización tripolar antagónica dificulta lo que es uno de los dos elementos esenciales de la dinámica de una segunda vuelta: las transferencias de votos.

Marine Le Pen no parece tener nada de qué preocuparse desde este punto de vista, ya que la textura del voto de extrema derecha es homogénea y los otros dos candidatos de su campo, Éric Zemmour y Nicolas Dupont-Aignan, piden sin sorpresa y sin condiciones el voto para ella. Además, dada la actitud del número 2 en las primarias de Los Republicanos (LR), Éric Ciotti, partidario de la derecha dura, puede esperar una parte de los votos recogidos por Valérie Pécresse.

Y la guinda del pastel, en el marco de una especie de “todo menos Macron”, podría beneficiarse de algunos votos de Jean-Luc Mélenchon, aunque este último llamó varias veces el domingo por la noche a no “dar ni un solo voto” a la extrema derecha (si bien es cierto que sin dar una instrucción a favor de Emmanuel Macron).

Una campaña difícil para Emmanuel Macron

Frente a estos dos bloques unidos por su común hostilidad al presidente-candidato, Emmanuel Macron no dispone de los mismos recursos potenciales. Es cierto que Anne Hidalgo, Valérie Pécresse, Yannick Jadot y Fabien Roussel han llamado firme y claramente a votar por él. Pero su potencial sigue siendo escaso, suponiendo que sea disciplinado. Tendrá que luchar mucho para atraer hacia él a los votantes de izquierda que habrán votado a Mélenchon para evitar demasiada desgracia en su campo. Sólo queda jugar con la participación y crear una dinámica entre los abstencionistas de la primera vuelta. Esta participación fue mediocre: sólo dos puntos más que en 2002 y cuatro menos que en 2017. Por lo tanto, hay que esperar un apoyo.

Esto estará relacionado con la segunda dimensión de la elección: la eficacia democrática en el funcionamiento de las instituciones. Porque hay un déficit de confianza en los representantes elegidos. De hecho, hay pocas posibilidades de que el 24 de abril purgue a Francia del malestar fomentado en la opinión pública. El riesgo de que se ponga en duda la legitimidad del ganador es alto.

Los años que acaban de pasar han demostrado suficientemente que las elecciones, por muy brillantes que sean, no bastan por sí solas para garantizar el consentimiento a la política. Será necesario inventar un modo de gobierno que rompa el estancamiento en el que la ilusión presidencialista ha sumido al país durante décadas.

El horizonte sería muy diferente si, en lugar de reducirse a un presidencialismo de humo y espejos, el legislativo proporcional permitiera el pluralismo y la diversidad de opiniones a representar. Y si el funcionamiento de las instituciones fuera más respetuoso con el equilibrio de poderes. Fue un grave error del quinquenio ahorrarse esta reforma. Ahora hay que pagar el precio.

Emmanuel Macron parece haberlo entendido, ya que declaró en la noche de la primera vuelta:

“Estoy dispuesto a inventar algo nuevo para aunar convicciones y sensibilidades diversas”.

A falta de medios para actuar inmediatamente, tiene que intentar convencer a la gente de cómo piensa proceder para salir de esta práctica vertical y concentrada en el ejercicio del poder.

Al leer los resultados de la primera ronda, el ejercicio promete ser peligroso. Danton dijo que el entusiasmo era necesario para fundar una República. También es necesario conservarlo.

Francia: Un país fracturado y una segunda vuelta incierta

Claude Patriat ne travaille pas, ne conseille pas, ne possède pas de parts, ne reçoit pas de fonds d’une organisation qui pourrait tirer profit de cet article, et n’a déclaré aucune autre affiliation que son organisme de recherche.

Check out other tags:

Most Popular Articles