26.3 C
Madrid
martes, octubre 4, 2022
ReligionEvangelii gaudium y lo esencial de la fe

Evangelii gaudium y lo esencial de la fe

  • 6 meses ago
  • 4Minutos
  • 768Palabras

Andrea Tornielli
Ante las tres mil personas que se congregaron frente al santuario de Ta’ Pinu, en la isla maltesa de Gozo, a última hora de la tarde del sábado, el Papa Francisco habló sobre lo esencial de la fe. Y llamó la atención su elección de añadir al texto preparado la frase: "La alegría de la Iglesia es evangelizar". Francisco no lo repitió sólo una vez, sino siete veces. Al final de cada párrafo repitió que esa es la alegría de la Iglesia, evangelizar. Es Evangelii gaudium, la exhortación de noviembre de 2013, que representa la hoja de ruta de su pontificado.

Volver a los orígenes, explicó Francisco, no es una vaga idea de inmersión improbable en un pasado remoto, ni la idealización de épocas que no volverán. Volver a los orígenes significa volver a lo esencial, es decir, recuperar el espíritu de la primera comunidad cristiana, volver al corazón de la fe. Y el corazón de la fe es la relación con Jesús y el anuncio de su Evangelio a todo el mundo. Esto, y sólo esto, es lo esencial.
 
Por tanto, la preocupación de la Iglesia no puede ni debe ser la del prestigio de la comunidad y de sus ministros, no puede ni debe ser su influencia social, es decir, "contar", ser "relevante" en el escenario mundial, en la sociedad, en los lugares de poder. No puede ni debe ser la búsqueda de espacio y atención. Tampoco puede ser el refinamiento del culto, las ceremonias perfectas que corren el riesgo de convertirse en lo que Joseph Ratzinger llamó "un teatro vacío". La preocupación por el anuncio y el testimonio, el intento de encontrar todos los medios posibles para que los hombres y mujeres de nuestro tiempo se encuentren con Jesús vivo, esto es lo que movía a los discípulos del Nazareno y lo que mueve a los que dan testimonio del Evangelio hoy. Porque la alegría de la Iglesia es evangelizar, es decir, difundir la alegría del mensaje cristiano.
Es significativo que nueve años después de su elección como Obispo de Roma, Francisco vuelva a retomar la Evangelii gaudium, su mensaje más importante y menos comprendido. Un mensaje que ha encontrado resistencia, pero que también se ha arriesgado y corre el riesgo de convertirse en un eslogan por parte de quienes repiten acogerlo. De este modo, incluso el anuncio del Evangelio acaba siendo enjaulado en el aparato, para ser encajado en las estructuras y estrategias del marketing religioso. Incluso el camino sinodal que el Papa deseó con fuerza para toda la Iglesia no está exento de este riesgo, el de ser "normalizado" en las burocracias eclesiásticas en lugar de ser riesgo, apertura, escucha de todos para un renovado impulso misionero.
Existe una prueba de fuego, explicó Francisco, para verificar la eficacia con la que la Iglesia está impregnada del espíritu del Evangelio. Es la acogida, la libre acogida del sufrimiento. A los fieles de Malta, isla que ha sido "puerto seguro" durante siglos, y lugar de desembarco donde llegó San Pablo y donde los primeros cristianos fueron tratados "con rara humanidad", el Papa les recordó: "No podemos acogernos sólo entre nosotros, a la sombra de nuestras hermosas Iglesias, mientras fuera tantos hermanos y hermanas sufren y son crucificados por el dolor, la miseria, la pobreza y la violencia". Estas palabras se hacen eco de las del padre de la Iglesia, San Juan Crisóstomo, que en uno de sus famosos sermones decía: "¿Queréis honrar el cuerpo de Cristo? No permitas que sea objeto de desprecio en sus miembros, es decir, en los pobres, que no tienen ropa para cubrirse. No le honréis aquí en la iglesia con paños de seda, mientras fuera le descuidáis cuando sufre frío y desnudez". Hoy, como hace dos mil años, la misma prueba de fuego.
Agenda del Papa
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles