17.2 C
Madrid
martes, septiembre 27, 2022
ReligionEl Papa en la Misa Crismal: Un sacerdote mundano es un pagano clericalizado

El Papa en la Misa Crismal: Un sacerdote mundano es un pagano clericalizado

  • 6 meses ago
  • 5Minutos
  • 1187Palabras

Cecilia Mutual – Ciudad del Vaticano

 “Ser sacerdotes es, queridos hermanos, una gracia, una gracia muy grande que no es en primer lugar una gracia para nosotros, sino para la gente”, lo afirmó el Papa Francisco en su homilía al presidir esta mañana, en la Basílica de San Pedro, la concelebración de la Misa Crismal con los patriarcas, cardenales, arzobispos, obispos y presbíteros presentes en Roma. Una celebración en la que el Pontífice bendice el óleo de los catecúmenos y de los enfermos, consagra el Crisma y los sacerdotes renuevan sus promesas sacerdotales.
Iniciando su homilía, el Papa se refiere a la lectura del profeta Isaías leída durante la celebración y recuerda que es el Señor mismo quien paga el salario del sacerdote, su recompensa, es decir, “su Amor y el perdón incondicional de nuestros pecados a precio de su sangre derramada en la Cruz”.
No hay salario mayor que la amistad con Jesús. No hay paz más grande que su perdón. No hay precio más costoso que el de su Sangre preciosa, que no debemos permitir que se desprecie con una conducta que no sea digna.
Es decir, subraya a continuación el Obispo de Roma, “estas son invitaciones del Señor a que le seamos fieles, a ser fieles a su Alianza, a dejarnos amar, a dejarnos perdonar; no sólo son invitaciones para nosotros mismos, sino también para poder así servir, con una conciencia limpia, al santo pueblo fiel de Dios”.
“Fijar los ojos en Jesús es una gracia que, como sacerdotes, debemos cultivar”
“Al terminar el día – es el consejo del Papa – hace bien mirar al Señor y que Él nos mire el corazón, junto con el corazón de la gente con la que nos encontramos. No se trata de contabilizar los pecados, sino de una contemplación amorosa en la que miramos nuestra jornada con la mirada de Jesús y vemos así las gracias del día, los dones y todo lo que ha hecho por nosotros, para agradecer. Y le mostramos también nuestras tentaciones, para discernirlas y rechazarlas”.
"Se trata de entender qué le agrada al Señor y qué desea de nosotros aquí y ahora, en nuestra historia actual, añade Francisco, y dejar que el Señor mire nuestros ídolos escondidos nos hace fuertes frente a ellos y les quita su poder”.
A continuación, el Santo Padre compartió con los presentes tres espacios de “idolatría escondida” en los que el Maligno utiliza sus ídolos para depotenciar la vocación de los pastores y alejarlos “de la presencia benéfica y amorosa de Jesús, del Espíritu y del Padre”.
El primer espacio de idolatría escondida es aquella que se abre donde hay mundanidad espiritual que es «una propuesta de vida, es una cultura, una cultura de lo efímero, una cultura de la apariencia, del maquillaje». Su criterio es el triunfalismo, un triunfalismo sin Cruz, afirma Francisco.
Es la mundanidad de andar buscando la propia gloria nos roba la presencia de Jesús humilde y humillado, Señor cercano a todos, Cristo doloroso con todos los que sufren, adorado por nuestro pueblo que sabe quiénes son sus verdaderos amigos. Un sacerdote mundano no es otra cosa que un pagano clericalizado.
Otro espacio de idolatría escondida echa sus raíces allí donde se da la primacía al pragmatismo de los números. Los que tienen este ídolo escondido se reconocen por su amor a las estadísticas, pero las personas no se pueden “numerar”, y Dios no da el Espíritu “con medida”, advierte el Papa y añade:
Una característica de los grandes santos es que saben retraerse de tal manera que le dejan todo el lugar a Dios. Este retraimiento, este olvido de sí y deseo de ser olvidado por todos los demás, es lo característico del Espíritu, el cual carece de imagen propia simplemente porque es todo Amor que hace brillar la imagen del Hijo y en ella la del Padre. El reemplazo de su Persona, que ya de por sí ama “no aparecer”, es lo que busca el ídolo de los números, que hace que todo “aparezca” aunque de modo abstracto y contabilizado.
El tercer espacio de idolatría escondida es el que se abre con el funcionalismo y se trata de un ámbito seductor en el que muchos, “más que con la ruta se entusiasman con la hoja de ruta”, dice el Pontífice.  “La mentalidad funcionalista no tolera el misterio, va a la eficacia. De a poco, este ídolo va sustituyendo en nosotros la presencia del Padre”.
El sacerdote con mentalidad funcionalista tiene su propio alimento, que es su ego. En el funcionalismo, dejamos de lado la adoración al Padre en la pequeñas y grandes cosas de nuestra vida y nos complacemos en la eficacia de nuestros planes.
Continuando su reflexión el Papa explica que en estos dos últimos espacios de idolatría escondida (pragmatismo de los números y funcionalismo) se reemplaza la esperanza, que es el espacio del encuentro con Dios, por la constatación empírica. “Es una actitud de vanagloria por parte del pastor" – advierte – que "lastima la fidelidad de la alianza sacerdotal y entibia la relación personal con el Señor". Y señala que es Jesús "el único camino para no equivocarnos en saber qué sentimos, a qué nos conduce nuestro corazón. Él es el único camino para discernir bien”.
Jesucristo, hace que se revelen estos ídolos, que se vea su presencia, sus raíces y su funcionamiento, y así el Señor los pueda destruir. Y debemos recordarlos, estar atentos, para que no renazca la cizaña de esos ídolos que supimos esconder entre los pliegues de nuestro corazón.
El Papa se dirige finalmente a San José, pidiéndole la liberación “de todo afán de posesión",  que es la tierra fecunda en la que crecen los ídolos. Y concluyendo, pide también la gracia "de no claudicar en la ardua tarea de discernir estos ídolos que, con tanta frecuencia, escondemos o se esconden”.
Agenda del Papa
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles