17.6 C
Madrid
jueves, octubre 6, 2022
ReligionEl eco de Laudato si' entre los valles del Oasis del Ciervo y la Luna

El eco de Laudato si' entre los valles del Oasis del Ciervo y la Luna

  • 6 meses ago
  • 9Minutos
  • 2152Palabras

Cecilia Seppia – Ciudad del Vaticano
Mujeres víctimas de la violencia, menores maltratados, jóvenes discapacitados, presos, refugiados y desplazados son los protagonistas de esta historia, ambientada en la mayor reserva del WWF en Italia, situada en el Monte Arcosu, en el corazón del parque natural del Gutturu Mannu, a 20 kilómetros de la ciudad de Cagliari.  Cuatro mil hectáreas de belleza incontaminada donde los pobres, los frágiles, los últimos en el sentido evangélico, no sólo encuentran un "hogar", sino que viven inmersos en él, cubiertos por el manto blanco de la luna, que, en Cerdeña, quién sabe por qué, parece cada vez más cercana, entre ciervos, cabritos, jabalíes, aves raras y otras mil especies animales y vegetales.
El presidente de la fundación, Ugo Bressanello, un exitoso directivo del mundo de las telecomunicaciones que, en la cúspide de su carrera en 2005, decidió dejarlo todo para dedicarse a los pequeños con dificultades, nos habla del proyecto "Oasi del Cervo e della Luna", fruto de un acuerdo entre el WWF y Domus de Luna.  Un factor decisivo en su decisión de apretar el botón de "reset", dejando su sólida mesa de trabajo como Director de Medios de Comunicación de Tiscali, fue el encuentro amoroso con su hijo adoptivo, cuya mirada, afirma, "me hizo ver que había un universo por descubrir, desconocido hasta entonces, que quería ser útil en otro lugar y que podía utilizar el dinero de otra manera, para dar una oportunidad a quienes no tenían papá y mamá".  Y así, con su mujer Petra y sus otros hijos, en Cerdeña, donde ya se había trasladado por trabajo hacía unos años directamente desde Silicon Valley, comenzó a abrir hogares para niños abandonados, justo cuando el gobierno estaba cerrando orfanatos en Italia. Ya sin chaqueta ni corbata, Bressanello dejó de hablar de estrategias de marketing y planes de desarrollo para concentrarse en los alimentos, los biberones y los pañales.  "Pensaba tomarme un año de descanso -continúa- y dedicarme a este mundo; luego tomé el pulso, porque ver las caras pasar de la tristeza a la alegría te llena, te dona mucho más de lo que das, y durante casi veinte años ésta ha sido mi vida".  Durante este tiempo, utilizando sus habilidades como dirigente, Bressanello ha conseguido garantizar la hospitalidad y el cuidado de niños de hasta tres años y de mujeres embarazadas o con hijos recién nacidos que han pasado por la drogadicción, la prostitución, la violencia y la pobreza. También dirige su atención a los adolescentes abandonados con problemas familiares; a los padres de niños que se ven obligados a pasar largas temporadas en hospitales lejos de casa; a los niños con enfermedades mentales.  Pero su "multinacional de la solidaridad" no se detiene en la construcción de estas casas.  Domus de Luna, a través de la Locanda dei Buoni e Cattivi, una casa-restaurante de la capital sarda, ofrece a chicos y madres salidos de la comunidad o a jóvenes, indicados por el Centro de Justicia de menores, una oportunidad de reinserción social y laboral; funda ‘Exmè, un lugar simbólico, una alternativa a la cultura de la calle, que se surge en el lugar de un antiguo mercado cívico abandonado y utilizado para el tráfico de drogas, las apuestas ilegales y las peleas de animales, en uno de los barrios más degradados de la periferia de Cagliari: allí los jóvenes pueden reunirse y utilizar la música, el arte y el deporte como medio de expresión, una oportunidad educativa y también para frenar el fenómeno galopante del abandono escolar. Por último, desde el inicio de la pandemia Domus de Luna ha ayudado concretamente a 5 mil familias en dificultades, entregando la "bolsa de las compras" a quienes han perdido su empleo. Y aquí estamos, en 2019 en el Oasis del Ciervo y la Luna.
En la década de 1980 era una reserva privada donde se practicaba la caza furtiva del ciervo sardo, que estaba en peligro de extinción. Gracias a una gran campaña de recaudación de fondos, el WWF pudo comprar una gran parte de la zona y dedicarse a su preservación. El número de animales ha pasado de unas pocas docenas a más de 1500, con una fuerte intervención para proteger su hábitat. El territorio de esta zona tiene una morfología bastante accidentada: se caracteriza por largos valles en los que fluyen impetuosos arroyos y estanques naturales, cuyo caudal se reduce drásticamente en verano. La fauna presente es sumamente interesante, mientras que desde el punto de vista de la flora, la reserva alberga un extenso bosque mediterráneo en el que dominan las encinas y los alcornoques y el sotobosque. Sin embargo, el enorme trabajo del WWF fue barrido en un instante por la excepcional inundación de 2018, que no solo causó muertes y daños en varias partes de la región, sino que también destruyó la reserva, borrando todos los senderos e infligiendo graves heridas a la vegetación. Frente a esta destrucción, unos años después de que la furia del ciclón Cleopatra arrasara la isla, se produjo una especie de "milagro". El hombre, uno de los principales responsables de la destrucción sistemática del medio ambiente, tirano y verdugo, se convierte en su médico. De ahí nació la colaboración con Domus de Luna y el Centro de Justicia Juvenil de Cagliari, gracias a la cual los jóvenes detenidos en la cárcel de Uta, y otros en libertad condicional, se dedican al mantenimiento del patrimonio natural y a la protección de la biodiversidad, utilizando también la tecnología para la protección y prevención de incendios y nuevas inundaciones, así como la puesta en marcha de estructuras y sistemas para la eficiencia energética, diseñados para reducir el impacto ambiental a cero.
Pero eso no es todo. "Los cerca de 80 jóvenes que vienen a trabajar aquí – explica Bressanello – se encargan de dar la bienvenida y recibir a los turistas. Se emplean en las zonas de refrigerio, donde, entre otras cosas, se sirve comida tradicional y vinos típicos de Cerdeña para ofrecer a los visitantes un viaje, también a través del gusto, a nuestra tierra; pero también se dedican a la agricultura social, con la recogida y procesamiento de plantas medicinales, la producción de miel… Es un proyecto que combina tres palabras: ambiente, compromiso social y futuro, con el objetivo de dar trabajo y redención a personas que tienen historias muy diferentes, y esta es quizás precisamente la característica de nuestro proyecto: acogemos a mujeres víctimas de la violencia, a jóvenes con discapacidad, síndrome de down o autismo, a jóvenes que vienen del sistema penal, a drogodependientes. Diferentes historias que en este ‘paraíso terrenal’ encuentran la posibilidad de trabajar juntos, aprender nuevos oficios, disfrutar de maravillosos paisajes".
"Esta proximidad, esta integración – continúa Bressanello – genera experiencias muy positivas: las personas se enriquecen mutuamente, aprenden a quererse, ven surgir la esperanza de entre los montones de escombros. Al principio, sólo venían internos varones, y el Oasis parecía un poco un ‘cuartel’, con un lenguaje y unos modales que no eran precisamente educados y amables, luego, con la llegada de las mujeres y de las personas con discapacidad, hubo un cambio. Se creó un ambiente familiar y sereno, de educación y respeto, y por eso nos orientamos hacia la contaminación. Aquí se crean relaciones profundas, y el entorno, la naturaleza, es fundamental, ¡es el pegamento! Para los detenidos, a los que recogemos todas las mañanas con un minibús, lo es aún más. Viven todo el día en la cárcel, entre cuatro paredes y mil barrotes, luego vienen aquí, cuando les toca, y se encuentran inmersos en este espacio infinito y hermoso que les proporciona otro tipo de refugio, una casa, pero al aire libre, pueden oír el agua correr, el rebuzno de los ciervos, el viento en la cara. En todos estos años, ¡ninguno de ellos nos ha dado un problema!". Domus de Luna también lleva a cabo actividades educativas a medida, gracias a la presencia de educadores y psicólogos especializados que permiten combinar el entorno con temas relacionados con el crecimiento, las opciones de vida y el descubrimiento de nuevas pasiones y talentos.
"He trabajado con varios sacerdotes en mi vida, en primer lugar con padre Mazzi, pero no soy una persona que conozca bien el catecismo – bromea Bressanello – y, sin embargo, he visto con mis propios ojos las cosas extraordinarias que pueden surgir del encuentro entre la naturaleza herida y una persona también puesta a prueba. Hay una chispa de vida nueva que una da a la otra, el medio ambiente al hombre, y así reconozco en esta ósmosis, el camino del Bien con mayúscula. Mucho de lo que hacemos aquí en el Oasis está contenido y tratado en la encíclica del Papa Francisco. No es sólo ecología integral. Es la justicia, la solidaridad, la caridad en su sentido más amplio, el deseo de cuidar este patrimonio común, también combatiendo el consumismo desenfrenado, con opciones solidarias, con inversiones en algo que permanecerá y que es justo que permanezca intacto para las generaciones futuras. Alejarse de la lógica del retorno inmediato y dedicarse al entorno, sabiendo que otros podrán disfrutarlo. No estamos levantando la voz, ni mucho menos. Aquí estamos acostumbrados a la maravilla del silencio, pero quizás a través de este proyecto podamos lanzar también un llamamiento a los políticos para que tomen decisiones responsables…".
Bressanello tiene millones de historias que contar, pero hay una anécdota que nos desvela. "En los últimos años he sido testigo de muchos episodios que están destinados a permanecer en mi memoria y que me dan fuerzas para continuar por este camino. Hay un joven, un prisionero, que viene al Oasis desde hace mucho tiempo. No habla mucho, es bastante tímido. Debido a su habilidad con la madera, primero pensamos en encargarle la restauración de una valla dañada por la inundación. Entraba, cogía sus herramientas, empezaba a lijar y se enjugaba constantemente los ojos. Yo pensaba que era el serrín y también me preocupaba que el polvo le hiciera daño, pero en cambio eran lágrimas de gratitud: se sentía útil, se sentía libre. También había otro joven que murió hace poco a causa de un tumor, después de tanto sufrimiento e inquietud, años pasados dentro y fuera de la cárcel, en la comunidad de rehabilitación: aquí había encontrado la paz y justo antes de morir, casi no podía levantarse, pero aun así vino a trabajar: dio testimonio a los demás de la belleza de este lugar, de la alegría de haber tenido esta oportunidad, y quizás también esto, diría el Papa Francisco, es Laudato si’".
Actividad del Papa
 Nuestra Fe
Informaciones Útiles
Otros Sitios
Nuestros canales

source

Check out other tags:

Most Popular Articles