14.6 C
Madrid
domingo, septiembre 25, 2022
Sociedad¿Por qué han aumentado los trastornos de la conducta alimentaria tras el confinamiento?

¿Por qué han aumentado los trastornos de la conducta alimentaria tras el confinamiento?

  • 6 meses ago
  • 7Minutos
  • 1355Palabras
¿Por qué han aumentado los trastornos de la conducta alimentaria tras el confinamiento?

Shutterstock / buritora

“Tengo pensamientos negativos todo el rato y lo único que me ayuda a sentirme mejor es la comida. Mientras como no pienso en nada, los problemas desaparecen y eso me da algo de respiro. Es como si durante esos 15 minutos sintiese paz. Me doy cuenta de que me reconforta el haber comido, incluso no teniendo hambre. A veces intento aguantar el fuerte deseo de comer tras una situación que me produce ansiedad, tristeza o simplemente malestar, pero una vez que empiezo a comer lo hago cada vez más deprisa, engullo la comida casi de manera automática y en ese momento sé que he perdido el control. Luego me siento mal y aparecen los remordimientos y los sentimientos de vergüenza y culpa. ¿Si no tengo hambre porque me tengo que pegar atracones? Todo empezó cuando yo tenía 10 años y mis padres alcohólicos pasaban gran parte de su tiempo en el bar de enfrente de casa. Descubrí que la comida anestesiaba mi malestar y desde entonces se convirtió en mi mayor secreto”.

Así comenzaba la declaración real de una persona que acudió a una profesional de psicología ante una situación de inestabilidad y atracones constantes. Ahora estos han aumentado tras el confinamiento.

¿Cómo identificar un atracón?

Son varias las señales que pueden indicar que nos estamos pegando atracones. Como características fundamentales encontraríamos la cantidad excesiva de alimentos consumidos y la sensación de pérdida de control. Esta percepción puede aparecer antes de empezar a comer; gradualmente, a medida que se empiezan a ingerir los primeros alimentos; o tras considerar que han comido en exceso.

Además, comienza con un fuerte deseo de tomar, sobre todo, alimentos con alto contenido calórico. Debido a esto, conseguir comida adquiere una importancia extrema. La velocidad de la ingesta durante los atracones es más rápida y se engulle la comida sin apenas masticarla. También es frecuente pasear o moverse de manera inquieta mientras se come de manera compulsiva.

En un primer momento, las emociones son placenteras, pero poco después empiezan a aparecer los sentimientos de malestar. Algunas personas describen los atracones como la inmersión en un trance. Es decir, como si no fueran ellos los que comen. Y hay quienes utilizan distracciones para evitar pensar en lo que están haciendo.

Además de esto, los atracones suelen desencadenarlos emociones negativas como la soledad, tristeza, ira, aburrimiento o ansiedad. Son conductas que se mantienen en secreto.

Siguiendo el DSM-5, uno de los manuales de diagnóstico clínico más aceptados internacionalmente, los principales trastornos de la alimentación son la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y el trastorno por atracón.

Recientemente, se ha calculado que afectan a un 15 % de la población mundial y su incidencia continua en aumento. Los atracones pueden darse en las tres manifestaciones de trastorno alimentario. Sin embargo, en el trastorno por atracón no se producen conductas compensatorias posteriores como es el caso de los vómitos autoinducidos y uso de enemas o laxantes. Esto si puede suceder en la anorexia nerviosa y bulimia nerviosa.

Además, el DMS-5 señala que los atracones deben producirse al menos una vez a la semana durante tres meses para considerar la presencia de un trastorno por atracón.

Experiencias traumáticas desencadenantes de los atracones

A pesar de su etiología multifactorial, se ha comprobado que las experiencias traumáticas contribuyen al desarrollo de los trastornos alimentarios, especialmente de los atracones. Un estudio reciente encontró que el 91,5 % de las personas que experimentaban atracones informaban de una historia de trauma.

Los atracones se consideran una modalidad de comunicación no verbal de los aspectos dolorosos que son difíciles de verbalizar. Proporcionan beneficios secundarios a corto plazo que derivan en su manteniendo a lo largo del tiempo.

Se describen como “una estrategia que fue empleada en una ocasión con resultados “positivos” y que siguió utilizándose cada vez más hasta “apropiarse” de la identidad de la persona y sus circuitos relacionales”.

Las experiencias traumáticas (como fallecimientos, divorcios, conflictos parentales, distancia emocional parental, violencia física, psicológica o sexual, etc.) podrían producir una gran agitación emocional en las personas.

Comer como forma de consuelo emocional

Además, algunas personas pueden tener dificultades para verbalizar el malestar o no cuentan con figuras de apoyo disponibles. Es decir, evitan hablar sobre ello, emplean las bromas o la ironía para restarle importancia o se muestran inaccesibles y distanciados emocionalmente.

En estos casos, los atracones podrían proporcionar alivio a corto plazo de las emociones negativas relacionadas con el trauma. Igualmente, ayudarían a evitar pensar o desplazar la atención de lo que realmente les preocupa, les hace daño o no pueden controlar, hacia otro problema más soportable y autocontrolado.

Así, la comida en los trastornos alimentarios tiene un significado simbólico. Esto es, proporciona consuelo emocional, reduce las emociones negativas y estresantes y facilita la desconexión o anestesia emocional de los eventos traumáticos.

Así es como se va generando una intolerancia a las emociones negativas y se recurrirá a los atracones cada vez que se experimenten. Sin embargo, el dolor evitado se mantiene, se incrementa y aflora en forma de síntoma, como es el caso de los atracones.

Siguiendo a Sigmund Freud recordamos que “Las emociones no expresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde en formas más feas”.

¿Por qué aumentaron en el confinamiento?

La pandemia de covid-19 ha desencadenado un aumento de casos de trastornos alimentarios. También ha agravado la sintomatología preexistente. Concretamente, los atracones han aumentado significativamente entre las personas que ya tenían este problema antes del confinamiento, pero también entre la población general. Sobre todo, se ha comprobado que las personas con algún trauma temprano han sido particularmente vulnerables.

Hay muchas razones que podrían explicar este aumento. La pandemia ha aumentado los sentimientos de soledad, tristeza, estrés y ha disminuido la sensación de control. Tal y como hemos mencionado, estas emociones preceden a los atracones.

Además, durante este periodo han aumentado las experiencias traumáticas. En esta línea, en el confinamiento es probable que hayamos sentido emociones que antes estaban anestesiadas o enterradas en la actividad frenética del día a día. Esto también ha podido deberse a la disminución de estímulos a nuestro alrededor.

Los atracones, por tanto, se han utilizado como una manera disfuncional de afrontar la situación, aliviar las emociones negativas y volver a recuperar la sensación de control.

Desde la Universidad de Deusto, en colaboración con la Universidad de Nottingham Trent, estamos llevando a cabo un estudio para analizar por qué algunas personas que han sufrido experiencias traumáticas desarrollan problemas relacionados con la alimentación y otras no. Es decir, el objetivo es delimitar los factores de riesgo y los factores protectores. La investigación, que está financiada por el Gobierno Vasco, todavía está abierta para recoger datos de participantes voluntarios.

The Conversation

Janire Momeñe López está realizando un proyecto de investigación postdoctoral sobre los factores implicados en el comer emocional, financiado por el Departamento de Educación, Universidades e Investigación del Gobierno Vasco.

Mark Griffiths has received research funding from a wide range of organisations including the Economic and Social Research Council, the British Academy and GambleAware (formerly the Responsibility in Gambling Trust). He has also carried out consultancy for numerous gaming companies in the area of social responsibility, responsible gaming and player protection. Griffiths’ university currently receives funding from Norsk Tipping (the gambling operator owned by the Norwegian Government) for his research evaluating responsible gambling tools. Views expressed here are his own and not those of these funding bodies.

Ana Isabel Estévez Gutiérrez does not work for, consult, own shares in or receive funding from any company or organisation that would benefit from this article, and has disclosed no relevant affiliations beyond their academic appointment.

Check out other tags:

Most Popular Articles