23.5 C
Madrid
viernes, octubre 7, 2022
SociedadLa guerra en Ucrania y los riesgos de confiar en la disuasión nuclear a largo plazo

La guerra en Ucrania y los riesgos de confiar en la disuasión nuclear a largo plazo

  • 7 meses ago
  • 5Minutos
  • 988Palabras
La guerra en Ucrania y los riesgos de confiar en la disuasión nuclear a largo plazo

Shutterstock / Lightspring

A juzgar por los múltiples análisis que aparecen estos días en los medios de comunicación, la guerra en Ucrania ha sido más o menos esperada por los analistas políticos, expertos en geopolítica y relaciones internacionales. Sin embargo, no sabemos cuál será su desenlace.

La razón es clara: existe una incertidumbre inherente asociada a la guerra que supera toda planificación y diseño estratégico de los asesores y analistas que pueda haber detrás de cada administración o gobierno de un país. En cualquier situación de guerra siempre se deberá lidiar con factores impredecibles o que puedan verse modificados durante el transcurso de una operación bélica.

La guerra en Ucrania ha vuelto a poner de relieve el papel que la disuasión y, en su máximo exponente, la disuasión nuclear, pueden llegar a tener en dichas planificaciones y posibles desenlaces.

La amenaza nuclear en la guerra en Ucrania ha puesto de manifiesto la fragilidad del actual y cambiante orden internacional ante los riesgos de confiar en la disuasión nuclear como garantía de seguridad frente a las adversidades. Las consecuencias para la población civil, así como sus posibles graves consecuencias ambientales, aumentan la complejidad que conllevan asociadas las armas nucleares.

La teoría de la disuasión nuclear

Si analizamos la teoría de la disuasión, encontraremos un sinfín de artículos académicos con argumentos a favor y en contra del elemento central que nos presenta la teoría de la disuasión nuclear: el hecho o la ilusión de llegar a pensar que poseer capacidades nucleares puede ser una garantía de seguridad a largo plazo.

Y es precisamente en este punto donde la vulnerabilidad de la disuasión nuclear reaparece: para que la disuasión nuclear funcione en una situación de conflicto entre dos potencias nucleares y que finalmente esta no se llegue a producir, los costes asociados a una hipotética situación de destrucción mutua asegurada deben ser iguales (situación conocida en inglés bajo el acrónimo MAD). Dicho de otra manera, todos los actores implicados deben considerar de igual modo la ecuación de cálculos de costes beneficios de llegar a desplegar o utilizar su armamento nuclear, de tal modo que la probabilidad de que llegasen a aniquilarse mutuamente precisamente sería el hecho que frenaría que se diera la confrontación.

No obstante, la historia nos demuestra la triste paradoja de que poseer armas nucleares como garante de seguridad, lejos de su voluntad o razón de ser inicial, aumenta de facto el riesgo de una escalada nuclear. La guerra en Ucrania es un escenario más en donde reaparecen las dudas sobre si la teoría de la disuasión nuclear funcionaría más allá de la teoría o de si un fallo de cálculos por parte de una de las dos partes pueden terminar en un fatídico desenlace.

Los dilemas del desenlace en Ucrania

Analizar la probabilidad de un posible desenlace nuclear en la guerra en Ucrania se encuentra lleno de dilemas, complejidades y dudas que nos transportan a explorar y repasar los orígenes de la teoría de la disuasión nuclear, su consolidación durante la Guerra Fría y posterior evolución.

Es momento para detenerse a pensar y analizar de manera global los riesgos de la disuasión nuclear en Ucrania o más allá, en su posible papel desestabilizador en cualquier conflicto internacional. Según estimaciones del Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI), solo en 2021 existían más de 13 000 armas nucleares en el mundo, siendo Rusia (6 255) y Estados Unidos (5 550) los países que encabezan la lista. Sin duda alguna, Ucrania es un escenario más donde los dilemas de la disuasión nuclear reaparecen.

Número de ojivas nucleares en 2021

file 20220310 27 19oqm2m.png?ixlib=rb 1.1 La guerra en Ucrania y los riesgos de confiar en la disuasión nuclear a largo plazo
Ojivas desplegadas hace referencia a ojivas situadas en misiles o ubicadas en bases con fuerzas operativas. Otras ojivas hace referencia a ojivas almacenadas o reservadas y a ojivas en desuso esperando el desmantelamiento. En 2010, el Gobierno británico declaró que su reserva de armas nucleares no superaría las 225 ojivas. El SIPRI calcula que en enero de 2021 la reserva se mantenía en esta cifra. Los datos de Corea del Norte son estimaciones hechas por el SIPRI del número de ojivas que el país podría construir con la cantidad de material fisible que ha producido. No se dispone de ninguna evidencia pública que pruebe que Corea del Norte haya producido una ojiva nuclear operativa para lanzar con un misil balístico de alcance intercontinental, pero podría tener un pequeño número de ojivas para misiles balísticos de alcance medio. Las cifras de Corea del Norte son muy inciertas y no se incluyen en los totales globales.
SIPRI Yearbook 2021

Ante la renovada importancia de la disuasión nuclear es necesario recuperar las enseñanzas del Premio Nobel de Economía de 2005, Thomas Schelling. En su discurso de recogida del galardón, el brillante economista abría con una de las advertencias y reflexiones más simples, pero a su vez más contundentes sobre el uso de la disuasión nuclear en el sigo pasado:

“El acontecimiento más espectacular de estos últimos 60 años es uno que no llegó a ocurrir”.

Las palabras de Schelling se convierten en una alusión histórica más de los riesgos que comporta confiar en la disuasión nuclear como estrategia de seguridad a largo plazo.

The Conversation

Daniel Rajmil no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

Check out other tags:

Most Popular Articles