24.4 C
Madrid
sábado, septiembre 24, 2022
SociedadKiev ya se ha enfrentado a otras invasiones y la identidad ucraniana se ha fortalecido como respuesta

Kiev ya se ha enfrentado a otras invasiones y la identidad ucraniana se ha fortalecido como respuesta

  • 6 meses ago
  • 6Minutos
  • 1147Palabras
Kiev ya se ha enfrentado a otras invasiones y la identidad ucraniana se ha fortalecido como respuesta
Soldados ucranianos en las calles de Kiev en 1917. Wikimedia Commons

El 30 de enero de 1918, una fuerza formada principalmente por cadetes militares y estudiantes armados a toda prisa tomó posiciones en Kruty, una parada de ferrocarril al noreste de Kiev, para defender la capital de la República Popular Ucraniana contra la Rusia soviética. La república sólo había declarado su independencia formal una semana antes para rechazar las aspiraciones del Partido Bolchevique de Vladimir Lenin de controlar Ucrania.

Al final del día, los jóvenes defensores de Kruty habían sucumbido ante el superior Ejército Rojo de la Rusia soviética. Con la ayuda de las milicias bolcheviques locales alineadas, los rojos tomaron la propia Kiev el 7 de febrero.

Ocupación e identidad

La historia de Ucrania tras la batalla por Kiev es compleja y confusa. Pero como historiador de Ucrania, mi investigación ha descubierto que este primer periodo de independencia moderna, de 1918 a 1920, es fundamental para una narrativa nacional que mantiene que Ucrania es un país soberano, separado de Rusia.

Este sentimiento de identidad hace que la ocupación sea una tarea difícil, como descubrieron los soviéticos en 1918 tras la caída de Kiev.

Con el Ejército Rojo en posesión de Kiev, el gobierno de la República Popular Ucraniana se refugió en la ciudad norteña de Zhytomyr. Sus representantes firmaron un acuerdo de paz con los oponentes del antiguo Imperio Ruso en la Primera Guerra Mundial, las Potencias Centrales, y los soldados alemanes y austriacos procedieron a expulsar al Ejército Rojo de Ucrania.

A group of men in uniform pose with weapons in a grainy photograph
Tropas del Ejército Rojo cerca de Kiev, 1918.
Universal History Archive/Universal Images Group via Getty Images

Alemania instauró un gobierno más flexible en Kiev. Pero después de que el ejército del Káiser cayera derrotado en el frente occidental, las fuerzas ucranianas, bajo el liderazgo de un antiguo periodista convertido en soldado, Symon Petliura, retomaron partes de Ucrania, incluida Kiev, sólo para que la ciudad fuera ocupada de nuevo por el Ejército Rojo en febrero de 1919.

Un ejército compuesto por tropas de voluntarios, unidades de cosacos y bandas de campesinos – algunos de los cuales eludieron el mando de su gobierno y cometieron pogromos contra la minoría judía del país – luchó por la restauración del dominio sobre Ucrania. Tras concertar una apresurada alianza con Polonia, la República Popular Ucraniana reconquistó brevemente la capital con la ayuda de las fuerzas polacas.

Pero en junio de 1920, el Ejército Rojo sometió a Kiev por última vez.

Posteriormente, Ucrania se dividió entre Polonia y la República Socialista Soviética de Ucrania, una entidad dirigida por los bolcheviques con sede en Kharkiv. Y en diciembre de 1922, la Ucrania soviética firmó un tratado con Rusia y Bielorrusia para formar la URSS.

Acomodar los ‘sentimientos nacionales’

Las lecciones de las sucesivas batallas por Kiev no pasaron desapercibidas para los dirigentes soviéticos.

Lenin se vio obligado a admitir la necesidad de acomodar lo que describió como “sentimientos nacionales” ucranianos en el desarrollo de la URSS. En los primeros años de la Unión Soviética se concedió a la lengua ucraniana la misma importancia, y los comunistas de Ucrania tuvieron más voz en la gestión de su república bajo el sistema nominalmente federal que la que habrían tenido en un estado unitario propuesto por los detractores de Lenin.

El movimiento nacional ucraniano obligó a estos compromisos. Ucrania -soviética o no- no fue creada por la “Rusia bolchevique y comunista”, como afirmó Vladimir Putin en una reciente distorsión pública de la historia que ha servido de justificación para la invasión.

Las campañas económicas del líder soviético Josef Stalin tras la desaparición de Lenin exigían una mayor centralización política a costa de cierta autonomía regional. En la década de 1930, Stalin actuó para restringir la cultura nacional ucraniana limitando la promoción de la lengua ucraniana y reprimiendo a los intelectuales ucranianos, señalando inicialmente a los antiguos adherentes de la República Popular Ucraniana para ser juzgados. Una hambruna devastadora, instigada por una campaña estatal de colectivización de tierras, mató a millones de personas en la Ucrania soviética, y la policía secreta encarceló a muchas más.

El poder real residía en Moscú. Pero incluso los soviéticos reconocían una identidad ucraniana separada mientras cultivaban el mito de una fraternal hermandad eslava. La visión de Putin va más allá en la subyugación de la identidad ucraniana, reviviendo una construcción de la época imperial de rusos y ucranianos como “un solo pueblo”.

¿Se repite la historia?

Si Kiev pasa de nuevo a manos de las fuerzas rusas, como ocurrió varias veces entre 1918 y 1920, la historia sugiere que este control probablemente no durará.

El sentimiento de identidad ucraniana no ha hecho más que reforzarse en el siglo transcurrido desde que los jóvenes se reunieron en Kruty para defender Kiev.

Durante la primera campaña de independencia de Ucrania, los ucranianos pensaban cada vez más en términos nacionales, pero no todos aceptaban esta construcción. Y algunas minorías nacionales desconfiaban de las promesas del gobierno ucraniano de una amplia gama de derechos culturales, educativos y administrativos.

Ahora, ucranianos de múltiples etnias y preferencias lingüísticas se han alzado en armas para defender una visión potente, pluralista y democrática de su patria.

En junio de 1920, ante las últimas peticiones de ayuda, los diplomáticos británicos dijeron a Arnold Margolin, emisario judeo-ucraniano de la República Popular de Ucrania en Londres, que su gobierno tenía que asegurar su propia independencia.

Es una tarea a la que se enfrentan de nuevo ahora. No está claro cuándo o si Rusia ocupará Kiev. Pero la defensa ucraniana de la ciudad ha sido feroz. Mientras la OTAN se niega a enviar soldados para intervenir en la guerra actual, los combatientes ucranianos se benefician del apoyo militar extranjero. Y hay muchas razones para creer que si Kiev cede, esos combatientes seguirán librando una insurgencia con armas suministradas por sus aliados.

El movimiento nacional en Ucrania entre 1918 y 1920 fue lo suficientemente fuerte como para complicar, si no desafiar, el control ruso y bolchevique. Y la idea nacional ucraniana no se evaporó bajo el dominio soviético. Es probable que anime una tenaz resistencia en la actualidad.

Este artículo fue traducido por Infobae.

The Conversation

Matthew Pauly no recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado.

Check out other tags:

Most Popular Articles