19.2 C
Madrid
lunes, octubre 3, 2022
Economia20 años del euro en tu bolsillo

20 años del euro en tu bolsillo

  • 9 meses ago
  • 8Minutos
  • 1583Palabras
Hace veinte años y unos dias, el 1 de enero de 2002, doce países de la UE cambiaron sus billetes y monedas nacionales por el euro en la mayor transición monetaria de la historia.

El euro es un símbolo de la integración y la identidad de la UE. En la actualidad, más de 340 millones de personas lo utilizan en 19 países de la UE, y hay 27 600 millones de billetes de euro en circulación con un valor aproximado de 1,5 billones de euros. El euro es actualmente la segunda moneda más utilizada del mundo, después del dólar estadounidense.

Mientras celebra este 20.º aniversario, la UE sigue trabajando para reforzar el papel internacional del euro y adaptarlo a los nuevos retos, como la rápida digitalización de la economía y el desarrollo de monedas virtuales. Como complemento al dinero en efectivo, un euro digital contribuiría a una buena integración del sector de pagos y ofrecería más posibilidades de elección a los consumidores y las empresas.

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, ha declarado: «Hace ya veinte años que nosotros, los ciudadanos europeos, podemos llevar a Europa en el bolsillo. El euro no es solo una de las monedas más potentes del mundo. Es, ante todo, un símbolo de la unidad europea. Los billetes de euro tienen puentes por un lado y abren una puerta por otro, porque esto es lo que representa el euro. El euro es también la moneda del futuro, y en los próximos años también se convertirá en moneda digital. El euro refleja asimismo nuestros valores y el mundo en el que queremos vivir. Es la moneda mundial de las inversiones sostenibles. Todos podemos estar orgullosos de ello».

David Sassoli, presidente del Parlamento Europeo, ha declarado: «El euro es la materialización de un ambicioso proyecto político para promover la paz y la integración en la Unión Europea. Pero el euro es también una condición para proteger y relanzar el modelo económico, social y político europeo ante las transformaciones de nuestro tiempo. El euro es un símbolo, la maduración de una visión política histórica, una antigua visión de un continente unido con una moneda única para un mercado único».

Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, ha declarado: «El euro ha recorrido un largo camino. Es un auténtico logro europeo. Me aventuraría incluso a decir que el euro ya forma parte de lo que somos y de cómo nos vemos como europeos. Forma parte de nuestra mentalidad. Forma parte de nuestro espíritu europeo. El euro nos pertenece a todos. Pertenece a todas las ciudadanas y ciudadanos de Europa. Sin embargo, el éxito no se circunscribe a las fronteras de la UE. El euro también se ha consolidado en la escena internacional. a pesar de las crisis, el euro ha demostrado su resiliencia. Es un símbolo de unidad europea y estabilidad, y nunca ha sido tan cierto como durante la COVID-19. El euro ha sido un cimiento de estabilidad. Un activo estable para la Unión. Asimismo, el euro alimenta nuestra recuperación, desplegando todo el potencial del desarrollo sostenible, el empleo de calidad y la innovación.»

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo, ha declarado: «Los euros que llevamos en el bolsillo son un ejemplo de estabilidad y solidez en todo el mundo. Cientos de millones de europeos confían en el euro y lo utilizan a diario para realizar sus transacciones. Es la segunda moneda más internacional del mundo. Como presidenta del Banco Central Europeo, me comprometo a seguir trabajando intensamente para garantizar que mantengamos la estabilidad de precios. Y también me comprometo a renovar el diseño de esos billetes y a darles una dimensión digital».

Paschal Donohoe, presidente del Eurogrupo, ha declarado: «El euro ha demostrado su capacidad para responder a los grandes desafíos económicos. En particular, nuestra respuesta a la pandemia de COVID-19 ha demostrado que si compartimos el euro podemos lograr más colectivamente de lo que podemos conseguir de manera individual. El euro ha consolidado sus cimientos en los últimos 20 años. Ahora tenemos que apoyarnos en estos cimientos para convertir el euro en la moneda global para la transición hacia un futuro con emisiones de carbono más bajas».

Una larga trayectoria

El euro ha recorrido un largo camino desde los primeros debates sobre una Unión Económica y Monetaria a finales de los años sesenta. El Comité Delors se planteó por primera vez en 1988 adoptar medidas concretas hacia una moneda única. En 1992, el Tratado de Maastricht marcó un momento decisivo en la transición hacia el euro, ya que los líderes políticos firmaron los criterios que los Estados miembros debían cumplir para adoptar la moneda única. Dos años después, el Instituto Monetario Europeo (IME) emprendió en Fráncfort los trabajos preparatorios para que el Banco Central Europeo (BCE) asumiera sus responsabilidades en materia de política monetaria en la zona del euro. De este modo, el 1 de junio de 1998 entraba en funcionamiento el BCE.

En 1999, en once Estados miembros el euro se lanzó como moneda contable en los mercados financieros y se utilizó para los pagos electrónicos. Finalmente, el 1 de enero de 2002 Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, los Países Bajos y Portugal intercambiaron sus billetes y monedas nacionales por euros. Eslovenia se incorporó a la zona del euro en 2007, seguida de Chipre y Malta en 2008, Eslovaquia en 2009, Estonia en 2011, Letonia en 2014 y Lituania en 2015. En la actualidad, Croacia está adoptando las medidas preparatorias necesarias para su incorporación a la zona del euro, que previsiblemente se producirá el 1 de enero de 2023, siempre que el país cumpla todos los criterios de convergencia.

Veinte años de beneficios para los ciudadanos y las empresas

El euro ha aportado muchos beneficios a Europa, especialmente a sus ciudadanos y empresas. La moneda única ha contribuido a mantener la estabilidad de los precios y ha protegido a las economías de la zona del euro frente a la volatilidad de los tipos de cambio. Con ello, ha abaratado los préstamos para los compradores de viviendas, las empresas y los gobiernos europeos, y ha fomentado el comercio dentro y fuera de Europa. El euro también ha eliminado la necesidad del cambio de divisas y ha reducido los costes de las transferencias de efectivo, haciendo más sencillo viajar y trasladarse a otro país para trabajar, estudiar o jubilarse.

La gran mayoría de los europeos apoya la moneda única. Según el último Eurobarómetro, el 78 % de los ciudadanos de la zona del euro cree que el euro es bueno para la UE.

Un papel internacional reforzado

El euro es la segunda moneda más importante del sistema monetario internacional. Su estabilidad y credibilidad la han convertido en una divisa de facturación internacional, una reserva de valor y una moneda de reserva que representa alrededor del 20 % de las reservas de divisas. Otros sesenta países y territorios de todo el mundo, en los que viven unos 175 millones de personas, han optado por utilizar el euro como moneda propia o por vincular a él su propia moneda. En la actualidad, el euro se utiliza para casi el 40 % de los pagos transfronterizos mundiales y para más de la mitad de las exportaciones de la UE.

Desde la crisis financiera mundial de 2008 y la subsiguiente crisis de la deuda soberana, la UE ha seguido reforzando y profundizando la Unión Económica y Monetaria. El plan de recuperación sin precedentes NextGenerationEU seguirá mejorando la resiliencia económica de la zona del euro y aumentará la convergencia económica. La emisión de bonos denominados en euros de elevada calidad en el marco de la iniciativa NextGenerationEU aportará una profundidad y una liquidez considerables a los mercados de capitales de la UE y aumentará el atractivo de estos y del euro para los inversores. El euro es también la principal moneda de la inversión ecológica: la mitad de los bonos verdes del mundo están denominados en euros, cifra que va en aumento gracias a los nuevos bonos verdes emitidos para financiar NextGenerationEU.

Para seguir desarrollando el papel internacional del euro, la Comisión ha puesto en marcha iniciativas de divulgación que promueven las inversiones denominadas en euros, facilitan el uso del euro como moneda de facturación y denominación, y fomentan una mejor comprensión de los obstáculos a su uso más amplio. Estas iniciativas consistirán en diálogos, talleres y encuestas dirigidos a los sectores público y privado, las agencias de regulación financiera y los inversores institucionales de los países socios de la UE, tanto de la vecindad como de otras partes del mundo.

 

Check out other tags:

Most Popular Articles